La comisión de auditoría gana protagonismo en las corporaciones

Empresas, EXPANSION

Fernando Lacadena, presidente de la comisión de auditoría de NH Hotel Group; Isabel Torremocha, presidenta de la comisión de auditoría de Repsol; Borja Fernández Espejel, presidente de la comisión de auditoría de Grupo MásMóvil, y Borja Guinea, socio responsable de auditoría de KPMG en España. Mauricio Skrycky

Las directrices europeas y su reflejo en las normas nacionales evidencian la relevancia de estos órganos de control que velan por garantizar mayor transparencia en las compañías, y de supervisar la eficacia de los sistemas internos de control y gestión de riesgos.

Las comisiones de auditoría han ido ganando peso en las organizaciones, transformándose en una pieza clave para el control de la información financiera y no financiera de las empresas. En un mercado cada vez más exigente en cuestiones de transparencia y buen gobierno corporativo este órgano supone un filtro adicional para fortalecer el sistema y afianzar la confianza en el mercado por parte de distintos grupos de interés y de la comunidad inversora.

Para Fernando Lacadena, presidente de la comisión de auditoría de NH Hotel Group, estos órganos están adquiriendo una «gran relevancia», no sólo por el marco regulatorio, sino por el destacado papel que juegan dentro de las propias compañías. «Si alguna comisión tiene relevancia en los órganos de gobierno de las compañías es la de auditoría. Ha ganado prestigio y responsabilidad y va a más», apunta.

En este sentido, la presidenta de la comisión de auditoría de Repsol, Isabel Torremocha, recuerda que, tanto desde la Unión Europea como desde la CNMV, se han desarrollado un serie de normativas y recomendaciones que avanzan en la definición de estos órganos. «Es la comisión que concentra más responsabilidades entre las que destaca el control de riesgos o la auditoría interna», recuerda Torremocha.

Contar con una comisión de auditoría es obligatorio desde 2002 en las empresas cotizadas. Además, desde la aprobación en julio de 2015 de la Ley de auditoría de cuentas, la obligación se extiende también a otras empresas de interés público.

Nuevas normativas

Borja Guinea, socio responsable de auditoría de KPMG en España, señala que las comisiones de auditoría en España avanzan en línea al modelo anglosajón. «La forma de trabajar de una comisión de auditoría ha avanzado mucho en los últimos años pero hay recorrido. El supervisor está proponiendo mejoras en el funcionamiento y, en línea con la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, en sus siglas en inglés), se pone foco en estos órganos».

En concreto, la CNMV, en el marco de las atribuciones que le otorga la nueva Ley, elaboró el pasado año una guía técnica que incluye una serie de recomendación para el buen funcionamiento de estos órganos.

Borja Fernández Espejel, presidente de la comisión de auditoría de Grupo MásMóvil, asegura que esta guía ha permitido a las comisiones «ponerse al día». «Es un documento muy útil, ya que incluye todas las cuestiones claves de la Ley de auditoría de cuentas en un único documento», añade.

Fernández señala que la guía especifica, por ejemplo, que la comisión de auditoría cuenta con la potestad de solicitar asesoramiento de terceros expertos en aquellas cuestiones que sean complejas o que requieran un conocimiento específico.

Guía técnica de la CNMV

«La guía técnica elaborada por la CNMV anima a las comisiones de auditoría a ser más proactivas y pone en valor este órgano. Cada vez más se consulta al auditor con anticipación a la toma de decisiones, lo que ha implicado un mayor nivel de interlocución», explica Lacadena.

Torremocha, por su parte, destaca el énfasis que pone la guía de recomendaciones de la CNMV en la interacción con el equipo ejecutivo. «Se fomenta la comunicación y que desde la comisión se conozca a los responsables de los distintos negocios, así cómo a sus equipos, para saber como funcionan las diferentes áreas», asevera.

Dentro de su tarea de controlar los procesos de elaboración y presentación de la información financiera, todos los ponentes coincidieron en señalar la importancia de ser claros y consistentes con las medidas alternativas de rendimiento, parámetros clave que afectan a la valoración de la compañía y sirven para compararse con la industria y los competidores.

«Dada la importancia de estos indicadores es sorprendente que ningún externo los someta a un proceso de verificación. Es curioso que, pese a que en muchos casos las decisiones de los grupos de interés y de los inversores se toman sobre la marcha con motivo de ciertas presentaciones, ningún tercero verifique esta información, mientras que sí se requiere una revisión en el caso de las cuentas de un ejercicio ya cerrado», apunta Guinea.

Además, más allá de la información financiera, el Congreso ha remitido al Senado el proyecto de Ley de información no financiera, que obliga a las grandes empresas a rendir cuentas de determinados aspectos medioambientales, laborales y tributarios, como los beneficios obtenidos país por país, los impuestos sobre beneficios pagados y las subvenciones públicas recibidas. «Se va a plasmar en una Ley española la necesidad de incluir mucha más información no financiera en un informe de gestión y, además, ésta deberá ser verificada por un tercero independiente», advierte Guinea.

Para Borja Fernández, todas las medidas dirigidas a incrementar la información y la transparencia son positivas ya que van en beneficio tanto de los inversores como de la propia organización.

En este sentido, Torremocha recuerda que los inversores valoran cada vez más en su toma de decisiones la información medio ambiental, social y de gobierno corporativo.

Información no financiera

Lacadena coincide en que las empresas ya «no son solo maquinarias de hacer dinero». «Son responsables de configurar una sociedad mejor. Uno de los deberes de las comisiones es generar mayor sensibilidad hacia la responsabilidad social corporativa», apostilla. Pese a todo, advierte de que, aunque contar con mayor información es un elemento positivo que redunda en una mayor transparencia, un exceso de documentación puede ser «abrumador». «Todos comulgamos con la transparencia pero el efecto práctico de añadir más información a veces es cuestionable», ataja.

Con todo, los ponentes acentuaron la importancia de contar en el seno de las comisiones de auditoría con perfiles profesionales diversos y complementarios que faciliten una actitud crítica y aporten, por lo tanto, un valor añadido a las organizaciones y al mercado.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top