La compra del ladrillo de Popular, una operación sin precedentes en los últimos años

Empresas, EXPANSION

Blackstone compró en 2015 una cartera de 6.400 millones en hipotecas de Catalunya Caixa.

Santander quiere deshacerse del lastre inmobiliario de Popular cuanto antes. Tanto, que busca protagonizar una de las mayores transacciones inmobiliarias de los últimos años apenas unos meses después de comprar el banco. La cartera en venta de activos adjudicados y créditos morosos inmobiliarios de Popular asciende a un valor bruto de 30.000 millones. No hay precedentes en España en los últimos años, que se han caracterizado por los intentos de las entidades por limpiar sus balances de ladrillo.

Blackstone, que negocia con Santander por los activos tóxicos de Popular, protagonizó en abril de 2015 la que, hasta ahora, era la mayor operación: el Proyecto Hércules. Así fue bautizada la venta de una cartera de 6.400 millones en hipotecas problemáticas de Catalunya Caixa. Un año antes, Lone Star y JPMorgan compraron una cartera de grandes créditos inmobiliarios valorada en 4.500 millones a la filial española de Eurohypo, que pertenece a Commerzbank. Hace dos años, Bankia tuvo que frenar un plan para vender 4.800 millones en activos inmobiliarios. El proyecto, bautizado Big Bang, se aparcó porque los fondos interesados exigían fuertes descuentos. De los 30.000 millones que Santander ha puesto a la venta, unos 15.000 millones son activos adjudicados, la misma cifra de créditos morosos vinculados al ladrillo.

Fuentes financieras recuerdan que en el sector se vende una media de 8.000 millones de activos adjudicados al año, lo que denota la dimensión del plan de Santander. En cuanto a créditos problemáticos, los bancos se deshicieron de unos 14.000 millones en 2015 y de más de 15.000 millones en 2016. Santander cerrará la operación una vez que reciba el plácet de Bruselas a la compra de Popular y BlackStone se convertiría en el mayor inversor inmobiliario en España.

Leave a comment

Back to Top