El PP quiere que Rajoy «tutele» su sucesión y que el partido lidere la oposición frente a Cs

Economia, EXPANSION

JMCadenasEXPANSION

La formación debe resolver qué papel jugarán los exministros y quién será la cara visible en la Cámara Baja.

Miembros del PP consultados quieren que Mariano Rajoy «tutele» su sucesión dentro del partido para evitar una «guerra civil» a menos de un año de las elecciones municipales y autonómicas. Eso sí, admiten que el partido deberá empezar cuanto antes a buscar su hueco en el Congreso para que Ciudadanos (Cs) no le arrebate el liderazgo de la oposición a Pedro Sánchez y dilucidar quién será su cara visible en la Cámara Baja.

Rajoy ha convocado el martes una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP para fijar la hoja de ruta del futuro más inmediato del partido tras perder el poder después de más de seis años y medio en La Moncloa. Todo el foco mediático estará puesto en si el hasta ahora presidente del Gobierno anuncia o no su salida de la presidencia del partido y pone fecha a la sucesión al frente del PP.

Diferentes cargos ‘populares’ pronostican que Rajoy intentará aguantar todo lo que pueda como presidente del PP y tomará la puerta de salida cuando el partido esté encarrilado. Ese escenario pasa, explican las mismas fuentes, por evacuar consultas previas con los ‘barones’ del PP para promover una sucesión «ordenada» y sin precipitación, en este momento de desánimo y abatimiento interno en el partido tras prosperar la investidura de Pedro Sánchez.

En el PP, una formación disciplinada, se ve con buenos ojos que Rajoy pilote la transición hacia una nueva era dentro del PP. De hecho, en medios ‘populares’ se descarta la opción de un inminente congreso extraordinario -el último cónclave tuvo lugar en febrero de 2017- porque sería detonante de una guerra interna entre familias. «Hay que impedir a toda costa que el partido se abra en canal», resume un parlamentario del Grupo Popular.

En este sentido, hay cargos que advierten de los «navajazos internos» que pueden producirse en un momento en que hay decenas de cargos del Gobierno que se quedan en la calle. «Es una cuestión de supervivencia. En estas situaciones aparecen las miserias humanas», avisa un veterano senador ‘popular’, que subraya que hay que sofocar cualquier atisbo de división interna, que es lo que más castigan los electores y más puede alejar al PP de recuperar el poder.

Alberto Núñez Feijóo aparece en las quinielas de muchos miembros del PP como el «relevo natural» de Mariano Rajoy. Sin embargo, en las últimas horas ha reiterado que su mandato al frente de la Xunta de Galicia finaliza en 2020 y que su compromiso es cumplir con sus obligaciones como presidente autonómico.

Reorganizar el grupo parlamentario

A la incógnita sobre quién ejercerá el liderazgo del PP en los próximos meses, se suma también la propia reorganización interna en el partido y el grupo parlamentario, después de que muchos ministros se hayan quedado sin cartera y como diputados rasos. Tres de ellos ni siquiera tienen escaño: Alfonso Dastis (Exteriores), Iñigo de la Serna (Fomento) y Román Escolano (Economía).

Las candidaturas de las elecciones autonómicas y municipales servirán también para recolocar a muchos dirigentes del PP que se han visto desplazados tras prosperar la moción de censura. Una de las plazas clave sigue siendo Madrid, tanto el cabeza de cartel a la Alcaldía de la capital como a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Una plaza clave en este momento es la jefatura de la oposición en el Parlamento. Así, los ‘populares’ tendrán que resolver quién será la cara visible en la Cámara Baja para atacar a Pedro Sánchez en las sesiones de control cada miércoles. Ya hay quien apunta a la posibilidad de que la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría pueda recuperar el papel de portavoz en el Congreso que ejerció entre 2008 y 2011, en sustitución de Rafael Hernando, que ejerce ese cargo tras las elecciones de junio de 2016.

¿Rajoy diputado?

La portavocía en el Parlamento es un puesto clave en esta nueva etapa de oposición que abrirá el PP para asegurarse protagonismo y relanzar el partido, en un momento en el que Ciudadanos avanza en las encuestas y pesca votantes en los caladeros ‘populares’. El PP se prepara para una «dura» oposición a Pedro Sánchez, que estará como mínimo un año en el Palacio de Moncloa, según aventuran fuentes de la formación.

Si Mariano Rajoy dejará o no su escaño en el Congreso es otro de los asuntos que tendrán que despejarse en las próximas fechas. Fuentes del PP se muestran partidarias de que el expresidente del Gobierno mantenga el aforamiento ante cualquier circunstancia judicial sobrevenida que pueda producirse en el futuro.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top