Lladró reduce pérdidas en el primer año con el fondo PHI

Empresas, EXPANSION

ANA RODRIGUEZ, CONSEJERA DELEGADA DE LLADRÓ LLADROEXPANSION

La firma de porcelanas Lladró terminó el año pasado con menos pérdidas que el anterior, después de que fuera adquirida, en enero de 2017, por el fondo PHI a la familia de los tres hermanos fundadores.

La mejora en la evolución no evitó, sin embargo, que se presentara un nuevo expediente de regulación temporal para la parte productiva de la plantilla.

Las cuentas depositadas en el Registro revelan un resultado neto negativo de 10,8 millones de euros, frente a los 69,4 millones del año anterior. Cabe señalar que se trata de cuentas individuales, aunque la memoria explica que también deberán realizar consolidadas, tras el cambio de propiedad.

Las ventas aumentaron, desde 29,5 a 31,4 millones de euros, y el incremento se registra en las exportaciones. La empresa revela que las ventas nacionales disminuyeron ligeramente el año pasado: de 7,3 a siete millones de euros, mientras que las internacionales pasaron de 21,25 millones a 29,69 millones de euros, es decir, un aumento de casi el cuarenta por ciento.

En el detalle de la cuenta de resultados se observa que el resultado de explotación sí que entró en positivo: las pérdidas de 12,15 millones pasaron a un beneficio de 1,10 millones de euros. Se desprende que podría venir de una mejora en la situación del stock, ya que la diferencia relevante se encuentra en el epígrafe Deterioro de mercaderías, materias primas y otros, que pasa de 4,8 millones negativos a 728.000 euros positivos.

Aun así, la compañía decidió reducir su producción y se encuentra actualmente aplicando una regulación que reduce un 35% la jornada laboral durante dieciocho meses. Argumenta que es «una medida temporal, acompañada de un proceso de inversión para diversificar y abrir nuevos canales».

La memoria de Lladró muestra también un aumento de la deuda de la compañía con las entidades bancarias. El endeudamiento con bancos a corto plazo alcanzó 3,93 millones de euros -el año anterior rondaba los 120.000-.

Sube el alquiler

Uno de los costes que ha aumentado para esta sociedad con el cambio de dueño es el de los arrendamientos operativos: los alquileres que paga por las instalaciones de la fábrica y por algunas de las tiendas propias.

Las instalaciones pertenecen a una sociedad de la familia fundadora, y se ha firmado un nuevo contrato a cinco años de plazo, según se explica en la memoria. No refleja los términos concretos del contrato, pero sí que aumenta el gasto 24 por ciento, hasta 2,3 millones de euros. Presenta un cuadro con los pagos futuros por arrendamientos operativos: la previsión entre uno y cinco años, en 2016 era de 3,5 millones y al cierre de 2017 se situaba en 6,5 millones de euros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top