Quim Torra y Pablo Iglesias se reunirán el lunes en Barcelona

Economia, EXPANSION

El presidente de la Generalitat Quim Torra, durante la sesión de control al gobierno catalán, la primera a la que se somete desde que el Govern de Carles Puigdemont fue destituido el pasado 27 de octubre en aplicación del artículo 155 de la Constitución. EFE/ Quique García Quique GarcíaEFE

Torra ve muy interesante tender puentes con el Estado y «especialmente con los republicanos del Estado».

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunirán el lunes en Barcelona, ha anunciado el segundo en la sesión de control al Govern en el Parlament, la primera en nueve meses, después de que en la última, del miércoles 6 de septiembre de 2017 aún con Carles Puigdemont al frente de la Generalitat, este expusiera su determinación en celebrar el 1-O pese a las «amenazas» del Gobierno central.

El encuentro entre Torra e Iglesias será a las 12.30 horas, informa Europa Press, después de que el Govern anunciara ayer que ambos ya habían contactado.

El presidente de la Generalitat prevé que la reunión sea provechosa porque «todo lo que se tender puentes, especialmente con los republicanos del Estado, es muy interesante».

Torra afirma que estas reuniones sirven para «explicar el proyecto catalán y para poder entender los proyectos del Estado», ya que defiende que el diálogo con el Estado «no debe circunscribirse a hablar con el Gobierno central, sino con los grupos del Congreso«.

Primero, debate interno en Cataluña

Torra ha hecho estas reflexiones en respuesta a las preguntas del líder de los comuns, Xavier Domènech, que ha razonado que, para abordar ese debate con el Estado, debe comenzar por un debate interno en Cataluña.

Domènech ha compartido con el presidente la voluntad de Cataluña de tener un diálogo de tú a tú con el Estado, pero «sólo podrá hacerlo si (Torra) habla con la voz de todos y no solo con la del Govern».

Por eso ha afirmado que se tiene que construir un organismo en el propio Parlament conformado tanto por el conjunto de las fuerzas de esta cámara como por todas aquellas entidades que se han significado con esta situación desde diferentes posicionamientos«.

Torra ha recordado que el debate sobre la situación catalana entre todos los grupos del Parlament ya se produce en el pleno, pero se ha abierto a crear el organismo que propone Domènech: «Por nosotros no quedará».

El Rey

En el turno de la líder de Cs, Inés Arrimadas, ha preguntado a Torra cómo piensa abordar la fractura social que considera que los partidos que respaldan al Govern han generado en Catalunya, y el presidente le ha respondido: «De entrada, invitándola a venir al Palau de la Generalitat«.

Torra ha lamentado que Arrimadas fuera la única líder de un grupo que rechazara su invitación a reunirse, sobre todo por la gente a la que representa, a la que asegura que quiere explicar su proyecto.

Arrimadas le ha reprochado que le afee su no asistencia al Parlament cuando él no confirma si acudirá el viernes a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona, adonde irá el Rey: «¿Usted me va a dar lecciones de diálogo a mí?«.

Torra ha insistido en la voluntad de diálogo con todos, y, sobre la tensión en Cataluña ha expresado que «estamos trabajando con la intención de bajar esta crispación, pero el único grupo de la cámara que no viene a ver al presidente de la Generalitat son ustedes».

El Diplocat sigue «bien vivo»

En la sesión de control también se ha abordado el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat). A este respecto, el consejero de Acción Exterior, Ernest Maragall, ha explicado en la cámara catalana que se mantendrá la línea estratégica que asumió desde 2012: «Sí y más. Sí y mejor».

Ha defendido que esta línea estratégica es trabajar por el interés general de Catalunya y en defensa «de los siete millones y medio de ciudadanos» de esta comunidad.

El diputado del PP Alejandro Fernández ha opinado que la línea estratégica ha sido exactamente la contraria de la que ha dicho el conseller: «No han promocionado Catalunya, han desprestigiado a España y lo han hecho con falta de transparencia y opacidad».

Maragall ha acusado al popular de haber querido liquidar la acción exterior de la Generalitat con el 155 pero ha asegurado que no lo han conseguido porque pronto se reabrirán varias delegaciones en el exterior: «El departamento está bien vivo«, ha dicho.

Fernández (PP) ha advertido al consejero de que su partido seguirá «vigilando» la acción exterior del Ejecutivo autonómico y ha lamentado que, en la anterior Legislatura, solo les facilitaron el coste del alquiler de la Delegación de Bruselas, y no de todas las delegaciones como habían pedido.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top