Los cambios en la cúpula de Volkswagen quedan lejos de España

5 DIAS, Opinión

La principal automovilística del mundo, el grupo Volkswagen, acaba de revelar la mayor reestructuración de su cúpula organizativa realizada de una vez. Entre los directivos que han salido del consejo de administración de la automovilística se encuentran el consejero delegado del conjunto del grupo, Matthias Müller y el responsable de compras y presidente del comité ejecutivo de Seat, Francisco García Sanz. Este ejecutivo español era el miembro más antiguo del consejo y fue el encargado de resolver todo el escándalo por la manipulación de las emisiones contaminantes de los motores diésel de 11 millones de vehículos del grupo. El presidente del consejo de supervisión, Hans-Dieter Pötsch, tuvo palabras de reconocimiento por su contribución a “superar la crisis del diésel y a hacer la marca Seat más fuerte”.

Este enganche español podría hacer pensar en algún cambio en la estructura que pudiera afectar en el país, donde el grupo Volkswagen tiene una presencia fuerte, con dos fábricas en marcha. Sin embargo, por el momento, las inversiones comprometidas en España, unos 4.400 millones de euros, se están ejecutando sin sobresaltos.

Además, fuentes cercanas al sector señalan que “las enseñas que tienen fábrica en España están agrupadas bajo el paraguas de marcas generalistas que controla directamente el nuevo consejero delegado del grupo, Herbert Diess, con lo que reportan directamente a él”. Diess habla perfectamente español tras su paso por la empresa Bosch y conoce el país, con el que puede tener “especial sensibilidad”.

Seat, la marca más española del grupo alemán, afronta esta reestructuración en el mejor momento económico y de ventas de su historia. La compañía está en beneficios, con un registro histórico de 281 millones de euros de ganancia neta en 2017. La planta de Martorell registró su mejor dato de producción desde 2001, con 468.400 vehículos ensamblados, y esto pese al cambio en las líneas de producción del Audi Q3 al Audi A1, que se empieza a fabricar este año.

Los 3.300 millones destinados a la enseña por el grupo Volkswagen han permitido la creación de una familia completa de todocaminos (Ateca, Arona y Tarraco), que se verá ampliada previsiblemente por un SUV más deportivo. Además, Seat ha independizado la marca Cupra como enseña deportiva bajo su paraguas y ha lanzado la filial de movilidad Xmoba, desde donde desarrollará el modelo de coche compartido Respiro, empresa que compró en enero. Pretende liderar la iniciativa de los motores de gas natural dentro del grupo VW, con una estrategia fuerte de producto y ventas.

A partir de 2019, la nueva familia del Seat León dotará a la enseña de su primer híbrido enchufable, que se fabricará en Martorell. Previsiblemente, no será el único eléctrico que tendrá Seat antes de 2025.

Leave a comment

Back to Top