El exministro luso de Economía pudo haber recibido pagos de la contabilidad paralela del Grupo Espírito Santo

Economia, EXPANSION

Una investigación del semanario revela los 20 nombres que recibieron más dinero de la contabilidad paralela del GES, entre los que se encuentra Manuel Pinho, que tuteló el Ministerio de Economía en el primer Gobierno de José Sócrates y también trabajó para el Banco Espírito Santo (BES).

El exministro de Economía luso Manuel Pinho recibió 315.000 euros de la contabilidad paralela del Grupo Espírito Santo (GES), uno de los principales emporios empresariales de Portugal hasta su colapso en 2014, según publica hoy el semanario portugués Expresso.

Una investigación del semanario revela los 20 nombres que recibieron más dinero de la contabilidad paralela del GES, entre los que se encuentra Pinho, que tuteló el Ministerio de Economía en el primer Gobierno de José Sócrates y también trabajó para el Banco Espírito Santo (BES).

La lista está encabezada por el expresidente de la operadora Portugal Telecom Zeinal Bava, uno de los acusados del caso de corrupción y blanqueo que afecta a Sócrates y que según Expresso recibió al menos 18,5 millones de la contabilidad oculta del GES.

En la lista hay otros nombres ligados a las diferentes sociedades del grupo, como el antiguo administrador financiero del BES Amílcar Morais Pires (4,9 millones) y la que fue directora financiera, Isabel Almeida (casi 2,3 millones).

En total, el GES pagó a través de la empresa Espírito Santo Enterprises -que utilizaba para realizar pagos fuera del circuito oficial- a 106 personas.

El GES era uno de los principales emporios empresariales de Portugal, con intereses en sectores tan dispares como las finanzas, la sanidad, el turismo y el negocio inmobiliario.

Los problemas financieros de algunas sociedades terminaron arrastrando a otras empresas del grupo, incluido el BES, la mayor entidad privada del país hasta que tuvo que ser intervenida en el verano de 2014.

El grupo utilizó al BES y a otras de sus empresas para financiar a las compañías que tenían problemas, a pesar del importante riesgo de impago que presentaban.

Leave a comment

Back to Top