Borrell asegura que habló con EEUU sobre los «problemas migratorios» y aplaude la rectificación de Trump

Economia, EXPANSION

Josep Borrell promete su cargo como ministro Asuntos Exteriores. Javier LizónEFE

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha asegurado este jueves que habló de los «problemas migratorios» durante las reuniones bilaterales que tuvo en Estados Unidos con motivo de la visita de los Reyes.

Así lo ha explicado en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, preguntado por el hecho de que los Reyes de España visitasen al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en plena polémica por la política de separar y recluir a los hijos de los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera desde México.

Borrell ha remarcado que se trataba de una visita del Rey, no de un representante de un Gobierno a otro Gobierno, y ha opinado que la gente «entiende lo que es la visita de un jefe de Estado constitucional» que no tiene «poderes políticos».

En cambio, ha dicho que en las reuniones bilaterales sí se habló de varios asuntos, desde los migratorios hasta los comerciales, y Estados Unidos planteó sus posiciones al respecto.

Borrell ha valorado positivamente que Trump haya dado marcha atrás y haya frenado esa medida sobre los niños, que respondía a una ley que estaba en vigor pero que no se aplicaba. La ley establece que cruzar ilegalmente la frontera es un delito, de manera que quien lo comete debe ir a la cárcel, donde no pueden ir los menores.

Con todo, también ha relatado que la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se mostró «preocupada» porque, según les dijo en la reunión que mantuvieron tras el encuentro en la Casa Blanca, hay encuestas que demuestran un apoyo mayoritario de la gente a ese tipo de medidas. «Afortunadamente el presidente Trump ha echado marcha atrás», ha resumido el ministro.

Por otro lado, ha confirmado que durante la visita se reiteró la invitación formal a Trump para que visite España, una invitación que ya estaba cursada –desde que en septiembre Mariano Rajoy acudió a la Casa Blanca– y que forma parte «de la cortesía elemental en este tipo de visitas».

Además, ha relatado que, desde un punto de vista formal, todo se desarrolló con normalidad y ha calificado de «muy positivo» el comunicado final de la Casa Blanca, que reiteraba lo que en su día ya había dicho Barack Obama, «que Estados Unidos desea una España unida y fuerte, un aliado en todos los aspectos».

Aranceles a la aceituna negra

Por otro lado, ha relatado que también expuso ante los representantes del Gobierno estadounidense el «impacto enorme» que tendría sobre una parte de la población española que Estados Unidos impusiese medidas contra la importación de aceituna negra. Estados Unidos ya ha impuesto un arancel provisional, pero la decisión definitiva de la Comisión de Comercio internacional llegará el 24 de julio y podría haber más medidas.

Borrell ha explicado que todo ello se debe a las «quejas» de Estados Unidos por el déficit comercial que tiene con la UE. Y, aunque no es España quien causa ese desequilibrio, la UE es una unión aduanera con una política comercial común. «Tampoco podemos decir que no somos nosotros», ha resumido.

Estados Unidos quiere corregir ese déficit pero, a su modo de ver, «no se puede corregir por las bravas», tomando medidas unilaterales ni «castigos» que lleven a medidas recíprocas y acaben provocando una crisis en el comercio mundial en la que todo el mundo salga perdiendo.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top