Los taxistas dejan Génova tras lanzar huevos contra la sede del PP

Empresas, EXPANSION

Agentes de la Policía Nacional proceden hoy a desalojar a los taxistas que permanecen acampados desde ayer sábado en el Paseo de la Castellana de Madrid. VICTOR LERENAEFE

Los taxistas cumplen hoy su primera semana de huelga. El corte del Paseo de la Castellana ha terminado en desalojo y después han ocupado la calle Génova donde han tirado huevos a la sede del PP.

La Policía Nacional ha desalojado esta mañana el espacio que ocupaban en el Paseo de la Castellana, entre la glorieta de Emilio Castelar y la Plaza de Colón. Algunos de los taxistas que cumplen hoy una semana de huelga indefinida han opuesto resistencia a los agentes.

Durante el desalojo se han vivido momentos de tensión con forcejeos entre manifestantes y policía, si bien no se han producido cargas por parte de las fuerzas antidisturbios, que, en todo momento, han tratado de contener a los taxistas. Aun así, según Emergencias Madrid, el dispositivo ha terminado con un balance de ocho personas (siete manifestantes y un agente de Policía) atendidas por los servicios médicos de urgencia.

El agente y un huelguista han sido trasladados con heridas leves a sendos hospitales.

Cortan Génova y tiran huevos a la sede del PP

Los varios cientos de taxistas que se han congregado este lunes ante la sede del PP, en la madrileña calle de Génova, han abandonado la zona después de lanzar huevos contra el inmueble y tras escuchar las intervenciones de varios representantes del comité de la huelga indefinida que llevan a cabo desde el lunes de la semana pasada.

Después de ser desalojados del Paseo de la Castellana, cientos de taxistas han caminado hasta la calle Génova y allí han permanecido hasta las 13:30 horas.

Fuentes de la dirección del PP han señalado que el «escrache» realizado por los taxistas frente a la sede del partido les impedía salir del edificio.

Esta concentración sí está autorizada por la Delegación de Gobierno de Madrid, hasta las 13 horas, a diferencia de la que han desarrollado en las últimas horas entre la plaza de Colón y la glorieta de Emilio Castelar.

«Esto es una historia de puertas giratorias», dicen los manifestantes, que están siendo apoyados este lunes por taxistas de otras comunidades autónomas. De hecho, con ellos se encuentra desde el jueves el líder de Élite Taxi en Barcelona, Alberto Álvarez, conocido como ‘Tito’, y responsable de la negociación en Cataluña, donde sí ha habido acuerdo.

Por la tarde, su intención es ir a la Puerta del Sol, donde también han pedido autorización, para trasladar sus quejas frente a la sede del Gobierno regional.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, había garantizado hoy a primera hora la movilidad y los derechos de los ciudadanos con motivo de la huelga y ha subrayado que este «legítimo derecho» no incluye el «colapso» de la ciudad, por lo que que van a apoyar tanto al Ayuntamiento de Madrid como a la Policía Municipal, para «garantizar» la movilidad, el tráfico y los derechos de los ciudadanos.

Desde primera hora de la mañana, varias decenas de agentes antidisturbios de la Policía comenzaron a desalojar a los taxistas, muchos de los cuales han abordado de forma voluntaria su coches para conducirlos fuera de la zona, aunque otros se han sentado en el suelo y han obligado a los agentes a retirarlos por la fuerza mientras gritaban «somos taxistas, no terroristas», informa Efe.

Entre tanto, en el lateral derecho del Paseo de la Castellana, en dirección Plaza de Castilla, frente a la plaza Margaret Thatcher, siete personas permanecen en huelga de hambre junto a dos tiendas de campaña, y la Policía les ha dejado permanecer en el lugar, aunque en un principio intentó desalojarles.

Las asociaciones de los taxistas están criticando que dos de los ocho compañeros que se encuentran realizando una huelga de hambre desde el pasado viernes han resultado heridos durante el desalojo.

El portavoz de la Federación Profesional del Taxi, José Miguel Fúnez, ha dicho que «cuando han empezado a desalojar han dado porrazos a todos«, ha lamentado Fúnez, quien ha explicado que han recibido «golpe» para que se levanten del campamento y que han tenido que recibir atención por parte del Samur. Uno de ellos tiene 61 años, han detallado desde la Federación.

Desde Emergencias Madrid han explicado a Europa Press que los efectivos del Samur Protección Civil han atendido por contusiones y crisis de ansiedad, hasta las 10 horas, a cinco taxistas manifestantes. Ninguno ha precisado hospitalización.

Cacerolada

Los taxistas trasladaron ayer su base de sus operaciones desde Ifema, donde permanecían concentrados desde que se iniciara la huelga durante la semana pasada de Fitur, hasta la Castellana, una de las principales arterias de Madrid, que cruza la ciudad de norte a sur y por la que circulan diariamente miles de vehículos.

Unos 2.000 taxistas hicieron anoche una «vigilia» en el centro de la capital a la espera de la llegada de los miles de compañeros de Valencia y Andalucía, pero también de Asturias, Burgos, Segovia, Valladolid y Portugal, que vienen a apoyar su protesta por la regulación de los VTC. «Vamos a petar Madrid«, aseguró ayer el responsable de comunicación de la Federación de Profesionales del Taxi, José Miguel Fúnez.

Los taxistas tienen prevista hoy una ruidosa marcha «con cacerolas y pitos, con todo, menos con barras» de 11.00 a 13.00 horas hasta la sede del Partido Popular, en la calle Génova; e ir a la Puerta del Sol de 17.00 a 19.00 horas.

Continuarán con las movilizaciones hasta que la Comunidad de Madrid atienda sus reivindicaciones: un tiempo mínimo para poder contratar el servicio de los VTC en lugar de una distancia como contemplaba el preacuerdo para regular el sector de VTC suscrito por el Gobierno regional y el Ayuntamiento de la capital.

«Chantajes»

Desde la Comunidad de Madrid aseguran que no cederán a «chantajes» y las «amenazas» de los taxistas para «eliminar» el sector de los VTC, ha subrayado el presidente regional, Ángel Garrido, que hizo un requerimiento a la Delegación del Gobierno en la ciudad para que actúe para evitar este «secuestro» de la capital.

Dijo que Rodríguez Uribes debía estar «de vacaciones» porque es «evidente» lo que está sucediendo en las calles de la capital. Por su parte, el delegado del Gobierno ha dicho que «el legítimo derecho a la huelga no incluye el colapso de la ciudad» y ha añadido que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, tiene que cumplir con su «obligación».

Rodríguez Uribes ha dicho hoy a la Cadena Ser que están «cumpliendo» con su «obligación para garantizar el orden público» pero el «tema de fondo» está en manos de Garrido.

Según el delegado de Gobierno, el dirigente autonómico tiene que ponerse «a trabajar» para regular a los taxis y las VTC «y si esto no se produce, pues no es suficiente». «Que se ponga a trabajar ya», ha señalado en otro cruce de acusaciones entre ambos dirigentes.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top