Los valores regulados, en el foco de los inversores tras el cambio de Gobierno

EXPANSION, Mercados

Las eléctricas serían los valores más vulnerables a un cambio del marco legal, aunque la debilidad del gobierno deja poco margen para cambios.

La investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno puede añadir volatilidad a los valores dependientes de marcos regulatorios, que, «sobre el papel, suelen sufrir castigos en Bolsa en cambios de Gobierno», afirma Javier Flores, de Asinver.

Sin embargo, el mantenimiento de los presupuestos confeccionados por el ejecutivo de Mariano Rajoy es el motivo que lleva a Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole, a descartar cambios disruptores del nuevo Ejecutivo de Sánchez en estas compañías. A este factor se suma el hecho de que sea un ejecutivo débil, que, según algunos analistas, se limitará a tomar decisiones de cara a las elecciones.

Muy probablemente habrá ruido en torno a estos valores debido a que la fragmentación del gobierno y los intereses locales de los partidos que han apoyado a Sánchez ofrecen escasa claridad sobre las decisiones que tomarían.

El sector más afectado por un hipotético cambio regulatorio es el eléctrico. Se verían afectados valores como Endesa, Gas Natural, Iberdrola, Enagás y Red Eléctrica. En este tipo de compañías ya ha habido numerosos cambios de regulaciones, por lo que una hipotética modificación no cogerá por sorpresa.

Por otra parte, el sector ya cotiza los cambios tarifarios previstos a dos años vista. El Gobierno deberá renegociar la rentabilidad de la parte regulada de las tarifas, que va ligada al rendimiento del bono español. Una tasa que ha caído considerablemente desde la última revisión, por lo que los analistas esperan una caída de estos ingresos.

Todo apunta a que el proceso negociador entre Gobierno y eléctricas «será largo», tal y como señala Nuria Álvarez, de Renta 4, además de que será complicado introducir «cambios diferentes a los previstos», según asegura Flores. Hay que tener en cuenta que, según explican algunos analistas, será complejo regular en contra de estas compañías, ya que cuentan con intereses regionales que podrían ser defendidos por los partidos nacionalistas.

Podría haber ruido en este campo, por lo que las alzas de las energéticas fueron moderadas, de entre el 1,65% de Iberdrola y el 0,85% de Endesa. Gas Natural bajó el 0,14%. Enagás, donde el Estado posee el 5%, avanzó el 0,88%.

Red Eléctrica y Aena fueron los peores del Ibex ayer, con caídas del 0,21% y el 1,1%, respectivamente. El Estado controla el 20% del capital de la gestora de la red eléctrica y el 51% de la gestora de aeropuertos. Además, el gobierno nombra a los presidentes de ambas compañías, por lo que el mercado podría estar barajando cambios inminentes.

Pero las posibilidades de un revulsivo normativo que afecten a Aena se atisban escasas. «Es un negocio muy rentable para el Estado, que cobra un dividendo muy jugoso», recuerda Ignacio Cantos, de atl Capital, sobre Aena. El principal disruptor para el valor sería que el Estado se desprendiera de parte de Aena, pero queda prácticamente descartado ya que Podemos es contrario a las privatizaciones.

Otro valor con presencia estatal, Indra, esquivó ayer las caídas, con un alza del 1,84%. Pero la volatilidad podría volver al valor: JPMorgan ya recordó en su informe tras los resultados trimestrales que las elecciones de final de legislatura suponían viento de cara para el valor. El Estado tiene el 18,7% del capital.

Los socios de Sánchez tampoco serían proclives a una salida precipitada del Estado en Bankia, un valor que cuenta con más obstáculos para su privatización: la caída del precio de las acciones en las últimas semanas también desaconseja la colocación de un nuevo paquete de acciones debido a que el Estado ingresaría menos de lo previsto con su venta. En la última de ellas, el Frob se desprendió del 7% del capital a un precio de 4,06 euros por acción, superior a los 3,34 euros a los que cotiza en la actualidad, tras subir ayer el 2,96%. El Frob aún controla el 60,63% del capital.

Otros efectos

Al margen de los sectores regulados, otras compañías podrían verse afectadas por decisiones normativas del nuevo Gobierno. En la banca, la posibilidad de un impuesto al sector sobre las plusvalías financieras para financiar otras partidas de gasto público, como las pensiones, sería negativa para el sector. Una propuesta que ya defendió el PSOE en el Congreso. De momento, los inversores no piensan en esta posibilidad, ya que las alzas en el sector se situaron entre el 2,32% de Santander y el 1,55% de Bankinter.

Las Socimis también podrían entrar en el disparadero. Creadas por el anterior gobierno socialista en plena crisis inmobiliaria, cuentan con un régimen fiscal semejante al de las Sicav, que Podemos rechaza de plano. Las Socimis del Ibex terminaron ayer al alza, pero de forma discreta: Merlin Properties sumó el 0,68% y Colonial, el 1,65%.

Como sector beneficiado estarían las empresas relacionadas con las energías renovables. Los expertos descartan nuevas subvenciones, pero se podría potenciar las subastas de energía verde. Ayer, Siemens Gamesa sumó el 1,75% y Acciona, el 2,75%. Audax subió el 2,38% y Solaria, el 5,8%.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top