Santander: la mejora del mercado despierta la esperanza de que recompre sus CoCos

Empresas, EXPANSION

Edificio de Santander. Bloomberg NewsEXPANSIÓN

El banco está dispuesto a sacrificar algo de rentabilidad. La subida de los precios acerca las emisiones a su valor nominal.

Los ojos del mercado están puestos en Santander o, más bien, en las dos emisiones de CoCos que pueden convertir el banco español en el primero de Europa que no amortiza estos bonos cuando llegan a su primera fecha de caducidad y decide dejarlos cotizando.

La elección parecía clara a finales del año pasado, cuando las incertidumbres sobre la rentabilidad de la banca, el alejamiento del momento en que los tipos de interés entrarán en una fase de normalización y las dudas sobre la macroeconomía mundial castigaron con fuerza al sector bancario y a los CoCos, la deuda con más riesgo que puede emitir una entidad financiera.

Pero 2019 ha empezado con otra luz. El dinero ha vuelto a entrar con fuerza en todo lo que esté relacionado con la banca y los bonos con más riesgo no han sido una excepción, hasta el punto de que la racha de días consecutivos en que la deuda subordinada ha mejorado en enero es la más larga desde 2005, según datos de Bloomberg.

Las dos emisiones de CoCos de Santander lo han notado. El precio de los 1.500 millones de euros emitidos en 2014, que tienen su primera fecha de amortización en marzo, ha subido desde el 94,5% del nominal a principios de año al 97% actual, con lo que se va acercando al nivel al que fueron vendidos, y la evolución de los 1.500 millones de dólares que se enfrentan a la misma situación en mayo ha sido muy similar.

«Si el mercado empuja un poco más, Santander podrá lanzar una nueva emisión de CoCos a un precio atractivo que le permita refinanciar el vencimiento y afrontar la amortización de la colocación antigua», señala un directivo de un banco de inversión.

Coste reputacional

La elección no es neutral ni meramente económica, aunque el aspecto financiero para Santander tiene mucho peso, según fuentes del mercado. Con el encarecimiento que han sufrido sus CoCos, dejar estos bonos cotizando en el mercado y no rescatarlos en la primera fecha de amortización resulta más barato que lanzar una emisión nueva para refinanciarlos. Sin embargo, esta decisión tiene un coste reputacional. «Por mucho que los CoCos se emitan a perpetuidad, los inversores que los compran dan por hecho que las emisiones van a rescatarse en la primera fecha de amortización, así que no hacerlo es un revés para ellos», añaden fuentes financieras.

Santander es consciente de esta situación y está dispuesto a ceder algo de rentabilidad para no contrariar a los inversores, «pero serán 25 o 50 puntos básicos, no más», afirman estas fuentes.

En esta defensa de la rentabilidad para el banco, Santander no está solo. El Banco Central Europeo debe dar su visto bueno a cualquier refinanciación de instrumentos de capital (y los CoCos lo son, porque computan como Tier 1 Adicional) y su forma de valorar la idoneidad es el coste: si refinanciar es mucho más caro que dejarlo estar, será difícil convencerlo, señalan fuentes financieras. Así, el futuro de las dos emisiones de CoCos de la entidad presidida por Ana Botín está en manos de cómo evolucione el mercado.

El problema es que ya no queda mucho tiempo. El primer CoCo de Santander que llega a vencimiento lo hace el próximo 12 de marzo, lo que deja poco plazo para que los precios sigan mejorando antes de tener que tomar la decisión definitiva. Además, la elección será clave también para la segunda emisión, cuyo vencimiento inicial es en mayo, ya que distintos analistas aseguran que, si Santander no amortiza su primer CoCo, el segundo sufrirá un castigo en el mercado que dispararía el coste de una nueva colocación y haría más difícil su rescate.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top