Aena, Renfe, Loterías y Sepi, listas para una mudanza exprés en la presidencia

Empresas, EXPANSION

El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), saluda al expresidente Mariano Rajoy tras el acto de toma de posesión de su cargo en el Palacio de la Zarzuela. EFE

El cambio de Gobierno, aunque sea de manera temporal, se va a traducir en la llegada de hombres de confianza de Pedro Sánchez y de sus ministros. Decenas de altos cargos de las empresas estatales preparan su despedida.

Con el presupuesto de 2018 aprobado, pero sin capacidad para intervenir en las grandes decisiones de las empresas dependientes del Gobierno. Así se encuentran los máximos responsables de las grandes empresas controladas por el Estado. En los próximos días, tras la formación del nuevo Gobierno capitaneado por Pedro Sánchez, comenzará el desfile de dimisiones y nombramientos. Lo que se desconoce es si la nueva dirección también se va a traducir en un giro en la estrategia marcada por los populares en los últimos siete años .

Entre las grandes empresas estatales destaca Aena. El monopolio aeroportuario español es una de las estrellas del Ibex tras su debut en Bolsa en 2015. Fue un empeño personal de Mariano Rajoy y de la ex ministra Ana Pastor que encargó al expresidente de la compañía, José Manuel Vargas, preparar al grupo para saltar al parqué. Hoy Aena es una empresa que capitaliza 24.400 millones de euros, el triple que en 2015, y se ha convertido en una de los valores que ofrece una mayor rentabilidad por dividendo.

Este año destinó el 80% del pay out a pagar a sus accionistas y estaba previsto que en el nuevo plan estratégico hasta 2021 se consolidase ese porcentaje. Iba a ser presentado el próximo 7 de junio, pero ayer la empresa comunicó a la CNMV que posponía la presentación a la espera de que el nuevo Gobierno nombre al sustituto de Jaime García-Legaz, que lleva escasamente ocho meses al frente del consejo de administración.

Es improbable que el PSOE, que fue muy crítico en su momento con la OPV, intente dar marcha atrás a una operación que generaría un terremoto en el mercado. En la etapa de Rodríguez Zapatero, el modelo socialista apuntaba a las concesiones a largo plazo de los aeropuertos.

Las empresas dependientes de Fomento son las más afectadas por el cambio. Renfe, que ha tenido tres presidente distintos bajo el mandato del PP (Julio Gómez-Pomar, Pablo Vázquez y Juan Alfaro) se prepara para una cuarta presidencia. Se trata de un puesto que siempre ha estado íntimamente vinculado al ministro de turno y que, además, tras su nombramiento, provoca una cascada de cambios en el comité de dirección. Actualmente, la mano derecha de Juan Alfaro en Renfe en Francisco Minayo, director de operaciones de la empresa.

El consejo de administración del operador público tenía que tomar decisiones relevantes en las próximas semanas. Por ejemplo, la compra de material rodante para rejuvenecer y incrementar la flota de trenes. El grupo también había iniciado sin demasiadas prisas el proceso para buscar socio industrial en el área de mercancías, asunto que queda condicionado a lo que decida el nuevo equipo.

El relevo en la presidencia de Adif, que actualmente ocupa Juan Bravo, no se va a traducir en cambios en la hoja de ruta de la compañía, ya que tanto el PSOE como el PP tienen un compromiso claro con completar la red de alta velocidad y defender proyectos singulares como, por ejemplo, el corredor ferroviario del Mediterráneo.

AENA | Jaime García-Legaz

Aunque los cambios deberían analizarse con cuidado, ya que forma parte del Ibex 35, todo apunta a que la presidencia de Aena de Jaime García-Legaz será breve, de apenas ocho meses. En octubre de 2017 fue nombrado por el ministro Íñigo de la Serna para sustituir a José Manuel Vargas. El monopolio aeroportuario tiene un calendario de inversión marcado por el Dora, el documento que establece las líneas maestras del negocio regulado. El nuevo Gobierno deberá decidir si comparte los planteamientos estratégicos que han guiado la política de Aena como, por ejemplo, la explotación inmobiliaria de los aeropuertos más grandes y el posicionamiento en el mercado exterior. Además, está en juego un aumento del dividendo que si se retoca afectará a la cotización del grupo. Esta misma semana, Jaime García-Legaz defendía esta hoja de ruta en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. El último presidente de Aena designado por el PSOE fue Juan Lema, ahora al frente de la patronal de la ingeniería Tecniberia. Lema mantiene un duro enfrentamiento con Aena a cuenta de uso de la subasta para adjudicar servicios.

