El Gobierno suaviza la reducción del déficit: 2,8 % este año y 1,8 % en 2019

COTIZALIA, Economia

12/07/2018 19:34Actualizado: 12/07/2018 20:04

Los planes que barajaba el gobierno de Mariano Rajoy para reducir el déficit “no son realistas”. Y por ello, departamento que lidera Nadia Calviño ha decidido pisar el freno, para evitar recortes. En lugar de tratar de situar el desvío el año que viene en un 1,3 %, desde el 2,6 -2,7 % con el que se calcula que se cerrará este ejercicio-, Calviño ha anunciado que tratarán de dejarlo en un 1,8 %. Cinco décimas más de lo previsto. “La revisión era necesaria por la herencia que nos hemos encontrado, no tiene que ver con el color del Gobierno”, ha asegurado.

Después de que el Ministerio de Economía y el de Hacienda hayan repasado a fondo las cuentas, con la ayuda de la Airef, han llegado a la conclusión de que también es necesario actualizar el objetivo de reducción del déficit para este año, del 2,2 % inicialmente planteado al 2,7 %. De otro modo, habría sido necesario apretar de nuevo el cinturón y “esto podría en riesgo el crecimiento y la creación de empleo“, según la ministra. Economía calcula que España podría reducir el próximo año su crecimiento entre un 0,4 y 0,5 si aplica estos ajustes.

Así se lo ha comunicado a la Comisión Europea, aprovechando su viaje hoy a Bruselas para participar en el Eurogrupo. Calviño ha vuelto a la institución donde ha hecho carrera para reunirse con el responsable de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, y plantearle los cambios diseñados por el gobierno de Pedro Sánchez. Éste, según la ministra, se ha mostrado “muy constructivo”, aunque no ha querido especificar si ha dado su visto bueno a la actualización.

Calviño alega, y no se equivoca, que una vez que España logre bajar su déficit del 3 % del PIB este año, abandonará el conocido como “brazo correctivo” de la disciplina fiscal europea y pasará a una segunda fase, el “brazo preventivo”, en el que puede disfrutar de una mayor flexibilidad. Por ello, considera que aunque Bruselas exige a España un ajuste estructural -sin tener en cuenta el ciclo económico- equivalente al 0,65 en 2019, cree que aceptará el esfuerzo que el Gobierno considera realista: un 0,4, es decir, unos 4.500 millones de euros a precios actuales.

La ministra rechaza que estos cambios supongan una “relajación”, porque de todos modos supondrá reducir el déficit en casi un punto para el próximo año. “Es un escenario de plena consolidación fiscal. El gobierno está plenamente comprometido con la estabilidad presupuestaria”, ha dicho.

Leave a comment

Back to Top