La UE acusa a Trump de poner en riesgo el orden internacional

Economia, EXPANSION

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. EFE

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha cargado hoy contra su tocayo Donald Trump, el presidente de EEUU, al acusarle de poner en riesgo el orden mundial actual.

«Lo que más me preocupa es el hecho de que el orden internacional basado en reglas está siendo cuestionado, y de forma bastante sorprendente, no por los sospechosos habituales, sino por su principal arquitecto y garante, los EEUU», ha asegurado Tusk en una rueda de prensa celebrada antes del comienzo de la reunión del G7.

El político polaco ha advertido de que el derrumbe del sistema multilateral en el mundo favorecerá un «orden postoccidental donde las democracias liberales y las libertades fundamentales dejarán de existir».

Los líderes de EEUU, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá se reúnen hoy y mañana en la ciudad canadiense de Charlevoix. .

El encuentro llega en uno de los peores momentos para el estado de las relaciones entre EEUU y el resto de socios.

La administración Trump ha enervado al resto de países con una serie de decisiones recientes, como la imposición de aranceles al acero y aluminio extranjero, alegando para ellos razones de seguridad nacional. El presidente americano se ha quejado vehementemente de los aranceles que tienen que pagar las empresas estadounidenses para acceder a los mercados de sus socios y está tratando de renegociarlos con medidas de fuerza como esta. El miedo de muchos analistas y economistas es que esto pueda ir de las manos y acabar en una guerra comercial abierta.

En la misma rueda de prensa, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha reiterado la posición de la UE en este asunto: «Explicaremos los hechos y las cifras, por qué la UE es un aliado y no una amenaza para la seguridad nacional de EEUU. Queremos seguir negociando con los EEUU pero no lo haremos con un revólver apuntando a nuestra cabeza».

A la polémica arancelaria se une también el anuncio de su salida unilateral del acuerdo nuclear con Irán. Tras doce años de trabajos diplomáticos, Teherán aceptó limitar y dejar supervisar su programa nuclear a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que impedían de facto la inversión extranjera en el país.

Y previamente Washington había iniciado los trámites para abandonar el Acuerdo del Clima de París reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para acabar de calentar la cumbre, justo antes de salir de Washington hacia Charlevoix, Trump ha asegurado que Rusia debería volver a las reuniones del G7 (y convertirse de nuevo en G8). Los 7 países que forman este grupo decidieron no invitar más al líder ruso después de que Moscú se anexionase la región ucraniana de Crimea en 2014.

Preguntado sobre esta propuesta, Tusk ha respondido que mejor dejar el grupo en 7. «Es un número de la suerte», ha bromeado.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top