Draghi advierte de una «moderación» económica debido al proteccionismo

EXPANSION, Mercados

Mario Draghi es el presidente del BCE. Foto: BCEEXPANSIÓN

El BCE se ha ajustado al guión previsto por los expertos y ha mantenido intacta la hoja de ruta de su política monetaria. No obstante, Draghi ha advertido de una «moderación económica» debido, en parte, al proteccionismo y ha reconocido que no abordaron la política monetaria en sí misma al ser preguntado si prolongarán el QE hasta final de año.

Tipos al 0%, facilidad de depósito al -0,4% y compras de deuda a razón de 30.000 millones de euros mensuales hasta finales de septiembre «o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo de inflación», reza el comunicado del organismo emisor.

Nada cambia por el momento en la hoja de ruta del Banco Central Europeo (BCE), que podría guardarse toda la artillería para la reunión del próximo 14 de junio, en la que podría anunciar un alargamiento hasta diciembre de sus compras de deuda bajo el paraguas del Quantitative Easing (QE). El BCE ya eliminó en marzo la posibilidad de elevar el volumen de compras, pero no su dilatación temporal.

Mario Draghi, el presidente del BCE ha asegurado que no han discutido en esta reunión la posibilidad de ampliar sus compras de deuda. En concreto, que en esta reunión «no se abordó la política monetaria en sí», pero que se muestran «flexibles» y no tienen una estrategia específica porque se ajustarán a la situación económica. Draghi ha reconocido que de lo que sí hablaron fue de tener «mano firme en política monetaria», pero siempre con «paciencia, prudencia y persistencia».

El Consejo de Gobierno del principal organismo monetario de la zona euro ha reiterado que espera que los tipos de interés oficiales, que se encuentran anclados en el 0%, «se mantengan en los niveles actuales durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos». En el mercado se especula ya con una subidas de los tipos para el tercer trimestre de 2019.

«Moderación» económica

El presidente del BCE ha reconocido la existencia de una «moderación» en el ritmo decrecimiento económico de la zona euro en el comienzo del año tras su mayor expansión económica en los últimos diez años. El italiano ha confiado en que el crecimiento continúe sólido y sostenga la demanda económica. Draghi ha asegurado que la bajada de algunos indicadores fue «inesperada», pero que probablemente la caída de ciertos componentes, como el PMI, pueda ser temporal. Al citar el adjetivo temporal, el banquero italiano se ha referido al frío, las huelgas o la fecha en la que cayó la Semana Santa, que este año se adelantó a marzo. En cualquier caso, Draghi ha dicho que hay ciertas señalas alentadoras de crecimiento en los salarios nominales.

El banquero italiano ha reconocido que este estancamiento de la economía se debe también a factores globales, como la amenaza del proteccionismo económico, aunque ha dicho que, por ahora, su impacto «no parece sustancial». En cualquier caso, ha reconocido que los aranceles tienen un rápido efecto en la confianza. En ese sentido, Draghi ha dicho que los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona euro siguen «ampliamente equilibrados», mientras que «los riesgos relativos a factores globales, incluyendo la amenaza de proteccionismo, se han vuelto más notables».

También se ha referido a la inflación subyacente, la que no tiene en cuenta el precio de los alimentos y la energía por considerarse más volátiles, asegurando que «aún debe mostrar una señal convincente al alza», dado que ahora «está contenida». En marzo no logró superar el 1% por sexto mes consecutivo. La inflación general se situó en el 1,3% aunque también se ubicó por debajo del consenso del 1,4% y todavía está por debajo del objetivo del banco central, que supone estar cerca del 2% pero siempre por debajo.

En lo que respecta a la reacción del euro a los mensajes de Draghi, Draghi ha dicho que durante su reunión no se debatió sobre la volatilidad de las divisas, pero ha recordado que se debe vigilar el tipo de cambio. Y es que en la anterior reunión el organismo monetario presionó a la moneda única a la baja, desde los máximos de 2014 en los que se encontraba. Lo hizo «aludiendo a los riesgos, reiterando la necesidad de acomodar políticas, mencionando los riesgos derivados de un euro más fuerte y las amenazas del proteccionismo», segúnEnrique Díaz-Álvarez, director de riesgos de Ebury.

Despedida de Constancio

La de hoy ha sido la última rueda de prensa del portugués Vítor Constancio como vicepresidente del BCE. Constancio ha dado las gracias a todos y ha recordado que de los veintitrés años que lleva trabajando en el organismo monetario dieciocho han sido en el Consejo de Gobierno del organismo.

Draghi sólo ha tenido palabras de agradecimiento para Constancio, al que ha dicho que recordarán siempre. El italiano se ha despedido dando la bienvenida a Luis de Guidos, que tomará el relevo de Constancio el 1 de junio y participará en su primer Consejo de Gobierno el próximo 14 de junio, en Riga, la capital de Letonia. Y en esa reunión donde el BCE podría desvelar nuevas pistas sobre una hoja de ruta que podría deparar una ampliación temporal de las compras de deuda hasta finales de año.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top