Pedro Sánchez, sobre la financiación autonómica: «Hay que ser ambiciosos, pero también realistas»

Economia, EXPANSION

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hoy durante su intervención en la sesión de control en el Congreso de los Diputados. Emilio NaranjoEFE

Primera sesión de control al Ejecutivo en el Congreso, la misma jornada en la que se reanuda esta actividad parlamentaria en el Govern con Quim Torra desde que quedara interrumpida hace nueve meses.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participa hoy en el Congreso de los Diputados, donde hoy afronta la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso en su recién estrenada etapa como presidente respondiendo a las preguntas de los grupos de la oposición sobre su intención de postergar la reforma de la financiación autonómica. «Hay que ser ambiciosos, pero también realistas», ha señalado en este sentido.

Pedro Sánchez ha dicho que no va a «mentir» a los ciudadanos y que sólo puede asegurar para esta legislatura una mejora de la financiación de cada comunidad, especialmente de las que están en peor situación, y que es algo que tratará con los presidentes autonómicos en la ronda de entrevistas que va a mantener con todos ellos.

Sánchez ha insistido hoy en que en esta legislatura no puede culminar una «revisión a fondo» del sistema de financiación autonómica, pero se ha comprometido a «mejorar a corto plazo la financiación de todas y cada una de las comunidades, especialmente las que están infrafinanciadas».

La reforma «a fondo» del modelo no será posible en la legislatura actual por falta de tiempo, ha insistido, como ya adelantó ayer en el Pleno del Senado. Para abordarla será necesario valorar los gastos reales en los servicios fundamentales y calcular la insuficiencia de cada autonomía, analizar las «competencias homogéneas», la cesta de impuestos y el esfuerzo fiscal de cada cual y en comparación con el resto, o reformar el funcionamiento del Consejo de Política Fiscal y Financiera, entre otros asuntos previos.

«Es la hora de la política, hay que ser ambiciosos pero también realistas y no mentir a los ciudadanos», ha concluido el presidente del Gobierno.

Baldoví: «Jarro de agua fría»

Sánchez respondía así al portavoz de Compromís, Joan Baldoví, que le ha pedido que «no haga un Montoro a los valencianos», y ha advertido de que su partido no le apoyó en la moción de censura contra Mariano Rajoy «para que hiciera lo mismo que el PP».

Baldoví ha subrayado que las palabras del presidente son un «jarro de agua fría» en comunidades infrafinanciadas como la valenciana, perjudicada por un modelo de financiación que considera injusto, y ha rechazado que el presidente renuncie a reformarlo en esta legislatura.

Ha recordado que los técnicos que han revisado el sistema han terminado su trabajo «y es la hora de la política». El actual modelo de financiación autonómica se aprobó para el periodo 2009-2014 y está desde entonces pendiente de revisión.

Hernando, por su parte, ha preguntado al presidente «qué está dispuesto a pagar» al «populismo» de Podemos y a los «independentistas que han dado un golpe de Estado contra la Constitución y la unidad de España» y que apoyaron la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de La Moncloa para «sustituirlo» por Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha alertado a los ‘populares’ de los riesgos de volver a alimentar la confrontación territorial, mientras que el portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Rafael Hernando, ha instado a Sánchez a «no terminar» como José Luis Rodríguez Zapatero «cediendo ante el nacionalismo y aumentando de modo inasumible el gasto público».

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho en RNE que Sánchez «sí tiene tiempo material» para renovar el modelo de financiación autonómica y más si, como ha anunciado, prevé agotar la legislatura y convocar elecciones «en junio 2020, entonces le quedan 30 meses por delante».

En una entrevista con RNE, Rivera ha considerado que lo que le pasa a Sánchez es que tiene un «conflicto interno» y el líder del PSC, Miquel Iceta, «le dice que quiere para Cataluña un cupo» y privilegios como el País Vasco mientras que Susana Díaz «le pide otra cosa».

Rivera ha culpado de esta situación al PSOE, un partido que tiene en la cabeza «naciones distintas» y cuando uno tiene un modelo tan disperso con discursos «incluso enfrentados», no es que Sánchez «no se ponga de acuerdo con Cs, es que tampoco lo hace con los suyos». El líder naranja ha recordado que sobre financiación hay un dictamen de la comisión de expertos «y si hubiera voluntad política la reforma se podría hacer ya».

