Trump: «Tenemos una excepcional relación comercial con España»

Economia, EXPANSION

Los Reyes de España se reúnen por primera vez con el presidente de Estados Unidos en medio de fuertes disputas comerciales que amenazan con desestabilizar los mercados.

El primer encuentro entre los Reyes de España y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se celebró en un marco de fuertes discrepancias comerciales.

Trump ha abierto una guerra arancelaria de consecuencias impredecibles que, de momento, se ha saldado con tasas multimillonarias a China y nuevos gravámenes a las importaciones al acero y aluminio procedentes de la Unión Europea. Además, el mandatario americano ha impuesto aranceles de hasta el 34,7% a la aceituna negra española y amenaza con gravar aún más la venta de coches.

Las medidas han puesto en pie de guerra al Gobierno de la Unión Europea y, según ha trascendido, salieron a relucir en el encuentro que los dos jefes de Estado mantuvieron en el Despacho Oval junto con sus respectivas delegaciones, en las que se incluyen el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Felipe VI expuso entonces a Trump la inquietud por sus medidas proteccionistas y defendió una política de libre cambio regulada en línea con la posición común de la UE ya que el proteccionismo puede empujar a un proceso de acción-reacción con efectos negativos para todo el escenario internacional.

El encuentro, pese a todo, transcurrió con cordialidad. En palabras de Trump, «es un gran honor tener al Rey y la Reina de España, a la hermosa España, es un país hermoso. Estuvimos en España no hace mucho, y nos encanta.

La gente es muy especial y un hermoso lugar. Nuestra relación ha sido sobresaliente a lo largo de los años y creo especialmente ahora. Excelente relación comercial, relación militar, así que amamos a España y es un gran honor tenerlos a los dos en la Casa Blanca».

Por su parte, Felive VI destacó los intereses comunes entre Estados Unidos y España, sobre todo, «nuestro valor por la Democracia».

Estados Unidos es un país republicano pero fascinado por las monarquías europeas. El primer viaje de los Reyes a la Casa Blanca, en 2015, se rodeó de una enorme expectación. The Washington Post dedicó entonces un amplio reportaje a la Casa Real española y este titular: «¿Puede la nieta de un taxista ayudar a salvar la monarquía española?».

Aquella vez, Felipe y Letizia se reunieron con el entonces presidente, Barack Obama, y su mujer, Michelle, en pleno estallido del debate soberanista catalán. Obama abogó por «una España fuerte y unida». En su encuentro con el ya expresidente Mariano Rajoy el pasado septiembre, Trump también aseguró que España es «un gran país» que «debería permanecer unido» porque la independencia sería «una tontería». Según ha trascendido, el debate catalán no volvió a mencionarse en el encuentro de ayer.

Antes de su cita con Trump, los Reyes celebraron una reunión con el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y con su homólogo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

Además, se programaron encuentros con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan; con el líder de la mayoría republicana, Addison Mitchell McConnell; y con Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en el Congreso.

Los Reyes aterrizaron en Washington tras un viaje que les ha llevado por Nueva Orleans y San Antonio, en Texas, donde han subrayado la herencia española en Estados Unidos y donde se han reunido con representantes de empresas españolas que operan en el país, como el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; el de Ferrovial, Rafael del Pino; y el de Acciona, José Manuel Entrecanales, que también es presidente de la Fundación Consejo España-EEUU.

Empresas españolas

En la convocatoria, también participaron representantes de Banco Santander, Grupo Siro, BBVA y Repsol, además del presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet. La patronal CEOE estuvo representada por su vicepresidente, Joaquim Gay de Montellá.

Estados Unidos es, después de China, el segundo socio comercial de España y el mayor destino de las exportaciones fuera de la Unión Europea, con hasta 12.460 millones de euros el año pasado. En el sentido inverso, España destinó 13.820 millones a la compra de productos estadounidenses en 2017. Pese a todo, el Gobierno de Washington ha impuesto a las importaciones procedentes de España hasta 546 medidas restrictivas entre 2009 y 2017, según datos del Banco de España.

El interés del viaje también se explica por el creciente colectivo de hispanos viviendo en Estados Unidos, consolidados ya como la mayor minoría del país, con cerca de 60 millones de personas que suponen más del 15% del total.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top