La licitación de proyectos del PIC por valor de 931 millones, en el aire tras la moción de censura

Economia, EXPANSION

DREAMSTIMEEXPANSION

La llegada de José Luis Ábalos al frente del Ministerio de Fomento ha dejado en el aire la inminente licitación en junio de los dos primeros proyectos del Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras.

Pero además de la licitación de estos dos proyectos, ambos en el eje del Mediterráneo, el nuevo ministro de Fomento deberá decidir qué hacer con el resto de actuaciones que se habían anunciado en el marco de este plan y, en definitiva, si sigue adelante o no con el propio PIC, un nuevo mecanismo de financiación de infraestructuras viarias basado en la colaboración público-privada que contemplaba una inversión de 5.000 millones de euros y que permitirá actuar sobre más de 2.000 kilómetros en los próximos 4 años.

De hecho, tal y como señaló el ya extitular de Fomento Íñigo de la Serna a mediados de mayo en el Congreso de los Diputados, su departamento tenía previsto licitar en la primera quincena de este mes los dos primeros proyectos que integraban este plan, que fue presentado por el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy en julio de 2017.

Las dos primeras concesiones abarcaban el eje Norte-Sur de Murcia (eje viario alternativo a la autovía A-30), entre Archena y el enlace de La Paloma, y el corredor Eje Este-Oeste de la A-7 de Alicante y Murcia. La inversión prevista de ambos proyectos ascendió finalmente a 931 millones de euros.

La mayor parte de esta inversión, más de 620 millones de euros, corresponde a la concesión prevista en la autovía A-7, entre Crevillente y Alhama de Murcia.

Para poder licitar estas dos actuaciones, presentadas por Rajoy y por el entonces titular de Fomento en diciembre de 2017 y en febrero de este año, el ministerio había comenzado los trámites con la publicación de los estudios de viabilidad y estaba finalizando la tramitación de los pliegos.

El objetivo del ministerio era licitar este mismo año proyectos del PIC por un montante de 2.000 millones. Con todo ello, Fomento se proponía adjudicar todas las concesiones que formaran parte de este plan, como muy tarde, en 2019.

Según indicó De la Serna en sede parlamentaria, este plan había suscitado una «expectación tremenda» por parte de los fondos y de las entidades financieras. Además, muchas concesionarias y fondos de inversión ya habían mostrado públicamente su interés en participar en estos proyectos.

Al margen de los 5.000 millones de euros previstos en el PIC, que se estimaba que podía generar 189.000 puestos de trabajo, los Presupuestos Generales del Estado presentados por Fomento para este ejercicio contemplaban inversiones de 2.436,7 millones en carreteras.

El nuevo ministro de Fomento, que ejerce también como secretario de Organización del PSOE, deberá abordar si hace suyos los planes de su antecesor para relicitar este año las autopistas de peaje en quiebra en dos lotes. Hasta el momento, Fomento ha asumido la gestión de la R-2, R-3/R-5, R-4, M-12, AP-41 y AP-36.

También tendrá que tomar una decisión sobre el futuro de las concesiones de autopistas que vencen próximamente: si las licita de nuevo, amplía la concesión o levanta barreras. El equipo de De la Serna insistió en no prorrogar las concesiones actuales y abordar el futuro de estas concesiones con el resto de fuerzas políticas, comunidades autónomas y sector empresarial.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top