Sónar+D, un avance de la tecnología que cambiará la industria de la música

Empresas, EXPANSION

El congreso tecnológico del Sónar reunió a cerca de 6.000 profesionales y 3.300 empresas. El futuro fue el eje transversal de los proyectos, conferencias y workshops del Sónar+D, donde se vio una muestra de la dirección en la que avanza la industria de la música, sector que en 2017 movió 17.300 millones de dólares.

El pasado fin de semana Barcelona fue de epicentro de la industria musical gracias al Sónar, el longevo festival de artes avanzadas que este año celebró su 25 edición. En sus bodas de plata el certamen catalán registró las mejores cifras de su historia, exhibiendo músculo y demostrando el buen estado de salud de la escena electrónica. La edición de 2018 se cerró con 126.000 asistentes, récord absoluto de un evento en el que los conciertos son solo una parte del espectáculo. Desde hace seis años se desarrolla de forma paralela Sónar+D, un congreso tecnológico que reúne la parte menos visible del sector, la que está detrás de los escenarios. Una convención enfocada al negocio de la música en la que este año participaron 3.300 empresas y cerca de 6.000 profesionales, un 10% más que en 2017. El futuro fue el eje transversal de los proyectos, conferencias y workshops del Sónar+D, donde se vio una muestra de la dirección en la que avanza la industria de la música, sector que en 2017 movió 17.300 millones de dólares, y cuyo presente y futuro está en el entorno digital, con el streaming como punta de lanza.

«En esta edición hemos dado protagonismo a los dos grandes temas tecnológicos del momento, el blockchain y su efecto en el proceso de creación musical, y también todo lo relacionado con las experiencias inversivas en el campo audiovisual», explica Ventura Barba, director ejecutivo de Advanced Music, la empresa que está detrás del Sónar. Según el último informe publicado por Ifpi, la patronal mundial de las discográficas, el negocio de la música en streaming repuntó un 41% el año pasado. Spotify, Deezer y Apple Music son grandes referentes, pero en este sector también compiten otras plataformas menos conocidas, que quieren comerle terreno a los pesos pesados.

Cambiar las reglas del juego

Resonate es una de ellas. Fundada por el desarrollador web y productor músical Peter Harris, esta plataforma de música en streaming se basa en el sistema blockchain, uno de los temas estrella del Sónar+D este año. Resonate basa su modelo de negocio en la propiedad colectiva, elimina a las grandes corporaciones de la ecuación y convierte a los usuarios en propietarios. Sustituye el cobro por suscripción por el stream to own, un sistema en el que solo se paga lo que se escucha y que garantiza, según su fundador, un modelo más justo para artistas y sellos en el que se garantiza una mayor transparencia.

En la jornada del viernes Ian Rogers, director ejecutivo de LVMM que ha dedicado gran parte de su carrera profesional a acortar las distancias entre la música y los fans, participó en una conferencia junto al tecnólogo Mat Dryhurst, considerado una de las grandes esperanzas del blockchain. Ambos hablaron del futuro de Internet y de cómo esta nueva estructura para almacenar datos asociada a las monedas virtuales puede cambiar las reglas del juego de la industria musical. Aplicados a la música, los algoritmos del blockchain ofrecen un sistema más justo para contabilizar las reproducciones de una canción en streaming y retribuir al artista. Favorece la libertad creativa, reduce el peso de los intermediarios y abre la puerta a otro modelo de negocio.

Ambos defendieron la necesidad de una nueva ética en Internet, cuyo futuro, sostienen, está estrechamente ligado al blockchain. Los dos consideran que esta herramienta tiene el potencial necesario para transformar la creación y el intercambio de artículos y ven en ella una tecnología capaz de renovar por completo la industria musical, favoreciendo la libertad creativa de los artistas y reduciendo el peso de las grandes discográficas. Pese a la mala prensa de las criptomonedas, defendieron el papel del blockchain en un futuro próximo. Ignorar el ruido que hay en torno a esta tecnología y mirar hacia delante. «Hay mucha mierda en torno al blockchain, pero debemos mantener la idea de que esta es la nueva manera de hacer las cosas. Nuestros futuros puntos de vista están codificados en nuestra forma de hacer las cosas». Palabra de Dryhurst.

Experiencias inmersivas

En su 25 aniversario Sónar ha apostado con fuerza por los contenidos inmersivos. El festival de música avanzada se ha aliado con Mediapro, con el que ha firmado un acuerdo de colaboración para los próximos tres años. El grupo de comunicación montó en el Sónar de Día una cúpula audiovisual de 9 metros de alto, que fue uno de los escenarios más concurridos del certamen. Las largas colas y la media hora de espera no desanimaron a los asistentes, que esperaban pacientemente para poder disfrutar de una experiencia inmersiva con imagen en 360 grados y sonido 3D.

No fue, ni mucho menos, la única propuesta. Sónar+D congregó a varias empresas jóvenes especializadas en este tipo de contenidos en el Startup Garden, el espacio del congreso dedicado al networking. Broomx Technologies, fue la ganadora de la Startup Competition con su proyecto Broomx VR, una plataforma que permite a artistas, productoras de video y creadores de contenido de realidad virtual compartir y monetizar sus producciones a través de la red MK.

Entre las propuestas más llamativas del certamen destacaron Magenta, el proyecto de inteligencia artificial de Google que ayuda a componer música, y la fórmula de la start up alemana Playtronica para reproducir el sonido de los colores. Sónar+D enseñó en más de 230 actividades la tecnología que cambiará la industria musical y cerró un exitoso congreso en el que casi duplicó el número de asistentes con el que inició su andadura en 2013.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top