La banca en pleno une fuerzas para reclamar a Bruselas cambios que resuciten las titulizaciones

Empresas, EXPANSION

Dreamstime

Quieren que las aseguradoras y los bancos regresen como inversores. El sector considera que el nuevo marco que va a entrar en vigor necesita incentivos.

El reloj corre hacia la entrada en vigor de una legislación que ha tardado años en ver la luz y que está llamada nada menos que a resucitar un mercado europeo de titulizaciones que sucumbió con la crisis de las hipotecas subprime estadounidenses y que se ha quedado en el esqueleto de lo que era incluso cuando la primavera ha vuelto al otro lado del Atlántico.

El 1 de enero de 2019 es la fecha. En ese momento comenzará a regir el nuevo régimen para las titulizaciones europeas, con el que la Comisión Europea pretende revitalizar estas emisiones para que la banca las use para empaquetar sus préstamos y venderlos a terceros, de forma que liberen espacio en su capital para volver a prestar. ¿El objetivo de Bruselas? Liberar 150.000 millones de euros de los balances de los bancos para que puedan volver al canal del préstamo y llegar a la economía real.

Pero es un marco que nace con las piernas atadas. «Si no se da un impulso al mercado, puede que el nuevo marco no sea atractivo para los inversores y que el mercado no se recupere lo suficiente. El mercado europeo de titulizaciones lleva varios años con volúmenes bajos. Una vez que los inversores se van es difícil recuperarlos», señala Pablo Portugal, directivo de la Asociación para los Mercados Financieros de Europa (AFME), la organización que agrupa a la práctica totalidad de los bancos que operan en los mercados mayoristas y en la que se encuentran Santander y BBVA, entre otros.

La necesidad de que esta vez funcione ha llevado a la banca en pleno a unir su voz para pedir refuerzos. El nuevo marco por sí solo es demasiado débil para cumplir su cometido, aseguran fuentes financieras. «A nuestro entender, los cambios que se han propuesto no son suficientes», añade Portugal. Pero hay otras dos legislaciones que pueden convertirse en incentivadoras de la inversión en titulizaciones tanto de las aseguradoras como de los propios bancos si se modifican de la manera adecuada y pronto, de forma que puedan aplicarse a la vez que la reforma del marco general.

Desde la patronal hasta Holanda

La reclamación no es obra solo de la AFME, sino que también se han unido la patronal europea de la banca (EBF), la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA), la Federación Europea de Asociaciones de Entidades Financieras (Eurofinas), la Asociación Holandesa de Titulizaciones, la federación europea de empresas de leasing y la asociación formada por los principales bancos alemanes.

Todos ellos han firmado una carta que ha sido remitida a la Comisión Europea. «El mercado europeo de titulizaciones solo se recuperará si hay una demanda robusta de inversores institucionales, como las aseguradoras y los bancos», asegura la misiva.

Para conseguir su objetivo, la banca pide que se modifique lo escrito en la normativa aseguradora Solvencia II. La presión del sector financiero ya ha conseguido que se reduzcan de forma importante los cargos de capital que asumen las empresas del seguro cuando compran un tipo muy especial de titulizaciones (las consideradas simples, estandarizadas y transparentes o STS), pero solo en su versión sénior (de mayor seguridad). El resto de las titulizaciones siguen soportando cargos de capital superiores a otros activos parecidos, como las cédulas hipotecarias y los bonos corporativos. Eso es lo que la banca quiere cambiar.

A eso se une un segundo marco, el que rige sobre la ratio de cobertura de liquidez que deben atesorar los bancos para cumplir las exigencias regulatorias. Este coeficiente premia la tenencia de activos cuya liquidez se considere de alta calidad, lo que incentiva su compra por parte de la banca. Pero las titulizaciones STS no están a la altura para situarse en el rango más alto de los posibles, según los redactores de la norma.

El sector se ha levantado contra esta consideración. «Son titulizaciones que han tenido una buena evolución y pensamos que se justifica que estén en el escalón más alto de la liquidez», explica el directivo de la AFME. La industria cree que su inclusión en ese nivel «creará un incentivo para que los bancos inviertan en los tramos sénior de las titulizaciones de la mayor calidad y reparará en cierta medida la desigualdad que hay en las reglas de juego con otros instrumentos de renta fija», afirma la carta remitida a Bruselas.

«Desde la crisis financiera, se han establecido requisitos excesivos de capital y liquidez para los bancos y las aseguradoras, junto con otros factores, a fin de desalentar la recuperación de los mercados de titulización en Europa», denuncian las principales patronales bancarias, que recuerdan que estos parámetros se basaron en los problemas de las titulizaciones estadounidenses y no de las europeas, que han tenido «un sólido historial crediticio y de evolución de precios». Ahora consideran que la entrada en vigor del nuevo marco puede ser una de las últimas oportunidades para que las titulizaciones en el Viejo Continente puedan volver a ver la luz.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top