OHL pone en venta una filial checa para llegar a 300 millones en desinversiones

Empresas, EXPANSION

El grupo español decide desprenderse de la constructora ZPSV, en la que desembarcó en 2003. Podría ingresar unos 50 millones y cumplir su nueva hoja de ruta.

La fuerte cura de adelgazamiento de OHL para reducir su endeudamiento también afecta a los negocios en Europa del Este. La compañía ha incluido entre sus desinversiones a la filial checa ZPSV, en la que desembarcó en 2003 para crear una plataforma de construcción en la región.

El grupo español ya no considera a su filial estratégica y ha decidido ponerla en el mercado ante el interés manifestado por inversores locales. OHL espera ingresar por la desinversión unos 50 millones de euros y, de esta manera, completar el plan con el que pretendía obtener ingresos extraordinarios por valor de 300 millones de euros. Se trata de la misma cantidad que podría perder en los dos próximos años por la terminación de los contratos más conflictivos en el extranjero.

OHL desembarcó en la República Checa en 2003 con la compra de la mayoría del capital de ZPSV, una constructora fundada hace más de 60 años especializada en la construcción y suministro de material ferroviario. La empresa es la cabecera de un grupo de firmas entre las que también figura ZS Brno.

El año pasado fue especialmente productivo para la compañía checa, ya que prácticamente duplicó las ventas y superó los 100 millones de euros. El grupo, presidido por Ignacio Botella (director de construcción de OHL), rozó los 10 millones de beneficio y este año, a pesar de la brusca caída de contratación en la zona, espera cerrar con un resultado de, al menos, tres millones de euros.

Esta desinversión se enmarca dentro del proceso de reestructuración del área de construcción, en el que OHL ha tenido que realizar un fuerte ajuste debido a los problemas en una larga lista de trabajos en el exterior. Entre los grandes proyectos fallidos destaca una obra en Rusia, de donde ZPSV y OHL se vieron obligadas a salir por la falta de acuerdo con el cliente. En concreto, OHL, a través de sus filiales checas, consiguió en 2011 hacerse con las obras del Ural Polar, un corredor ferroviario de 400 kilómetros en condiciones orográficas y climáticas extremas que tenía un presupuesto de inversión de casi 1.500 millones de euros. ZPSV iba a ser uno de los grandes suministradores del proyecto que, en 2014, dejó de formar parte de la cartera de OHL.

La dirección de OHL, con Tomas García Madrid al frente, está revisando toda su estrategia en el área de construcción. El objetivo es cambiar totalmente el rumbo, poniendo el foco en proyectos rentables desde el comienzo y limitando al máximo posible los riesgos en la etapa de ejecución de las obras. Esos riesgos son los que han llevado a que la compañía negocie su salida de la construcción del Hospital CHUM de Montreal (Canadá), haya cedido las obras pendientes del proyecto turco Marmaray a contratistas locales y se encuentre inmersa en un arbitraje en Qatar por la ejecución de garantías en el hospital de Sidra y a la rescisión del contrato del metro de Doha.

La compañía quiere compensar las pérdidas en estos proyectos con los ingresos no recurrentes procedentes de desinversiones. El pasado 2 de diciembre, la compañía presidida por Juan Villar-Mir comunicó la venta de hasta el 80% de su resort en México, más conocido como Mayacobá, al fondo local BK Partners, en la que se ha garantizado un ingreso mínimo de 158 millones de euros. También tiene encarrilada la venta de un 40% del complejo Canalejas. Ayer, cerró en Bolsa a 3,1 euros por acción, un 6,4% más.

Leave a comment

Back to Top