La familia Ferrer y Henkell controlarán al 50% el capital del grupo Freixenet

Empresas, EXPANSION

Los nuevos consejeros delegados de Freixenet, Pedro Ferrer y Andreas Brokemper.

El patriarca de Freixenet, José Ferrer Sala, y José Luis Bonet elevan al 50% su participación en el grupo, que a partir de ahora estará gestionado de forma paritaria por la familia fundadora y por el grupo alemán Henkell.

Novedades en la operación de compra de Freixenet por parte de Henkell. Tras recibir la luz verde de las autoridades de la Competencia de la Comisión Europea, el grupo alemán ha procedido hoy a comprar el 50,67% de las acciones del líder del cava que estaban en manos de los cuatro hermanos Hevia Ferrer y de los hermanos Pedro, Pilar y Eudaldo Bonet.

Sin embargo, de forma paralela, el presidente de honor de Freixenet, el nonagenario José Ferrer, ha optado por suscribir una ampliación de capital y elevar su participación en el grupo, de forma que Henkell reducirá su presencia en el accionariado al 50%. Así, Ferrer y su sobrino, José Luis Bonet, que tampoco ha vendido sus acciones, poseerán ahora el 50% del capital.

En consecuencia, la nueva Freixenet tendrá a partir de ahora un mapa de poder totalmente paritario. Así, habrá una copresidencia y también convivirán dos consejeros delegados, uno en representación de cada bloque accionarial.

Hoy, también se ha aprobado la constitución de un nuevo consejo de administración integrado por cinco miembros (antes tenía doce) al que se ha dado entrada como independiente al empresario Demetrio Carceller, presidente de la cervecera Damm y vicepresidente de Sacyr. Los vínculos de Carceller con Henkell son estrechos, ya que el grupo vinícola alemán pertenece al grupo de alimentación Dr. Oetker, que es el segundo principal accionista de Damm, con el 25% del capital.

José Luis Bonet se mantiene en la presidencia de Freixenet, cargo que compartirá con Albert Christmann, socio director general de Dr. Oetker. También sigue como consejero delegado Pedro Ferrer Noguer, hijo de José Ferrer. Compartirá el cargo con Andreas Brokemper, que es el consejero delegado de Henkell.

«La cooperación hispano-germana crea el líder mundial del sector de los vinos espumosos, permitiendo a Henkell y a Freixenet desarrollar nuevos mercados y canales de distribución y lograr un crecimiento sostenible», han afirmado ambas empresas en un comunicado.

El despacho de abogados Toda & Nel·lo ha asesorado a las familias Hevia y Bonet, mientras que el bufete Marimon ha asesorado a la parte compradora.

Según el presidente de honor de Freixenet, José Ferrer, «la cooperación con Henkell no sólo dará continuidad a Freixenet, una empresa reconocida por su tradición, sino que reforzará su liderazgo internacional en el mundo del cava». Por su parte, Albert Christmann ha afirmado que «Henkell y Freixenet comparten un profundo respeto por la tradición, calidad y continuidad. La asociación estratégica ayudará a desarrollar nuevas oportunidades de negocio, fortaleciendo nuestra posición en el creciente mercado mundial del vino espumoso.»

Finalmente, Enrique Hevia, el artífice de la operación de venta, ha considerado que Henkell es «el socio perfecto» para Freixenet y deseó al grupo «lo mejor para el futuro». «Nuestras familias quieren agradecer a todos los empleados por su gran trabajo y lealtad a lo largo de los años», apuntó.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top