La crisis de Cataluña pasa factura a la reputación de España, aunque menos de lo esperado

Economia, EXPANSION

FOTO: DREAMSTIME

El informe de Reputation Institute de 2018 sitúa a España en su clasificación en el puesto número 14 de un total de 55 países con mayor Producto Interior Bruto (PIB), uno por detrás de la del año precedente pero por delante de Alemania, Francia y Estados Unidos.

La situación en Cataluña ha tenido un impacto en la reputación de España pero menos significativo de lo que se preveía, según un estudio publicado hoy en Copenhague que apela a la necesidad «urgente» de elaborar un «relato constructivo» sobre el país.

La clasificación de este instituto con sede en la capital de Dinamarca (país que merece el puesto 9 en una lista que encabezan Suecia, Finlandia y Suiza) tiene en cuenta un total de 17 variables y España sufre en conjunto una «pérdida mínima», según los autores del informe.

La reputación de España cayó en 2017 1,5 puntos con relación a los datos de 2016, «una pérdida mínima, aunque sea estadísticamente significativa», valora el instituto danés. En la clasificación se valoran tres dimensiones: la calidad institucional, el nivel de desarrollo y la calidad de vida de los países analizados.

Los resultados se basan en un trabajo de campo realizado entre marzo y abril pasados y con valoraciones de 58.000 ciudadanos del antiguo «G8» (Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá y Rusia).

En el caso de España el informe advierte de «la influencia que la profusión de noticias sobre el contencioso catalán ha podido tener en la opinión pública del «G8».

Además, llama la atención sobre la «urgente necesidad de elaborar un relato constructivo que revierta algunos de los tópicos dominantes en la imagen que parte de la prensa internacional está transmitiendo de España».

El estudio indica que «la variable reputacional que más ha caído entre los ciudadanos del G8 es la percepción de España como un país con políticas sociales y económicas progresistas».

En general, el informe destaca la importancia del «soft power» (poder blando) e indica que los países con mejor reputación no son las mayores potencias económicas, ni los que poseen los ejércitos más poderosos, pero su credibilidad les permite tener gran influencia en la comunidad internacional.

Entre los diez primeros países de la clasificación de «Reputation Institute» solo figuran este año dos (Canadá, en el puesto número 7 y Japón, que merece el 8) de los pertenecientes al «G8».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top