S&P mantiene la nota de deuda de Rusia en BBB con pronóstico “estable”

EXPANSION, Mercados

La agencia estadounidense mantiene la nota de la deuda soberana en un escalón por encima del llamado “bono basura”, del que sacó a Rusia hace sólo seis meses.

La agencia de calificación Standard & Poor’s Global Ratings (S&P) mantiene la nota de deuda de Rusia en BBB con pronóstico estable, según un comunicado emitido hoy por la entidad.

La agencia estadounidense mantiene la nota de la deuda soberana en un escalón por encima del llamado “bono basura”, del que sacó a Rusia hace sólo seis meses, en lo que supuso la primera subida de la calificación rusa en más de una década.

El pronóstico “estable” refleja el equilibrio entre los riesgos derivados de la situación geopolítica y la buena salud actual de la finanzas de Rusia.

S&P contempla mejorar la nota de este país a lo largo de los próximos dos años si se consolida la recuperación económica y el ritmo del crecimiento del PIB por habitante alcanza al de otros países con un nivel de desarrollo similar, señala el informe.

Una consolidación presupuestaria más rápida de lo previsto o la adopción de medidas que reduzcan la presión sobre el presupuesto derivada del envejecimiento de la población también pueden motivar una subida de la nota.

Por contra, si las sanciones de Occidente contra Moscú se endurecen de forma considerable o empeoran sustancialmente los indicadores presupuestarios,la agencia estudiará devolver la calificación al “bono basura”.

S&P explica que Rusia se ha ganado mantener la nota por encima del “bono basura” por su política macroeconómica conservadora y el bajo nivel de deuda pública.

Sin embargo, las debilidades estructurales de la economía rusa, que depende en gran medida de los ingresos por las exportaciones de petróleo y gas, impiden elevar la calificación.

El informe advierte de que aunque el sector petrogasístico representa sólo el 8% del PIB nacional, abarca el 45% de todas las exportaciones.

S&P confirma la recuperación económica de Rusia y prevé que la economía de este país crezca un 1,6% este año, y una media del 1,8% anual durante los tres años siguientes.

Al mismo tiempo, alerta de que “la mala situación demográfica y la baja productividad condicionan el potencial de crecimiento a largo plazo de Rusia”.

Entre las causas de la baja productividad destacan el papel dominante del Estado en la economía, la excesivas regulaciones que frenan la actividad empresarial, la escasa competencia y la falta de innovaciones.

Los analistas de la agencia calculan que el PIB per cápita alcanzará este año los 10.900 dólares, la inflación se situará en un 3%, y el superávit presupuestario, en un 0,2%.

Rusia creció un 1,5% en 2017, seis puntos básicos por debajo de lo que había pronosticado el Ministerio de Economía.

Leave a comment

Back to Top