Renfe | Juan Alfaro

Con tres presidentes en las dos últimas legislaturas, Renfe afronta una de su etapas más agitadas, ya que en menos de dos años se enfrenta a la ruptura del monopolio en el área de viajeros. El grupo tiene que decidir si da luz verde a la compra de material rodante por valor de 2.000 millones para renovar la flota de trenes de media distancia y de regionales. Juan Alfaro, que llegó a la compañía después de una etapa al frente de Seittsa, apenas ha tenido tiempo para poner sello propio en la compañía.

Adif | Juan Bravo

El gestor ferroviario cuenta con un presupuesto de inversión de casi 3.600 millones de euros en 2018 apoyado, en parte, en apelaciones al mercado de deuda mediante emisiones de bonos. Es improbable que el Gobierno socialista varíe las líneas maestras de la empresa que ya ha sufrido en sus cuentas la parálisis provocada por las tensiones en la ejecución de contratos. Juan Bravo, de la confianza del ministro saliente Íñigo de la Serna, ha estado implicado en las investigaciones al Canal de Isabel II.

Puertos del Estado | José Llorca

La sociedad estatal ha dejado resuelta buena parte de los asuntos más delicados y peliagudos, entre ellos, la reforma de la estiba que pedía Bruselas, a la que le falta que Fomento apruebe el desarrollo reglamentario de la ley. Por su carácter descentralizado, es improbable que el PSOE se atreva a tocar la actual estructura portuaria. El único temor son las aspiraciones soberanistas planteadas desde los partidos independentistas catalanes. Jose Llorca, con plaza en el ente, seguirá trabajando en Puertos del Estado.

Ineco | Isaac Martín Barbero

Isaac Barbero llegó a la ingeniería pública a comienzos de 2017 procedente de Icex para sustituir a Jesús Silva que se fue de embajador de España a Venezuela. Con un perfil muy técnico, el PSOE debe decidir si los reemplaza. Llegó a Ineco con el objetivo de impulsar más la presencia internacional de la ingeniería. Abogado y técnico comercial, es un experto en comercio exterior que ha desarrollado gran parte de su carrera en Icex. También ha trabajado en las agregadurías de las embajadas de Turquía y de Vietnam.

Sepi | Pilar Platero

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) ha tenido como consigna en el último año y medio, el periodo en el que Pilar Platero ha estado al frente, la mejora de las cuentas de sus empresas. A su presidenta se la considera una persona del equipo de Cristóbal Montoro, con quien ha compartido puestos de responsabilidad en el Ministerio de Hacienda.

Para este año, el objetivo del hólding es obtener unas ganancias de 148 millones de euros, frente a las pérdidas de 149 millones en 2017. La entrada en beneficios es una excelente noticia para una sociedad acostumbrada a las dificultades de sus empresas para cuadrar las cuentas. Solo en 2017, Navantia y Hunosa perdieron 415 millones.

Los ingresos de Sepi en 2018, si se cumplen las previsiones, alcanzarán los 5.957 millones de euros, frente a los cerca de 4.500 millones en el ejercicio anterior. El grupo emplea a 73.000 personas a través de 15 empresas y espera elevar este año un 24% sus inversiones, hasta 300 millones, por Correos y Navantia.

Loterías y Apuestas | Inmaculada García Martínez

La Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae) es la empresa que más dividendos entrega a las arcas públicas. Su actividad es también una fuente de ingresos fiscales, al disponer de un gravamen del 20% sobre los premios obtenidos.

Sus ingresos superarán en 2018 los 9.200 millones de euros gracias al discreto crecimiento del negocio, tras varios años de crisis y de progresiva irrupción de competencia en actividades como las apuestas deportivas.

El aumento de la red de puntos de venta, los esfuerzos de posicionamiento en nichos de actividad más vinculados a la tecnología y la solidez de sorteos como el de Navidad permiten a la Selae mantener la senda del crecimiento.

