El fondo Black Toro Capital lanza la venta de Papeles El Carmen

Empresas, EXPANSION

Ramón Betolaza, consejero delegado de Black Toro Capital MAYTE MADARIAGAEXPANSION

Ya ha entablado contactos con posibles interesados en relevarle en el accionariado

Tres años después de invertir en Papeles El Carmen, Black Toro Capital prepara la salida del grupo navarro. El fondo de private equity experto en buscar oportunidades entre pymes en crisis considera que es hora de vender y está dando los primeros pasos para traspasar la participación mayoritaria que tiene en el accionariado de la empresa, aseguran fuentes del mercado.

La gestora que dirige Ramón Betolaza ha contratado a Beka Finance como asesor de la operación, señalan las mismas fuentes, y ya ha entablado contactos iniciales con posibles interesados en el fabricante de soluciones de envasado flexible para la industria y el sector alimentario, encontrando respuesta por parte tanto de inversores financieros como de industriales.

La entidad de capital riesgo confía en recibir ofertas indicativas por la compañía antes de que acabe noviembre, añaden, y no descarta que la transacción pueda materializarse incluso dentro de 2018, si bien esto dependerá de la rapidez con la que avancen en el proceso los potenciales candidatos a tomar el relevo del fondo en el capital.

Grandes clientes

En todo caso, si se sigue el guion previsto, pronto se disolverá una relación que empezó en septiembre de 2015, cuando Black Toro Capital decidió apostar por Papeles El Carmen como accionista de referencia con intención de contribuir a afianzar un negocio que tenía perspectivas de viabilidad pero que atravesaba dificultades. El grupo navarro protagonizó, así, la cuarta operación de adquisición en España de la gestora, por detrás de las de Antibióticos de León, Carbures e Irestal.

Fundada en 1942 por Basilio Arguiñano, Papeles El Carmen tiene hoy alrededor de 200 empleados y una base de unos 10.000 clientes, entre los que destacan grandes distribuidores como Ahorramas, Alcampo, Grupo Eroski o Makro. A cierre de 2017 (último dato disponible), la facturación de la empresa rondó los 35 millones de euros, según la información depositada en el registro mercantil. El resultado del ejercicio superó, asimismo, los 1,7 millones.

El fabricante de envases y bolsas tiene opciones de alzarse como la primera desinversión de Black Toro Capital, que pese a contar con una cartera con una decena de participadas todavía no ha realizado ninguna venta. A principios de año, la gestora abrió la puerta a una salida parcial de Carbures, transacción que no concretó. El pasado octubre pasó a convertirse en principal accionista de Airtificial Intelligence Structures, la cotizada resultante de la fusión de Carbures con Inypsa, con una posición del 23%. Por otra parte, la entidad de private equity se encuentra desde hace meses en proceso de captación de recursos para levantar un nuevo fondo por importe de 350 millones.

Leave a comment

Back to Top