Recuperar el Estatut

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, también ha dado explicaciones al PP y Cs sobre su intención recuperar el Estatut, la misma jornada en la que se reanudan las sesiones de control en el Parlament.

El PP y Ciudadanos han preguntado a la ministra cómo piensa recuperar aquellos puntos del Estatuto de Autonomía de Cataluña que en su día fueron declarados inconstitucionales por el Tribunal Constitucional (TC).

En el debate de la moción de censura que le llevó a La Moncloa, Sánchez ya ofreció tanto a ERC como al PDeCAT la posibilidad de retomar los artículos cuestionados por el Alto Tribunal en una sentencia dictada en 2010, cuatro años después de la aprobación de la reforma estatutaria, un fallo al que muchos achacan el origen del proceso independentista que se abrió después en Cataluña. La sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, que declaró inconstitucionales 14 artículos del texto.

Batet ha instado al portavoz de Cs, Juan Carlos Girauta, a colaborar en la búsqueda de soluciones a la cuestión de Cataluña en vez de seguir «en las trincheras» tratando de «alimentarse electoralmente del problema». «Solo siendo ambiciosos podremos llegar a algo. Si no hacemos nada, seguro que no nos equivocamos, pero tampoco aportamos ninguna solución al problema que tenemos encima de la mesa» ha dicho.

Batet ha explicado que el Gobierno «no pretende legitimar nada ni volver o revisitar» el Estatut, sino simplemente «explorar una línea» que el alto tribunal abría en su sentencia al indicar que anulaba esos 14 preceptosm no por su contenido, sino porque se referían a materias que debían ser reguladas mediante leyes orgánicas al afectar a todas las comunidades autónomas y no solo a una.

Tras subrayar que el Ejecutivo de Sánchez defiende la Constitución, todos los estatutos de autonomía y el ordenamiento jurídico en su conjunto, la ministra ha apostado por «buscar soluciones y vías de acuerdo». «Optar de nuevo por la política y por el diálogo, que no quiere decir ceder, quiere decir llegar a consensos, que no quiere decir venderse», ha afirmado.

«La pregunta es si ustedes están dispuestos a asumir el reto de sumarse a las soluciones o si quieren mantenerse en las trincheras para alimentarse electoralmente del problema», ha planteado a los diputados de la formación naranja.

Girauta ha afeado a Batet su afirmación de que la Constitución de 1978 ya no responde adecuadamente a «los problemas de la inmensa mayoría de la sociedad» y que por ello es necesario reformarla, teniendo en cuenta que su partido, el PSC, «fue sancionado por el PSOE por votar a favor del derecho de autodeterminación» en el Congreso y encabezó una manifestación contra la sentencia del TC.

Además, el portavoz parlamentario de Ciudadanos le ha recordado que su grupo «no tiene ni siquiera la mitad de una mayoría absoluta» en la Cámara y que «es imposible alcanzar ni los dos tercios ni los tres quintos» de los votos que se precisarían para poder modificar la Carta Magna.

Batet ha instado al portavoz de ERC, Joan Tardá, a no cerrar vías de diálogo ni despreciar acuerdos parciales y ha pedido «reciprocidad positiva» y trabajar para disminuir «la angustia» de todos los ciudadanos de Cataluña, «con independencia de lo que piensen».

La ministra ha emplazado a Tardá a acordar una regla «en la forma de tratarnos y dialogar» y le ha exigido que no hable en nombre de toda Cataluña porque «arrogarse esa visión es muestra de ingenuidad y soberbia. Y usted no lo es», ha precisado.

Primera sesión de control al Govern en el Parlament

El pleno del Parlament ha celebrado hoy también la primera sesión de control al Govern en nueve meses, después de que en la última, del miércoles 6 de septiembre de 2017 aún con Carles Puigdemont al frente de la Generalitat, este expusiera su determinación en celebrar el 1-O pese a las «amenazas» del Gobierno central.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top