Jesús Nuño de la Rosa se perfila como nuevo presidente de El Corte Inglés

Empresas, EXPANSION

Carlos Martínez Echavarría ha hecho de nexo entre las hermanas Álvarez y Gimeno en los últimos días para tratar de alcanzar una salida pactada a la guerra por el poder en el grupo de grandes almacenes. Si Nuño de la Rosa es finalmente nombrado presidente, será el quinto en la historia de El Corte Inglés y el primero que no pertenece a la familia fundadora del grupo.

Las hermanas Álvarez ultiman un pacto que ponga fin a la batalla por el poder que ha vivido en los últimos meses El Corte Inglés. Ambas propondrán al consejo de administración el nombramiento de un nuevo presidente que sustituya a Dimas Gimeno.

Jesús Nuño de la Rosa, consejero delegado del área corporativa, se perfila como el próximo presidente de El Corte Inglés, después de que su nombre haya surgido como figura de consenso en las negociaciones que se han producido la última semana. El consejero Carlos Martínez Echavarría habría ejercido de nexo entre las partes para cerrar el acuerdo.

Nuño de la Rosa sería el quinto en la historia del grupo de grandes almacenes y el primero que no pertenecería a la familia fundadora. Se trata de una persona de la confianza de uno de los consejeros más veteranos del grupo, Florencio Lasaga, y de las hermanas Álvarez.

Vía judicial

No obstante, para que se culmine un pacto definitivo las hermanas Álvarez ponen una condición sobre la mesa: que César Álvarez y María Antonia Álvarez retiren de los juzgados las cuatro demandas que han interpuesto contra ellas. En dos de estos procedimientos, admitidos a trámite, César y María Antonia piden declarar nula la junta que aprobó la reducción de capital de IASA, la patrimonial de Isidoro Álvarez: los albaceas de su testamento optaron por esta opción para repartir su herencia, algo que no aceptan, al menos como se hizo, los hermanos del fallecido.

Las otras dos demandas, por lo civil, han sido puestas por la madre de Gimeno. La primera considera irregulares los cambios en el testamento de Isidoro Álvarez, por los que pasó de recibir 10 millones a 5 millones de su herencia. La segunda demanda solicita declarar nulas las cuentas de 2016 de IASA y denuncia que la sociedad «perdonó de manera encubierta» un crédito de 7 millones a las hermanas Álvarez..

El principal escollo

El otro escollo es encontrar una ventana de liquidez al 31% de IASA en manos de Gimeno, su madre y su tío, lo que les da indirectamente el 7% de El Corte Inglés. El problema para ellos es que a día de hoy este capital está cautivo, ya que IASA -controlada en un 69% por Marta y Cristina Álvarez- vota de forma conjunta en El Corte Inglés. Las dos hermanas se sientan en el consejo de El Corte Inglés en representación de esta sociedad y deciden, además, cómo se reparten los dividendos.

Para Gimeno y su familia, una forma de solucionar este problema sería segregar su 31% de IASA. Así obtendrían de forma directa una participación en El Corte Inglés, cobrarían sus dividendos y podrían incluso vender este paquete accionarial si encuentran comprador. Se tanteó la opción de que fuera El Corte Inglés quien lo comprara y pasara las acciones a autocartera, como hizo con el 6% de la familia González en 2009, pero la banca no vio con buenos ojos aumentar deuda y esta posibilidad se frenó.

Si no hay segregación de acciones, la otra opción es hallar un comprador al 31% de IASA en manos de Gimeno, César y María Antonia, aunque parece complicado encontrar un inversor que quiera adquirir una participación minoritaria en la sociedad. A menos que ese comprador sean los propios socios de la patrimonial: las hermanas Álvarez.

El precio

Una operación de este calado implicaría un desembolso de varios cientos de millones, aunque es difícil dar una cifra. No está claro cuánto vale El Corte Inglés. Si se toma como valoración el acuerdo con el jeque catarí, que obtendrá un 14% por 1.000 millones, el 7% en manos de Gimeno y su familia ascendería a 500 millones. Otras fuentes señalan que este acuerdo no sirve como referencia, ya que el valor del grupo se ha deteriorado.

La otra clave es cómo financiarían las hermanas Álvarez la compra. La opción más probable es que pignoraran sus acciones de El Corte Inglés para obtener un crédito. Esta es la fórmula que usaron Dimas Gimeno y su madre, a través de Banco Santander, para alcanzar un acuerdo con la Comunidad de Madrid que les permitió diferir el pago de los impuestos por la herencia de Isidoro Álvarez.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top