De Netflix a Dazn, así ha cambiado la televisión de pago

Empresas, EXPANSION

La televisión por Internet está cambiando los patrones de consumo con ofertas más flexibles para el cliente. Netflix, Amazon Prime y Dazn ganan terreno a pasos agigantados.

«Paz y amor… ¡y el Plus para el salón!». Con este célebre eslogan se publicitaba Digital+ en 2009, un anuncio que ha quedado grabado en la memoria del espectador y que muestra cómo era el patrón de consumo de la televisión de pago hace una década. Lo que tal vez no se recuerde con tanta claridad es que el negocio de Prisa estaba en venta, pese a ser líder del sector, y que el grupo de medios buscaba fórmulas para evitar malvenderlo. En 2014 aceptó la oferta de Telefónica, operación bendecida por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tras una serie de compromisos adquiridos por la operadora para garantizar la competitividad en el sector. Y así, en 2015, nació Movistar+, un servicio total que incluía fibra, móvil y una televisión premium con series, cine y fútbol. Todo en uno.

Un modelo que se mantiene en la actualidad y que comparte con sus competidores tradicionales, Vodafone y Orange. Ninguna de las operadoras de referencia de España se ha aventurado aún a ofrecer sus servicios de TV de forma independiente, pero la irrupción de plataformas OTT (over-the-top) como Netflix o Amazon Prime está motivando estrategias más versátiles para adaptarse a las nuevas exigencias del guión. La tele de pago por Internet ofrece contenido a la carta y la posibilidad de disfrutarlo en cualquier dispositivo. Una propuesta muy atractiva que está provocando un cambio de tendencia en el sector para combinar las ofertas de fibra y móvil con plataformas OTT independientes. Es el caso de Telefónica, que ha pasado de competir con Netflix a convertirla en un aliado estratégico.

OTT

Es uno de los servicios más utilizados por los usuarios, con un rotundo éxito entre el público joven. Netflix es la OTT de referencia en España, con una cuota de mercado del 29%. Movistar+, con un 22%, y Amazon Prime, con el 19%, completan el podio. A una distancia considerable se sitúan HBO (11%), Vodafone (10%), Orange (5%) y Spotify (4%).

La televisión es la primera opción para ver contenido de pago, pero smartphones y tabletas ganan adeptos entre los Millennial. Un cambio generacional de consumo que beneficia a las compañías de streaming, cada vez más interesadas en otro de los productos estrella: las retransmisiones deportivas.

Pagar por ver deporte

Según el informe Deporte y OTT en España elaborado por Nielsen Sports, seis de cada diez españoles son titulares de alguna OTT y el 66% estaría dispuesto a pagar por ver deportes. Los clientes de las principales operadoras son los más propensos a rascarse el bolsillo para ver un partido. Así, el 86% de los usuarios de Orange compraría contenido deportivo, frente al 74% de Movistar y al 64% de Vodafone.

El fútbol, por supuesto, es el deporte por el que menos nos cuesta sacar la cartera. El 51% de los clientes suscritos a alguna OTT pagaría por la Champions League y un 47% lo haría por LaLiga Santander. La Fórmula 1, con un 39%, y MotoGP, con el 35%, también gozan de gran popularidad.

Las cuatro competiciones con mayor tirón mediático en España también son los eventos por los que el aficionado está dispuesto a pagar más. En el caso de la Champions, el 41% abonaría hasta 10 euros al mes por ver el torneo, un 9% subiría esa cifra hasta los 15 euros mensuales, y un 6% pagaría incluso más. Los porcentajes son muy similares a los que registra la Primera División del fútbol español, y ligeramente superiores a los de F1 y MotoGP (ver gráfico).

Hábitos de consumo

Los datos justifican que el deporte sea uno de los principales reclamos de las operadoras para captar clientes, pero los hábitos de consumo están cambiando y las compañías buscan nuevas fórmulas para satisfacer los gustos y necesidades de una nueva generación de usuarios. Clientes que quieren tener un buen servicio de fibra y móvil, pero también los servicios de streaming de Netflix y HBO para ver series y películas, y de BeIN Connect para el fútbol. Nuevos actores que aumentan la competencia de un sector que muy pronto contará con otro protagonista. Dazn llegará a España a partir del próximo mes de marzo y lo hará con con una amplia oferta en la que se incluye fútbol, baloncesto, y deportes de motor.