Para este año, la previsión es elevar un 1,8% la facturación y un 7,6% el resultado de explotación, hasta 2.490 millones. El beneficio neto ascenderá a 1.869 millones, un 1,6% más que en el ejercicio anterior. La parte de las ganancias que se dedicará al reparto de dividendos será del 80%.

Navantia | Esteban García Vilasánchez

Tras varios años de dificultades, los astilleros estatales cruzan los dedos en su pugna por obtener uno de los mayores contratos recibidos por una empresa española en el exterior. Acaba de firmar el pedido para hacer cinco corbetas por 2.000 millones de euros para Arabia Saudí y dentro de poco sabrá si se le adjudica la construcción de nueve fragatas por 22.500 millones para la Marina de Australia.

Correos | Javier Cuesta Nuin

Correos es uno de los mayores empleadores de España, con una plantilla de casi 52.500 personas. Por eso, el incremento del plantilla en el que anda inmerso ha generado una gran expectación. También lo hacen los importantes cambios en los que se encuentra el sector de la paquetería y de la logística por el auge del comercio electrónico. En 2018 prevé ingresar 1.850 millones, un 3,2% más, pero perderá 122 millones.

TRAGSA | Elvira Rodríguez

La empresa de soluciones ambientales y desarrollo rural ha sido una de las empresas estatales en beneficio que han permitido en los últimos años contener las pérdidas de la Sepi. También lo hará en 2018, si se cumplen las previsiones del Gobierno. Presidida por la antigua presidenta de la CNMV, la empresa ingresará 805 millones de euros este año e invertirá 11 millones. La empresa superó en 2016 un conflictivo ERE.

RTVE | José Antonio Sánchez

Entre los cambios que ocasione la configuración del nuevo Gobierno no figurará el de José Antonio Sánchez, presidente de RTVE. Su mandato expira el 22 de junio. El nombramiento de su sucesor debe realizarse en el Congreso, por mayoría parlamentaria y con el apoyo de, al menos, la mitad de los grupos políticos. En diciembre, fracasó el intento de Podemos y Ciudadanos de designar al presidente de TVE por concurso público.

Red Eléctrica de España | José Folgado

El gestor de la red de transporte de electricidad, Red Eléctrica de España (REE), está participado en un 20% por la Sepi, cuya influencia sobre la gestión es evidente. El cambio de Gobierno puede acarrear un cambio en la presidencia de la compañía, ocupada por José Folgado desde 2012, el primer año del Gobierno de Mariano Rajoy. El ex secretario de Estado de Energía y excalde de Tres Cantos sustituyó en el cargo al exministro socialista Luis Atienza, presidente en la etapa de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. REE se encuentra en plena aplicación de su plan estratégico para el periodo comprendido entre 2014 y 2019, en el que prevé elevar el dividendo a un ritmo anual del 7%.

Enagás | Antonio Llardén

La participación del Estado en Enagás, el gestor técnico del sistema gasista, es del 5%. El presidente de la empresa, Antonio Llardén, lleva en el cargo desde 2007, primero como presidente ejecutivo y luego, en 2012 y ya con el PP en el Gobierno, con un perfil algo más rebajado en el que comparte funciones de dirección con el consejero delegado, Marcelino Oreja. En los últimos meses, los intentos del ministro de Energía, Álvaro Nadal, de aprobar un recorte retributivo a las actividades reguladas del sector gasista han hecho mella sobre la cotización de Enagás, que acumula una caída del 14% en el último año. El plan estratégico hasta 2020 contempla un incremento anual del dividendo del 5%.

Indra | Fernando Abril-Martorell

La llegada en 2015 de Fernando Abril-Martorell a la presidencia de Indra puso fin a la etapa de Javier Monzón como presidente del grupo tecnológico, que se extendió 22 años. Los malos resultados de la empresa y las caídas en su cotización recomendaron el cambio en la dirección de la compañía, en la que el Estado tiene, aparte del 18,7% del capital, importantes intereses estratégicos. Una de las preocupaciones de la Sepi en Indra ha sido defender la compañía, con contratos sensibles con el Ministerio de Defensa, de posibles ofertas hostiles. También aboga por mantener un núcleo consistente de accionistas españoles. Corporación Financiera Alba es el segundo accionista, con un 11,3% del capital.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top