El dueño de Lee saca sus vaqueros a bolsa

Empresas, EXPANSION

Pantalones de la marca Lee DreamstimeEXPANSIÓN

La multinacional VF, dueña de marcas como the north face, vans o dickies, anuncia un ‘spin off’ para su división vaquera. La nueva compañía tendrá unos ingresos de 2.500 millones de dólares.

VF Corp, una de las mayores empresas de moda del mundo, se separará en dos compañías cotizadas independientes. Una de ellas mantendrá la denominación de VF y la mayoría de las marcas que conforman el portfolio actual de la empresa: Vans, The North Face, Dickies, Timberland, Reef, Eastpack o Jansport, entre otras. La nueva compañía estará formada por las enseñas vaqueras de VF -principalmente Lee y Wrangler-, así como por su negocio de outlets.

La firma estadounidense aseguró ayer que el spin off que plantea dará a la compañía “una mayor flexibilidad en su estrategia de fusiones y adquisiciones”, así como “para explorar nuevas vías de crecimiento”. VF quiere centrarse en sus marcas más rentables y de más rápido crecimiento, principalmente Vans y The North Face, frente a un negocio -el de la ropa vaquera- que a principios de siglo aportaba más de la mitad del beneficio de la compañía, pero ha ido perdiendo peso en los últimos tiempos.

Cambios

VF comenzó a realizar cambios en su portfolio de marcas el pasado ejercicio. La compañía adquirió Williamson-Dickie (Dickies), Icebreaker y Altra, reforzando su posicionamiento en el segmento de ropa casual para un público joven, mientras que decidió la venta de Nautica, con otro perfil de usuario de más edad, y Majestic, especializada en la comercialización de productos con licencias deportivas.

Ahora, dentro de su plan estratégico 2021, en el que la compañía prevé tener un crecimiento acelerado y generar más valor para sus accionistas, VF ha decidido partir su negocio en dos compañías. La multinacional cree que la decisión “dará a ambas empresas la posibilidad de centrarse en estrategias diferentes y les ayudará a reducir su complejidad operacional y en materia de management”.

La nueva VF, una compañía con unos ingresos anuales superiores a los 11.000 millones de dólares y un ebitda de 1.500 millones, se centrará en acelerar su estrategia de fusiones y adquisiciones en busca de marcas de rápido crecimiento. VF inició esta estrategia en el año 2000, con la compra de The North Face por apenas 25,4 millones de dólares, mientras que en 2004 pagó casi 400 millones de dólares por Vans y en 2011 se hizo con la enseña Timberland por cerca de 2.000 millones de dólares.

La compañía establecerá su sede en Denver, donde ya están asentadas algunas de sus principales enseñas como The North Face, Jansport o Smartwool.

La nueva compañía

La nueva compañía, que aún no tiene nombre, contará con unos ingresos de 2.500 millones de dólares -1.500 millones Wrangler y 1.000 millones Lee- y un ebitda de 450 millones. Su foco estratégico se centrará en mejorar su cadena de suministro y aumentar su diversificación geográfica, con la vista puesta principalmente en Asia y, más concretamente, en China. “Nuestro negocio vaquero es exitoso, sostenible y cuenta con marcas icónicas”, señaló ayer Steve Rendle, presidente y consejero delegado de VF. Esta nueva compañía estará dirigida por Scott Baxter, que estuvo al frente de la división de ropa vaquera de la firma entre 2011 y 2015. Su sede se mantendrá en Greensboro (Carolina del Norte), donde actualmente está el cuartel general de VF, que espera cerrar el spin off en la primera mitad de 2019. La multinacional ha contratado a Barclays como asesor financiero en la operación. Las acciones de VF caían ayer a media sesión un 3,86 %, hasta los 92,57 dólares, tras conocerse la operación. La empresa capitaliza 36.830 millones de dólares.

Leave a comment

Back to Top