Renfe gana 80 millones en 2018 por el tirón del AVE

Empresas, EXPANSION

Los AVE de Renfe tiran del beneficio del grupo. Dreamstime

La compañía se vuelca en las cercanías y la media distancia con un plan de inversiones en nuevos trenes que arranca esta misma semana.

El tirón de la demanda ferroviaria en 2018 ha permitido a Renfe cerrar el ejercicio con un fuerte crecimiento del beneficio. Según el presidente de la compañía pública, Isaías Táboas, Renfe ganó unos 80 millones de euros el año pasado, lo que significa un aumento del 14% sobre los casi 70 millones de euros de 2017.

El avance se basa en la buena marcha de la larga distancia y a los trenes AVE que, junto al resto de las actividades de obligación de servicio público (cercanías y media distancia) ha contribuido a un nuevo récord de pasajeros. Renfe ha terminado el año 2018 con un crecimiento de la demanda del 4%, hasta 507 millones de viajeros, con lo que el tren consigue recuperar 20 millones de viajes en un solo año y vuelve a superar la barrera de los 500 millones de viajes al año, cifra que no se alcanzaba desde 2008.

Según el proyecto de Presupuestos de 2019, Renfe tiene previsto ganar menos este año, aunque registrará un aumento de la cifra de negocio, hasta los 4.219 millones.

El consejo de administración de la empresa dependiente del Ministerio de Fomento se reúne hoy para presentar estas cifras y el nuevo plan estratégico a cinco años con el que la compañía quiere hacer frente a la ruptura del monopolio de la larga distancia a partir de 2020. El plan contempla varias medidas, entre las que sobresale la compra de material rodante para modernizar la actual flota y poner al día las cercanías y la media distancia.

Como primera medida, el órgano de administración de la empresa pública va a licitar la compra de 37 trenes para renovar la flota de ancho métrico (antigua Feve) con un presupuesto de 287 millones de euros. Según la compañía, las licitaciones de material rodante hasta junio se emplearán en renovar el 50% del parque de trenes de cercanías y media distancia.

El capítulo de inversiones del monopolio ferroviario en 2019 asciende a casi 900 millones, que se emplearán, en su mayoría, en la renovación de la actual flota. Renfe ya avanzó el año pasado que se destinarán 3.000 millones de euros a la compra de trenes. Los fondos saldrán del contrato programa que se tiene que firmar con el Estado para los próximos 10 años en los que hay comprometidos 10.000 millones para la prestación del servicio público.

El plan estratégico recoge varios escenarios, donde la transformación del grupo de cara a un mercado en competencia es su leitmotiv. Renfe da por descontado que va a perder ingresos en España por la entrada de competidores, por lo que quiere fortalecer su presencia en el exterior. De momento, el único proyecto fuera es el AVE a la Meca, que comenzó a operar este mismo año. Fuentes próximas al consorcio español indican que la compañía pública va a tener que mejorar las condiciones de explotación de este corredor para no perder, como mínimo, 200 millones de euros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top