Los 30 minutos en los que se concentra la actividad bursátil en EEUU

EXPANSION, Mercados

Bolsa de Nueva York. EFE

La mayor concentración de compraventa de acciones en EEUU en los últimos 30 minutos de la sesión ha llevado a algunos inversores a pedir que se reduzca el periodo de tráding para limitar el riesgo operativo.

El giro radical hacia los fondos cotizados y otros vehículos de inversión indexados ha resaltado aún más la importancia que tiene la última media hora de la jornada bursátil en EEUU, de las 15.30 a las 16 horas. cuando los fondos pasivos suelen concentrar casi toda su actividad. Eso ha llevado a los gestores activos tradicionales a trasladar sus operaciones a esta franja horaria para intentar beneficiarse de una mayor liquidez en los mercados.

«Esta dinámica es muy importante. Para nosotros el cierre es una oportunidad», asegura Bob Minicus, responsable global de operaciones en renta variable de Fidelity.

La concentración de la actividad bursátil en la última media hora del día,-que representa casi la cuarta parte del volumen de negociación de acciones en EEUU- está robando liquidez a la mitad del día, y por ello realizar grandes operaciones al mediodía puede tener importantes consecuencias en el mercado.

A algunos inversores les preocupa el hecho de que tanto dinero cambie de manos en media hora, ya que incrementa el riesgo de que ocurran problemas técnicos. «Las autoridades reguladoras deberían abordar la situación antes de que haya un problema, no después de que suceda», señala Marco Pirondini, director de renta variable en EEUU de Amundi Pioneer Asset Management.

El que haya menos liquidez al mediodía aumenta el riesgo de volatilidad a la hora del almuerzo.

El porcentaje del volumen de negociación en renta variable en EEUU entre las 12 y las 14 horas del día ha bajado de más del 23% hace una década a alrededor del 20%, según Credit Suisse. Dada la clara trayectoria de la tendencia, cabe esperar que haya más volatilidad en esas horas en los próximos años.

Ya ha habido algunos problemas debido a esto, entre los que destaca el ocurrido en 2010, cuando la actividad bursátil en EEUU se detuvo de repente a las 14:45 horas. Aunque la culpa recayó principalmente en una orden mal ejecutada por una gran gestora de activos y el problema se vio agravado por la alta frecuencia de operaciones, algunos expertos dicen que otro elementó que contribuyó al problema fue que la liquidez en ese momento era baja.

Según datos de Credit Suisse, en la primera y la última media hora de la jornada bursátil estadounidense se concentra el 39,6% del volumen de negociación, frente al 31,5% hace diez años.

Actualmente, en la última media hora se concentra el 25%, frente a más del 20% en 2012 y al 16% hace diez años.

Las subastas de cierre, momento en que la mayoría de los fondos cotizados reequilibran sus carteras, representan ahora el 8,2%, frente al 3% en 2007. Estas subastas se realizan en las bolsas principales donde cotizan las compañías, por lo que la liquidez se concentra en el Nasdaq y en la Bolsa de Nueva York.

«El riesgo operativo es mucho mayor a medida que aumenta la negociación al final de la sesión», señala Todd Lopez, director de negociación electrónica para América de UBS.

Pero Stacey Cunningham, directora de operaciones de la Bolsa de Nueva York, señala que «aunque las subastas de cierre son complicadas, la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq tienen un sistema de apoyo mutuo. Si una bolsa sufre un problema técnico, la otra puede realizar la subasta».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top