Sindicatos y patronal pactan subir los salarios un 2% anual más un 1% variable

COTIZALIA, Economia

25/06/2018 19:07Actualizado: 25/06/2018 19:51

Ha costado más de un año de intensas reuniones, pero finalmente los sindicatos y la patronal han alcanzado un preacuerdo para renovar su cuarto Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC). Entre las medidas aprobadas por las dos partes se incluye la subida salarial que permitirá a los trabajadores recuperar poder adquisitivo. Las dos partes han aceptado subir los salarios en una parte fija “de entorno a un 2%” más una variable del 1% que estará ligada a conceptos que se tienen que determinar en cada convenio inferior, pero que se ligarán a indicadores como la productividad, los resultados, el absentismo injustificado, etc. Este ritmo de subida se mantendrá también en 2019 y 2020. Además, el acuerdo no incluye ninguna cláusula de revisión en función de la inflación, de modo que un repunte muy fuerte en los precios podría provocar pérdidas de poder adquisitivo para los trabajadores.

Los agentes sociales también han aceptado la exigencia de UGT de elevar el salario mínimo de convenio hasta los 1.000 euros mensuales; 14.000 euros anuales en 14 pagas. El objetivo es alcanzar esa cifra en todos los convenios firmados hasta 2020, pero dejan abierto el ritmo de la subida a los diferentes convenios inferiores que tienen que firmarse. Conviene recordar que el acuerdo a nivel nacional no marca por sí mismo la subida salarial, sino que marca un camino para los convenios que sirven, que son los de rango inferior: sectoriales o de empresa.

Las dos partes han alcanzado acuerdos importantes para modernizar el mercado laboral al margen de la subida salarial. Este es solo un preacuerdo, ya que tendrá que ser ratificado por sindicatos y patronales en sus órganos de gobierno, pero todo apunta a que finalmente se cerrará con éxito. CEOE y Cepyme se comprometen a apoyar la reforma del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores para controlar el uso de la externalización de servicios. Muchas empresas han utilizado la subcontratación para abaratar el empleo, y los mejores ejemplos están en las camareras de piso o en los reponedores de los supermercados. Ahora, CCOO y UGT han convencido a la patronal para que las subcontrataciones se limiten a “procesos de especialización productiva”. “La regularización de estos procesos de descentralización no deben incentivar una competencia desleal entre empresas ni un deterioro de las condiciones de empleo”, han firmado las cuatro organizaciones.

[El Gobierno comunica a sindicatos y patronal que no derogará toda la reforma laboral]

Otro de los acuerdos importantes que han alcanzado se refiere a la capacidad de las empresas para ajustar sus costes salariales a través de los salarios y no con despidos durante las épocas de crisis. Hasta ahora, las empresas no podían recortar los salarios de sus trabajadores cuando atravesaban problemas económicos y estaban obligados a recortar sus plantillas. Ahora, sindicatos y patronal han acordado “favorecer alternativas al despido en la empresa mediante la adaptación de la jornada”.

La subcontratación de servicios no debe incentivar una competencia desleal entre empresas ni un deterioro de las condiciones de trabajo

Las dos partes han acordado desarrollar una nueva medida que permita a las “empresas con dificultades económicas” reducir la jornada laboral de sus trabajadores y así, también ahorrarse una parte de su sueldo. “Se trata de evitar despidos, contribuir a la viabilidad de empresas en situación de dificultad, ajustar costes laborales manteniendo y el empleo y fomentando la formación para el empleo”.

Donde no ha tenido tanto éxito la patronal es en la cuestión del absentismo. Esta es una de las mayores preocupaciones de las empresas, ya que se ha vuelto a disparar tras la crisis. CEOE y Cepyme querían un acuerdo para limitar el absentismo, pero lo único que han logrado es la creación de un observatorio que en seis meses tiene que tener listo su primer informe para “realizar pruebas piloto que puedan mejorar todas las situaciones de absentismo no deseado”.

Un avance hacia la igualdad

Uno de los principales motivos de preocupación durante las reuniones de los agentes sociales ha sido el tema de la igualdad. Sindicatos y patronal han acordado pedir al Gobierno que equipare los permisos de paternidad y maternidad y las reducciones de jornada para que “hombres y mujeres se acojan al ejercicio del derecho d eforma equitativa, igualitaria e intransferible”.

Entre los puntos importantes para avanzar hacia la igualdad, han acordado realizar un estudio de los pluses y complementos salariales, que en muchos casos son los causantes de la brecha salarial. Por ejemplo, en el caso de los extras por antigüedad, benefician habitualmente a los hombres, que tienen carreras más largas en las empresas. Sindicatos y patronal se han comprometido a estudiar e informar a las comisiones negociadoras de los convenios colectivos sobre el impacto de género de estos complementos.

Los sindicatos han conseguido una victoria importante para frenar la ultraactividad de los convenios colectivos que introdujo el Partido Popular en su reforma laboral. Con esta medida, los convenios pasaron a mantener su vigencia si no son renovados aunque estén caducados. Ahora, CCOO y UGT han logrado que la patronal se comprometa a renovar y actualizar los convenios en tiempo y forma y “primándose la buena fe negocial”. Cuando alguna de las dos partes considere que la negociación está agotada, podrá “instar la mediación obligatoria o el arbitraje voluntario” para desbloquear la parálisis del nuevo convenio. De este modo, se garantiza que las empresas y los trabajadores no puedan bloquear la renovación de los convenios.

[Los funcionarios piden a Sánchez la jornada de 35 horas semanales que les prometió]

Sindicatos y patronal también han acordado solicitar al Gobierno la recuperación del contrato de relevo “como elemento esencial para el traslado de conocimiento y rejuvenecimiento de las plantillas”. También han pactado que los convenios colectivos permitan extinguir un contrato de un trabajador cuando haya alcanzado su edad ordinaria de jubilación y siempre que tenga garantizado el 100% de la misma. Desde la reforma de 2013 que fomentaba la prolongación de la vida laboral más allá de la edad de jubilación, muchas empresas es encontraron con el problema de que sus trabajadores más veteranos no se jubilaban. Con esta medida pretenden contrarrestar el incremento de la vida laboral “con el fin de facilitar el relevo generacional”.

Leave a comment

Back to Top