La Seguridad Social obtendría 4.500 millones si obligara a cotizar por todo el salario

COTIZALIA, Economia

16.04.201805:00 H.

Las dos últimas reformas del sistema público de pensiones centraron sus esfuerzos en medidas para contener el gasto. Decisiones como aumentar el número de años que se utilizan para calcular la pensión, elevar la edad de jubilación (reforma del PSOE de 2011) o introducir el índice de revalorización de las pensiones (PP en 2013) han conseguido contener el gasto de la Seguridad Social. Eso sí, a cambio han generado un gran enfado entre los mayores. Es por este motivo que ahora el Pacto de Toledo estudia medidas que sirvan para elevar los ingresos del sistema y así permitan descargar una parte del ajuste del gasto.

La mayor parte de los nuevos ingresos vendrán de los Presupuestos Generales del Estado, esto es, de los impuestos, principalmente gracias a la separación de fuentes. En otras palabras, pasar nuevos gastos de la Seguridad Social a los PGE, como por ejemplo los salarios de los funcionarios, los gastos corrientes, las políticas activas de empleo, etc. Pero otra parte vendrá de tocar las cotizaciones a la Seguridad Social.

Después de muchos meses de negociación en el Pacto de Toledo, hay un acuerdo mayoritario en no tocar los tipos que se aplican actualmente, sino de reformar las bases de cotización. La base más amplia está en el régimen general, que aporta algo más del 75% de toda la recaudación por cotizaciones. Los partidos están analizando elevar la base máxima, esto es, el límite del salario a partir del cual ya no se cotiza. Actualmente, esta base máxima (por contingencias comunes) está en 3.751,2 euros mensuales, 45.014,4 euros anuales en las 12 pagas ordinarias. Esto es, cualquier euro de salario bruto a partir de esta cuantía no tiene que pagar a la Seguridad Social.

[El drama de la natalidad: las madres con menos hijos y más edad]

Si se sube este tope de cotización, automáticamente las empresas y los asalariados tendrán que elevar su contribución, lo que mejoraría los ingresos del sistema. La Seguridad Social ha elaborado los cálculos de una subida por tramos de la base máxima hasta alcanzar el destope total (eliminar cualquier tope). Si se completa el destope, se incrementarían los ingresos en 4.470 millones de euros, una cuantía que es poco más de la mitad del cálculo que realizó CCOO y que asciende a 8.800 millones de euros.

Los 4.470 millones de ingresos extra gracias al destope permitirían reducir algo más del 25% de todo el déficit de la Seguridad Social

Estos 4.470 millones de ingresos extra gracias al destope permitirían reducir algo más del 25% de todo el déficit de la Seguridad Social en un solo año. Sin embargo, supondría un incremento del coste del empleo mejor remunerado muy elevado para las empresas, lo que podría debilitar el buen ritmo del mercado laboral. Diversos estudios de la literatura económica demuestran que las cotizaciones sociales son el impuesto que más detrae la actividad económica, ya que recae directamente sobre la creación de empleo.

Destopar las cotizaciones sería equivalente a elevar un 6% los tipos actuales del régimen general. Con el agravante de que no sería una subida homogénea, sino que afectaría a los salarios más altos, que son los que ahora no pagan, y, por tanto, a los sectores más productivos. Por ejemplo, para las bases que superan los 90.000 euros, el destope total de las cotizaciones supondría un aumento de la recaudación de nada menos que el 220%. Una cuantía muy elevada que podría generar un golpe a la economía que ahora casi ningún partido está dispuesto a arriesgar.

Pasos intermedios

Por ese motivo, el Pacto de Toledo prefiere estudiar subidas de la base máxima por tramos para que cualquier movimiento sea paulatino. Otra posibilidad que está sobre la mesa es compatibilizar la subida de la base máxima con una rebaja de los tipos aplicados para favorecer la creación de empleo.

La Seguridad Social ha calculado el impacto que tendrían cada 15.000 euros de incremento en la base máxima. El primer tramo, desde 45.000 euros hasta 60.000 euros (que supondría elevar un 33% la base máxima), generaría unos ingresos de 1.145 millones de euros. El siguiente tramo, de 60.000 euros a 75.000, sería el más rentable para el sistema, ya que aportaría 1.520 millones.

A partir de los 75.000 euros, el ingreso marginal de elevar la base se reduce porque hay menos salarios que lleguen a esta cuantía. Si se eleva hasta 90.000 euros, la Seguridad Social ingresaría 985 millones más, y el destope total generaría otros 820 millones. Eso sí, exigiría un gran esfuerzo a las rentas altas, tanto en la cuota empresarial (equivalente al 23,6% del salario) como en la de los trabajadores (del 4,70%).

Para las bases que superan los 90.000 euros, el destope total de las cotizaciones supondría un aumento de la recaudación del 220%

El Pacto de Toledo también estudia cambios en los regímenes especiales, que contribuyen menos que el general al mantenimiento del sistema y generan una buena parte del déficit. El principal es el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), que soporta algo más del 10,5% de los ingresos por cotizaciones. El Congreso debate sobre la reforma de este régimen en dos comisiones diferentes, una específica sobre el RETA y el Pacto de Toledo.

[La preocupación por las pensiones alcanza el mayor nivel en 33 años]

La mayor parte de las formaciones considera que es importante que los autónomos aporten más, especialmente aquellos que ganan más. Una de las opciones que están sobre la mesa, planteada por UPTA, pasa por una cotización por tramos en función de los ingresos reales. Esta medida obligaría a elevar la aportación de las rentas más altas, lo que permitiría reducir el déficit del sistema, a cambio de una pensión mejor en el futuro.

Leave a comment

Back to Top