La banca británica invierte 3.000 millones de libras para crear un cortafuegos a sus depósitos

Empresas, EXPANSION

Distrito de Canary Wharf en Londres. EFE

El coste de la reorganización de negocios para Santander UK asciende a 250 millones.

Reino Unido ha iniciado la cuenta atrás hacia una profunda reforma del modelo de negocio de sus bancos, que entrará en vigor en enero de 2019. Las entidades con más de 25.000 millones de libras (28.325 millones de euros) en depósitos deberán crear para esa fecha un cortafuegos de estos ahorros, separándolos legal, financiera y societariamente de la actividad más arriesgada de banca de mercados y con grandes clientes.

Ayer, la Corte mercantil británica dio el visto bueno al plan diseñado por Santander UK para cumplir con esa normativa. La intención del banco que preside Ana Botín es dejar dentro de su filial británica todo el negocio minorista y de pymes que hace en Reino Unido, traspasando los activos de banca mayorista y de inversión (un 10% del total) a la sucursal en Londres de la entidad española Banco Santander. El grupo iniciará en julio el traspaso de buena parte del balance y de unos 220 empleados de Abbey National Treasury Services (actual filial británica de banca mayorista). Algunos de ellos serán enviados a Madrid.

Un análisis del banco suizo UBS estima que el coste total de esta reorganización para los cinco bancos que deben ejecutarla (Barclays, HSBC, Lloyds y RBS, además de Santander) ascenderá a 3.000 millones de libras (unos 3.400 millones de euros). Sobre esta cantidad, mil millones de libras corresponden a Barclays, 750 millones a HSBC, 500 millones a Lloyds, otros 500 millones a RBS y 250 millones de libras a Santander.

Aunque el banco español es el que menos esfuerzo debe realizar en términos absolutos, UBS indica que esa cifra representa un 2,1% del valor neto de sus activos, frente a una media del 1,2% para el sector. Este coste, unido a las provisiones por la bancarrota de clientes como Carillion y Poundworld, puede frenar los resultados de Santander UK este ejercicio.

Jason Napier, analista autor del informe, considera que el plan de separación diseñado finalmente por el grupo español es «más simple» que el pensado por su consejo en 2015, cuando apostaba por dejar bajo el paraguas de Santander UK dos entidades diferenciadas, una de banca minorista y otra de inversión. Esta idea fue modificada ante las dudas del regulador sobre la viabilidad de una filial independiente de banca de inversión y por el triunfo de los partidarios del Brexit (salida británica de la UE) en el referéndum de 2016, que empeoró las perspectivas de la economía doméstica.

Sin embargo, la nota de UBS apunta a dos incertidumbres en el esquema pergeñado por la filial que dirige Nathan Bostock. La primera es que algunos clientes empresariales del banco pueden ver su servicio dividido en dos partes: los productos más sencillos (depósitos o préstamos) se los gestionará Santander UK y los más sofisticados (coberturas de tipos de interés o divisas, por ejemplo) estarán en Banco Santander. Napier señala que «Santander tendrá dos equipos gestionando la misma contraparte. Como en cualquier grupo, esperamos conversaciones sobre cómo registrar los ingresos y costes, algo que probablemente no beneficia a los accionistas».

La segunda duda tiene que ver con el desenlace final de las negociaciones del Brexit. Si no hay un acuerdo para mantener al máximo nivel posible la actual relación en servicios financieros entre Reino Unido y la UE, la sucursal en Londres de Santander (que depende para su capital y liquidez de la matriz española) no podría mantener bajo su manto la actividad de banca de inversión en Londres. Según UBS, «la sucursal de Santander en Londres podría perder la flexibilidad que dan los pasaportes y necesitaría convertirse en una filial, creando de manera efectiva una sociedad con capital diferenciado». Otra opción sería trasladar toda esta actividad a Madrid.

Diferentes fórmulas

En cuanto a los otros cuatro grandes bancos británicos, cada uno ha optado por fórmulas diferentes para dividir sus negocios. UBS considera que la separación va a debilitar las ramas de banca de inversión de Barclays y RBS, al subir sus costes de financiación por no poder utilizar los depósitos de clientes. Esto a su vez elevará la presión de algunos inversores para que esos dos grupos vendan o reestructuren esa actividad. En el caso de HSBC, su división minorista en Reino Unido va a tener una liquidez de 60.000 millones de libras, por el gran volumen de depósitos de clientes minoristas y de pymes, que supera su volumen de crédito. Al no poder dedicarlos a banca de inversión, UBS espera que HSBC sea muy agresivo en los próximos años en el mercado hipotecario.

El motivo por el que el Gobierno británico obliga a esta reforma es la búsqueda de una mayor seguridad en el sector financiero tras la crisis de 2008, que obligó al rescate de RBS, Lloyds y Northern Rock. Al separar las actividades más arriesgadas en banca mayorista y de grandes clientes, Londres espera evitar huidas de depósitos en las divisiones minoristas. Italia se plantea acometer un cambio similar.

Pero UBS asegura que este modelo de cortafuegos no está exento de riesgos. Por un lado, la debilidad de las ramas de banca de inversión «significará unos servicios menos abundantes y más caros con el nuevo régimen». Y, sobre todo, los analistas de la entidad suiza dicen «no estar convencidos de que este sistema haga más seguro el mercado británico en una crisis de liquidez». Ello se debe a que, dentro de las divisiones minoristas, los depósitos de los pequeños ahorradores tienen preferencia en caso de bancarrota respecto a los de las empresas, por lo que éstas podrían retirar su dinero a la menor señal de peligro. Y fuera del cortafuegos, la percepción de riesgo de los activos será mayor. «Si el tesorero de una empresa piensa que sus fondos en una entidad británica, dentro o fuera del cortafuegos, tienen algún riesgo, los moverá a un banco más diversificado, probablemente no británico».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top