Santander abandona la puja por las pymes de RBS por el Brexit

Empresas, EXPANSION

Cártel de una sucursal de Santander en Londres. Efe

El banco español era uno de los favoritos a llevarse parte del negocio de la entidad británica.

Santander UK ha dejado por sorpresa el proceso para arrebatar una porción de las pymes británicas que son ahora clientes de RBS, alegando que la «descoordinación regulatoria y la incertidumbre económica y política» en Reino Unido aconseja una estrategia de crecimiento más calmada.

Fuentes del sector mostraron su sorpresa por la decisión de Santander y la negativa visión del Brexit que parece implicar. «Parece que Santander no quiere comprometer en Reino Unido el capital necesario para crecer fuerte en los próximos años», indican.

Una comisión independiente está recibiendo este mes las últimas ofertas de los interesados por hacerse con unas ayudas valoradas en 425 millones de libras, que serán entregadas por RBS a sus competidores para financiar el diseño de productos atractivos con los que atraer a sus clientes empresariales. Se trata de un mecanismo diseñado por RBS para cumplir con las condiciones impuestas por la Comisión Europea al rescate de RBS en 2009, que le exigió desprenderse de un 3% del mercado británico de pymes. Ante la dificultad de separar y vender estos clientes y sus activos, RBS y el Gobierno británico optaron por este sistema de subsidios.

Las ayudas están divididas en 15 bloques (de 120 millones a 5 millones de libras de tamaño). La intención de Santander era pujar por los subsidios más elevados, entre 100 y 120 millones de libras, cuyo reparto será anunciado en febrero.

Sin embargo, la filial británica del banco español ha abandonado el proceso. «Tras un detallado análisis, hemos decidido no presentar una solicitud», afirman fuentes de la entidad. El motivo del cambio de criterio es «el ritmo y descoordinación regulatoria en Reino Unido y la actual incertidumbre económica y política», en referencia a las dudas sobre el impacto del proceso de salida de la Unión Europea (el Brexit) tendrá en el mercado. Santander UK, que esta semana también anunció el cierre de 140 sucursales, un 20% de su red, afirma que al no participar en el proceso puede retener «flexibilidad y seguir potenciando una estrategia independiente». Las pymes es un negocio intensivo en capital, ya que el regulador exige a los bancos que reserven más dinero por si hay un alto número de insolvencias.

Santander UK ya tiene alrededor de un 10% del mercado británico de pymes, y su inclusión en el proceso de RBS fue polémico, ya que algunos rivales más pequeños consideraron que el banco español tiene medios suficientes para competir, sin necesidad de los subsidios.

La retirada deja el camino algo más libre a Sabadell, que a través de su filial TSB también participa en el proceso. Otros candidatos son Clydesdale (del grupo CYBG), Co-op Bank, Metro Bank y Handeslbanken, junto al nuevo operador digital Starling.

Santander UK sí se mantiene en el esquema de incentivos por el que las entidades recibirán una comisión por cada pymes que roben a RBS. Por cada cliente que arrebaten a RBS, los bancos seleccionados por el Banking Competition Remedies recibirán un incentivo. En caso de una empresa de tamaño medio, con más de 7,5 millones de libras de facturación anual, el banco que la atraiga recibirá 50.000 libras. Para una pequeña compañía, con ingresos entre 15.000 y 100.000 libras, el premio para su nuevo proveedor bancario será de mil libras. Además de los 275 millones de libras en total que recibirán con esos premios los rivales de RBS, este grupo deberá dedicar otros 75 millones a cubrir los costes del traspaso de las cuentas.

El objetivo final del proceso es rebajar del 22% al 19% la cuota de RBS en el mercado de banca empresarial en Reino Unido. Lloyds y Barclays tienen alrededor del 20%, HSBC el 16%, y Santander UK el 10%. TSB acaba de entrar a este segmento y cuenta con una porción del 2%

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top