Bruselas se prepara para tomar el control de las cámaras de compensación de Londres

Empresas, EXPANSION, Mercados

Bruselas elabora apresuradamente propuestas para imponer controles sobre el lucrativo mercado de liquidaciones europeo de la City de Londres.

Para ello está obligando a los operadores británicos a trasladar sus operaciones o aceptar el control de las autoridades europeas.

Ahora que dan comienzo las negociaciones del Brexit, la Comisión Europea se dispone a emitir propuestas legislativas en junio que restringirían considerablemente la capacidad de Londres para albergar uno de sus principales negocios financieros.

La ofensiva de la comisión supondrá un revés para Londres, que luchó durante seis años para repeler los intentos encabezados por Francia de reubicar las operaciones de liquidación en euros a la región de la moneda única. Los ministros de Finanzas francés y alemán habían advertido de que el Brexit hace insostenible el control que tiene Londres sobre el sector, pero esta intervención va más lejos, amenazando con imponer restricciones a la localización antes incluso de que Reino Unido abandone el bloque.

Financial Times ha tenido acceso a un comunicado con el borrador de la política antes de su publicación el jueves, que apoya “una mayor centralización de la supervisión” de las cámaras de compensación en el bloque si desempeñan “funciones críticas para el mercado de capitales”, con importancia sistémica para la UE.

El documento señala que la salida de Reino Unido tendrá un “impacto significativo” sobre los acuerdos de supervisión, ya que desempeñará un papel desproporcionado en los mercados de capitales fuera del régimen regulatorio de la UE, liquidando unos 850.000 millones de euros al día.

En el caso de los operadores no ubicados en la UE “serán necesarios acuerdos específicos basados en criterios objetivos para garantizar que, cuando las cámaras de compensación jueguen un papel fundamental para los mercados financieros de la UE… estén sujetas a las salvaguardas proporcionadas por el marco legal de la UE”, establece el comunicado. “Esto incluye, siempre que sea necesario, la supervisión directa a nivel de la UE [y/o] requisitos de localización”.

Cámaras de compensación como Eurex de Deutsche Börse y LCH, controlada por la Bolsa de Londres, son partes cruciales del sistema financiero, intermediando en las operaciones entre compradores y vendedores y gestionando la situación cuando una contraparte impaga.

Ministros británicos creen que las advertencias para trasladar el negocio de liquidación son poco prácticas e imprudentes desde el punto de vista económico, y que lo único que pueden hacer es beneficiar a Nueva York como centro financiero. Philip Hammond, el ministro de Finanzas británico, ha advertido de que tendría un “inmenso coste” para la economía europea.

Veteranas autoridades de la UE, en cambio, no ven razones para “perder tiempo” con ideas poco realistas en las negociaciones del Brexit. Pretenden que la propuesta envíe una señal clara para que la City pueda prepararse y trasladar las operaciones a la UE.

Existe un intenso debate en Bruselas en torno a la propuesta y a la forma precisa de entregar los poderes de supervisión de las operaciones de liquidación a los bancos centrales y a la Autoridad Europea de Valores y Mercados, el supervisor de los mercados de la UE.

Las autoridades están estudiando un sistema de umbrales para determinar si una cámara de compensación no ubicada en la UE debería quedar sujeta a una mayor supervisión u otras medidas, según fuentes familiarizadas con el debate. Esto permitiría que no se modifiquen los acuerdos actuales entre la UE y EEUU, si la actividad trasatlántica no cambia significativamente.

Las cámaras de compensación que gestionen volúmenes más grandes de negocio en la UE se verían sometidas, como mínimo, a una supervisión más invasiva de la UE, incluyendo el acceso a datos para que las autoridades europeas puedan controlar el riesgo. Esto puede afectar a los operadores más pequeños de Londres.

Más polémico resulta el hecho de que la comisión estudia si fija condiciones que exigirían automáticamente a LCH.Clearnet, la mayor cámara de compensación de Londres, que traslade sus operaciones si quiere seguir gestionando el mismo volumen de operaciones denominadas en euros.

Un informe de EY de finales del año pasado calculaba que se perderían unos 83.000 empleos relacionados con el sector en Londres en los próximos siete años si se obliga a sacar las operaciones de la City.

Una alternativa menos rigurosa es convertir esta “política de localización” en obligatoria sólo si Reino Unido no está dispuesto a consentir las condiciones de la UE en materia regulatoria, como aceptar su reglamento y la supervisión extraterritorial.

Jon Cunliffe, el vicegobernador del Banco de Inglaterra advirtió de que los intentos de repatriar las liquidaciones se entenderían como un “nacionalismo monetario” que podría fragmentar los mercados de capitales.

Pese a ello, aseguró que el Banco apoyaba una mayor colaboración internacional en la supervisión de las liquidaciones, una idea que deja la puerta abierta a una cooperación más estrecha entre la UE y Reino Unido después del Brexit para supervisar las plataformas. Algunas autoridades de la UE creen que Reino Unido tendría problemas para oponerse a ese sistema, ya que los reguladores estadounidenses ya atesoran algunos poderes de supervisión en Londres.

Leave a comment

Back to Top