Dimiten dos consejeras de Aena nombradas por el anterior ministro de Fomento

Empresas, EXPANSION

Jaime García-Legaz, presidente de Aena. FOTO: MAURICIO SKRYCKYEXPANSIÓN

Primeros cambios en el consejo de administración de Aena tras la llegada del equipo de Pedro Sánchez al Gobierno.

María Jesús Romero de Ávila y Alicia Segovia Marco han dimitido como consejeras dominicales del gestor aeroportuario. Romero de Ávila formaba parte además de la comisión ejecutiva de la compañía y de la de auditoría, mientras que Segovia era integrante de la comisión ejecutiva.

Su salida del consejo de Aena se produce después de cesar ambas en los cargos que ocupaban en el Ministerio de Fomento y que «justificaban su presencia en el consejo de administración» del gestor de los aeropuertos. Ambas formaban parte del equipo de Íñigo de la Serna, que el pasado 8 de junio traspasó la cartera al socialista José Luis Ábalos. En concreto, María Jesús Romero era directora general de Programación Económica y Presupuestos de Fomento, y Alicia Segovia, secretaria general Técnica del departamento.

Tras estos cambios en el consejo, las miradas se dirigen ahora fundamentalmente al actual presidente de Aena, Jaime García-Legaz, que accedió al cargo en octubre del año pasado en sustitución de José Manuel Vargas. García-Legaz fue nombrado a propuesta de Enaire, accionista mayoritario de Aena con un 51% del capital y sociedad dependiente de Fomento.

García-Legaz es un hombre muy vinculado al anterior Gobierno del PP, en el que ocupó diversos cargos de relevancia, entre ellos la secretaría de Estado de Comercio a las órdenes de Luis de Guindos, entonces ministro de Economía.

García-Legaz aplazó la presentación del nuevo plan estratégico de Aena, inicialmente prevista para el 7 de junio, tras salir adelante la moción de censura contra Rajoy, aunque ya había adelantado sus líneas generales.

Dicho plan se articulaba en diez líneas de acción que pasaban por ampliar y adecuar la capacidad en los aeropuertos prioritarios; aprovechar los activos inmobiliarios disponibles; rediseñar los espacios comerciales, y atraer tráfico internacional, sobre todo desde Asia, a los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

También fijaba una política de dividendos que contempla el reparto del 80% del beneficio neto individual de la sociedad, excluidas las partidas extraordinarias, de los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

El plan queda ahora a la expectativa de los cambios que se puedan producir en la cúpula de Aena bajo la batuta de Ábalos en Fomento y de Pedro Saura en la secretaría de Estado de infraestructuras.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top