Cospedal y Santamaría dividen en dos al PP

Economia, EXPANSION

María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.

La exvicepresidenta y la exministra de Defensa -que no ocultan su enemistad política- dan el salto tras la espantada de Feijóo, que las deja en primera línea. En Génova hay miedo a la fractura del partido en estos 30 días de vértigo.

Tras una semana en la que planeó sobre Génova la idea de la candidatura única y se produjo en el perímetro del partido un significativo silencio, en dos días el PP ha acumulado nada menos que seis aspirantes a suceder a Mariano Rajoy. El partido ha roto las gruesas costuras del marianismo. Al final, sí que había hambre de balón. El partido que tenía complejo dactilar ha acabado acumulando nada menos que 6 aspirantes, 6, más que ningún otro. Ninguno de ellos es el que hasta el lunes era el favorito claro, Alberto Núñez Feijóo, y, sobre todo, ninguno de ellos cuenta con la ventaja de ser el elegido o la elegida del aparato del partido. Por primera vez en la democracia española, no hay un ungido, sino dos favoritas. Mujeres. También eso está cambiando en el centro derecha español.

La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y la exministra de Defensa María Dolores de Cospedal salen en cabeza en la carrera por suceder a Mariano Rajoy. Ambas cuentan con experiencia de Gobierno, y Cospedal parte además con un mejor conocimiento del partido, o sea con algunos apoyos internos más. Es público y notorio que no se llevan bien. Es más, se las considera enemigas políticas, aunque compartan siglas.

Hay otras cuatro candidaturas. De ellas, descuella con fuerza la de Pablo Casado, que hasta ahora era vicesecretario de Comunicación del partido. Tras él, tres contendientes de menos fuste: el exministro de Exteriores José Manuel García Margallo; el diputado José Ramón García Hernández y el expresidente de Nuevas Generaciones en la Comunidad de Valencia José Luis Bayo.

Estas tres últimas son candidaturas destinadas a integrarse en las más votadas -sólo pasan dos a la votación final-. La espantada de Feijóo las he dejado en primera línea, lo que ha activado el miedo a la fractura del partido, que tiene ante sí 30 días de vértigo. El 5 de julio se elegirá a esos dos candidatos finales y a los compromisarios del congreso extraordinario, que se celebrará el 20 y el 21 de julio. Ese día, el PP podría ser el primer partido grande en tener una líder. Eso será una buena noticia de normalidad democrática, pero el problema es cuántos pelos se tendrá que dejar el PP en la gatera a cambio.

Era el peor escenario para los unionistas. Las dos pesos pesados populares, frente a frente. Con sus diferencias abiertas en canal. «Ellas dos polarizarán mucho el voto, y no facilitan precisamente el mensaje de unidad», apuntan desde Génova. La encarnizada lucha de Cospedal y Santamaría lo eclipsará todo, de manera que sus equipos ya han comenzado a pedir que no haya juego sucio. Tal es el miedo que se tienen entre sí. Hay que recordar que en el PP, cuando ha habido que aniquilar políticamente a alguien, no han sido pocos los que han abierto las «cloacas» para forzar su caída. Aún está reciente la dimisión de Cristina Cifuentes tras filtrarse un vídeo en el que hurtaba dos cremas antiedad. Es el conocido «fuego amigo» del PP, que ha adquirido unas dimensiones tan mitológicas que ya se han convertido en una excusa-comodín para justificar (y de paso minimizar) cualquier escándalo.

Rearme ideológico

Así que el «rearme» ideológico que quería priorizar Mariano Rajoy deberá esperar a agosto, porque ahora se comenzará a hablar más de lo que separa a los candidatos que de lo que los une. Y no será consensuado si gana una de las dos, sino que el partido se inclinará más hacia el centro o hacia la derecha según quien gane. Si es que gana una de las dos, porque en el PP sólo están ya seguros de una cosa: que puede pasar cualquier cosa.

Los movimientos de Cospedal y Santamaría comenzaron ayer, tras anunciar sus candidaturas. La exministra de Defensa abandonó su cargo como secretaria general del partido e intentó fichar a Pablo Casado para su candidatura. El diputado por Ávila, que también renunció su cargo de vicesecretario de Comunicación del PP, rechazó el ofrecimiento y avisó a Santamaría de que tampoco aceptará el suyo. «Va a llegar hasta el final», dicen fuentes cercanas al joven dirigente popular.

Estos ofrecimientos le sirven a Casado para presentarse como la tercera vía. Así lo hizo ayer, al resaltar que la suya es la candidatura de «unidad». «Si de algo me puedo enorgullecer, es de que siempre he intentado unir y ser la argamasa de muchos proyectos políticos», aprovechó Casado. Ha hablado tanto con Cospedal como con Santamaría, y se ha mostrado abierto a que haya debate entre los aspirantes.

Se enfrenta a dos candidaturas muy distintas. Así lo demostraron Cospedal y Santamaría incluso en la manera en la que anunciaron sus candidaturas. Fueron dos escenificaciones diametralmente opuestas: Cospedal reunió a la cúpula de PP castellanomanchego en un hotel de Toledo y leyó un discurso largo, en el que se reivindicó constantemente a sí misma y desplegó un ideario de perfil conservador. Santamaría, por su parte, eligió la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados para anunciar a la prensa su candidatura, con un discurso enérgico y sin leer.

«He dado la cara y siempre la daré. Me la han partido unas cuantas veces, pero siempre me he vuelto a levantar. Y lo volveré a hacer», enfatizó Cospedal, quien tiró una pulla a su rival: «Por encima del perjuicio a mi imagen, siempre ha estado el PP». Y otra: «Sé lo que es ganar elecciones (…) Ofrezco victoria, victoria y victoria».

Santamaría, por su parte, propuso «un PP abierto e integrador». «Cuento con todos», concedió, antes de sacar pecho de su labor en la oposición (2008-2011).

Con estos mimbres, el PP queda abierto en canal, sobre el papel. Sólo la campaña dictaminará si las asperezas se liman o las diferencias se enconan. Por eso la comisión organizadora del congreso ya baraja un debate a seis.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top