Aunque la inmensa mayoría de los ingresos por derechos televisivos provienen de las operadoras tradicionales, los procedentes de la televisión por Internet se han triplicado en solo dos años. Un crecimiento impulsado por la generación Millennial, un público ‘multidispositivo’ que demanda contenido a la carta. Están dispuestos a pagar, sí, pero tienen muy claro lo que quieren y lo que no les interesa. En este nuevo ecosistema, Dazn apunta maneras para convertirse en un jugador desequilibrante.

Dazn

Propiedad de la británica Perform Group, es el primer servicio de streaming del mundo dedicado a los deportes en vivo. Está presente en tres continentes y tiene alianzas estratégicas con torneos como LaLiga, la Serie A italiana o la Champions. Según un estudio de la consultora SportBusiness, los mercados en los que ha logrado un mayor impacto son Estados Unidos, Japón, Italia y Alemania, países, también, en los que ha invertido más dinero. Por la liga italiana paga al año unos 200 millones de euros, y por los derechos de la Champions en Alemania, 75 millones. También controla la J League japonesa, cuyo valor ha multiplicado por cuatro, a razón de 180 millones por temporada.

La plataforma opera directamente con sus clientes. Ofrece acceso ilimitado a un amplio catálogo de competiciones y lo hace a través de cualquier dispositivo conectado a Internet. En marzo debutará en España con el Mundial de MotoGP. Su oferta también incluye la Premier League inglesa y la Euroliga de baloncesto, competiciones que emitirá a partir de la temporada 19/20. Tres deportes que hasta ahora estaban en manos de Movistar+ y que pasarán factura a su número de abonados. En especial las motos, disciplina de gran tradición en España.

Por primera vez en cinco años, la categoría reina del motociclismo no se emitirá en Movistar+. La oferta de Dazn gustó más a Dorna, la gestora del Mundial, y las motos se verán a través de la OTT durante las próximas cuatro temporadas.

Dazn marcará un antes y un después en el patrón de consumo de contenidos deportivos en España. Además de abaratar los costes para el aficionado (su tarifa fija ronda los 9 euros en los países en los que opera), garantiza un contenido más accesible. El Netflix de los deportes, como se le ha bautizado, quiere captar al público joven, al que ofrece la posibilidad de ver sus competiciones favoritas cómo y dónde quieran. Incluso desde el salón de casa.

LaLigaSports, la OTT del deporte español

La patronal del fútbol también ha apostado con fuerza por el sector de las OTT con LaLigaSports. La institución presidida por Javier Tebas puso en marcha el proyecto en 2016, como una vía más de apoyo a las 64 federaciones deportivas que hay en nuestro país. Desde bádminton hasta rugby, el proyecto audiovisual de LaLiga emite múltiples competiciones, incluida la liga Asobal. Hasta la temporada pasada los derechos de la competición de balonmano estaban en poder de Movistar+, pero esta temporada vuelve a retransmitirse en abierto a través de LaLigaSports y de otros canales autonómicos y nacionales.

Tebas ha defendido siempre el papel de la patronal como jugador global en la industria del ocio y del entretenimiento y ha mostrado su predisposición a trabajar con la UEFA para mejorar la gestión de los derechos del fútbol. El pasado mes de diciembre el máximo responsable de LaLiga advertía de la irrupción de Dazn en el mercado español. Para Tebas, la OTT británica «es un terremoto como el que generaron Netflix y HBO y las ligas que no están preparadas para estos cambios pueden sufrir una bajada en la venta de los derechos». La primera división española no está incluida en la oferta de LaLigaSports, de momento. La patronal no se cierra ninguna puerta, ni descarta la opción de emitir partidos de pago a través de una plataforma que aspira a ser la OTT del deporte español.

La guerra del fútbol

· Telefónica tiene los derechos de LaLiga Santander, la Champions y la Europa League.

· Desde la adquisición de Digital+, la operadora española está obligada a compartir con sus competidoras un 50% de sus contenidos premium, incluido el fútbol.

· Vodafone, Orange y el resto de operadoras que cuentan con el deporte rey en su oferta televisiva emiten los canales de fútbol de Movistar+ en régimen de alquiler.

·Esto derivó en una guerra del fútbol entre las tres grandes del sector, que ha acabado con Vodafone en fuera de juego.

· Telefónica pedía un importe mínimo garantizado y Vodafone ofrecía un importe variable en función del número de abonados suscritos al fútbol.

· Tras no alcanzar un acuerdo con Telefónica, la británica ha dejado de emitir la Champions y El Partidazo.

· Su oferta futbolística se limita a ocho partidos de LaLiga Santander. Cuando finalice la presente temporada prescindirá por completo del fútbol.

· La factura de los derechos deportivos de Vodafone ronda los 240 millones anuales, según sus cuentas.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top