Gestamp ya tiene demanda para salir a Bolsa el 7 de abril

5 DIAS, Economia, Empresas, Ibex 35, Mercado

El gigante mundial de fabricación de piezas de automóviles tiene demanda por más de 1.200 millones de euros para su salida a Bolsa. Las órdenes se concentran en el rango medio de la banda de precios, que va de los 5,6 a los 6,7 euros por acción.

El tour de forcé de salidas a Bolsa en España va está a punto de culminar. Al menos, su primera fase: todavía queda la de Unicaja Banco. El próximo 7 de abril, el monstruo de la fabricación de piezas de automóviles Gestamp, controlado por los hermanos Jon y Francisco Riberas y presidido por este último, se estrenará en el mercado con un valor de entre 3.222 (5,6 euros por acción) y 3.856 millones de euros (6,7). La colocación arrancó el pasado 24 de abril.

El equipo de bancos que pilota la operación está empleándose a fondo con Gestamp. Son JP Morgan, UBS, Santander, Deutsche, Société Générale, BBVA, BNP Paribas y CaixaBank. Lazard es el asesor global. Ya han conseguido colocar sobradamente los 155,4 millones de acciones iniciales (el 27% del capital) y también los 23,3 millones adicionales, de la opción de agrandar la operación (green shoe). Si se ejecuta esta última, el porcentaje que quedaría en Bolsa sería del 31%.

La demanda supera de largo los 1.200 millones de euros y las órdenes están a lo largo de toda la horquilla, aunque se concentran en la parte media de la banda, en el entorno de los 6 euros por acción. Este precio otorgaría a Gestamp una capitalización de salida de unos 3.500 millones de euros. Un portavoz de la compañía ha declinado hacer comentarios sobre esta información: “Solo puedo decir que estamos dando los pasos necesarios y conforme al protocolo previsto”, ha explicado. 

La demanda es amplia y de calidad, señalan fuentes financieras

El importe que ingresarán los Riberas con la colocación –venderán través de su holding Acek, con el que controlan tanto Gestamp como sus negocios de fabricación acero a través de Gonvarri– oscilará entre los 870 y los 1.221 millones de euros. El importe final dependerá del precio de referencia, que se fijará el próximo miércoles 5 de abril. Hasta ese día, los colocadores tienen tiempo de seguir recabando órdenes para el libro y elevar al máximo el precio de referencia.

Los empresarios burgaleses destinarán una parte del dinero que recauden a amortizar parte del crédito sindicado de 900 millones que firmaron para comprar en febrero del año pasado a ArcelorMittal el 35% que controlaba de Gestamp por 875 millones. El pasivo total del holding Acek, agrupando la deuda de todas sus filiales, era de 2.426 millones de euros a cierre de 2015, un 1,9% superior al que tenía un año antes.

Mario Lafuente, gestor de Atl Capital, señala que Gestamp es una gran empresa, bien gestionada y con poco riesgo de que su tecnología acabe quedando obsoleta. Una de sus vías de crecimiento será la exigencia a los fabricantes de automóviles de que rebajen el nivel de emisiones contaminantes. “Ahí Gestamp puede aportar mucho, puesto que el acero es más barato que otros materiales, como el aluminio o la fibra de carbono, que compiten con él”.

Comparables

Respecto al precio, el experto de Atl Capital señala que a 5,6 euros por acción, en la parte baja del rango, la compañía sería muy atractiva, sería una gran compra. Apuesta por una ratio de enterpise value (capitalización más deuda) entre el beneficio bruto de explotación (ebitda) de unas seis veces, lo que supondría un precio de salida en el entorno de los 3.200 millones de euros.

“Para poner en perspectiva de valoración la salida a Bolsa de Gestamp, las compañías comparables del sector, tras una gran evolución en el último año, están cotizando a una media enterprise value entre ebitda de siete veces”, señala en una nota Iván San Félix Carbajo, de Renta 4. “Estaremos pendientes de conocer el precio definitivo de la colocación. Creemos que si sale en la parte baja/media podría tener recorrido alcista”, añade.

Ni Mitsui, que compró en 2016 el 12,5% del grupo por 466,7 millones de euros, ni los empleados, que tienen el 1,5%, venderán acciones. La familia Riberas y Mitsui se comprometerán a no vender títulos en los siguientes 180 días a la salida a Bolsa; los empleados no podrán hacerlo en todo un año.

Así, los accionistas que compren en la operación recibirán su primer dividendo el próximo año. La política será repartir el 30% del beneficio neto. La rentabilidad por dividendo de Gestamp, conforme a los resultados del año pasado, se hubiera situado entre el 2,1% si se vende al precio mínimo de la banda orientativa y el 1,7% del máximo.

Leave a comment

Back to Top