La banca pide eliminar los topes al bonus de sus gurús tecnológicos

Empresas, EXPANSION

Dreamstime

Reclama que las inversiones tecnológicas no penalicen las ratio de capital. El objetivo es competir con las ‘fintech’ en igualdad de condiciones.

Más margen de maniobra para remunerar a los nuevos expertos en tecnología. La banca española, en línea con las peticiones de sus homólogos en Europa, está reclamando a los reguladores un cambio de la norma sobre retribuciones para facilitar el proceso de transformación digital.

El sector quiere que el bonus de los especialistas tecnológicos que se incorporen a sus organigramas no esté sujeto a limitaciones, para lograr que su política de fichajes sea tan atractiva como la de las fintech. Los supervisores, por el momento, son reacios a aceptar la petición. La imposición de topes a los sueldos de los banqueros es una de las grandes novedades incorporadas a la regulación financiera tras la crisis. El objetivo es evitar que los sistemas de remuneración incentiven la toma de riesgos excesivos y actúen de caldo de cultivo de futuras turbulencias financieras.

La banca argumenta que, en el actual escenario, le resulta extremadamente difícil retener y captar talento digital, dado que no puede ofrecer paquetes retributivos que compitan con sus homólogos tecnológicos. Sostiene que muchos de estos directivos desempeñan funciones que no inciden en el perfil de riesgo de las entidades, pero sí son clave para su transformación digital, por lo que deberían estar exentos de los requerimientos sobre retribuciones. De este escenario deberían beneficiarse no sólo los directivos que fichen directamente por los bancos, sino también los fundadores y las cúpulas de las start-up tecnológicas que están comprando las entidades tradicionales para impulsar su digitalización.

En España, los dos grandes bancos han sido los más activos en materia de fichajes en los últimos meses. Santander acaba de incorporar como responsable de Tecnología y Operaciones a Dirk Marzluf, procedente de Axa. Ya hace meses contrató a Lindsey Argalas, actual responsable de Tecnología Digital e Innovación y de la división Santander Digital, que hasta entonces desarrollaba su carrera en la empresa de software Intuit. El banco también ha sumado a su equipo en el último año a profesionales procedentes de Amazon o NCR. BBVA, a su vez, ha destacado por la adquisición de start-up como Madiva (big data), Holvi (banca online) u Openpay (medios de pago), entre otras.

Solvencia

El sector, por otra parte, está exigiendo un mejor tratamiento regulatorio de las inversiones en software. La actual legislación europea considera este activo como un intangible, lo que obliga a los bancos a deducirlo de sus ratio de capital regulatorio. Esta situación contrasta, por ejemplo, con la de los bancos de EEUU, donde la normativa cataloga el software como un activo tangible que no se resta de la solvencia.

Los bancos defienden que la norma europea trata el software como un coste y no como una inversión, lo que supone una traba para la digitalización. Desde su punto de vista, existen evidencias de que el software tiene valor, incluso en caso de liquidación de una entidad. Sólo en 2016, los bancos europeos destinaron 18.000 millones de euros a inversiones en programas informáticos. En España, entidades como Santander han hecho público que dedican a esta partida 2.000 millones de euros al año, dentro de su presupuesto total en tecnología.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top