Una solución a la contaminación desaprovechada por España

COTIZALIA, Economia

Asignatura pendiente en España

A pesar de sus ventajas, la implementación de este sistema en España es todavía modesta: en 2017 el parque de vehículos era de 8.471, si bien el número está despegando, ya que en ese año se matricularon 2.332 vehículos, más del doble que en 2016. Y solo en el primer cuatrimestre de 2018 se han matriculado 1.822 vehículos.

Nuestro caso contrasta con otros de nuestro entorno, en concreto con el de Italia, donde a finales de 2017 había 1.186 estaciones de repostaje de gas natural y un millón de vehículos. Allí, según la consultora Prometeia, el éxito en la implementación de vehículos impulsados con gas natural se debe a un impulso conjunto de varios actores:

«El primero y más importante, el Estado, que incentivó la compra y la transformación de vehículos menos contaminantes, especialmente entre 2009 y 2010».

Otros países que lideran el ranking mundial en penetración de los vehículos de gas natural son Irán o Pakistán. Allí el motivo es diferente: la expansión de los vehículos llegó más tarde y al ser economías más modestas, el gas natural es una opción económica más viable para impulsarla. Por eso allí entraron directamente los coches y camiones que funcionan con este combustible y suponen un porcentaje muy alto: el 31,86% en Irán y el 33% el Pakistán.

¿Qué haría falta para que España tomase ejemplo de estos países e impulsase los vehículos de gas natural? Freire menciona un factor principal: luchar contra la inercia.

«El cambio tecnológico por sí solo es muy lento, hace falta que el Estado ayude a acelerar el cambio apoyando a los fabricantes y ayudando a los consumidores».

En nuestro país, el Gobierno lleva varios años convocando el plan de ayudas MOVALT (antes MOVEA), que favorece la compra de vehículos menos contaminantes. En la última convocatoria esas ayudas suponían 20 millones de euros que se agotaron en menos de 24 horas desde que se abrió el plazo para solicitarlas. Pese a ello, los Presupuestos Generales del Estado han destinado la misma cantidad para el año que viene.

Por otro lado, es en el transporte de mercancías donde el gas natural puede tener un gran impacto impulsando los camiones, e incluso los trenes, que distribuyen los productos por todo nuestro país con ayudas para que los camioneros actualicen sus camiones, así como el impulso de las empresas que les contratan. Compañías como Mercadona o Seur ya han tomado nota y están introduciendo vehículos a gas en sus flotas. Se trata, según fuentes de Mercadona, de apostar por el medio ambiente:

«También por la sostenibilidad de su actividad, que se traduce en la optimización continúa de su flota de transporte».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top