BBVA entregará al BCE el resultado de su investigación

Empresas, EXPANSION

Francisco González dejó los cargos ejecutivos en BBVA el 31 de diciembre y ahora es presidente de honor. JMCadenasEXPANSIÓN

El supervisor no recomendará ninguna medida que afecte a procedimientos o directivos hasta conocer las conclusiones de este trabajo, como publica hoy EXPANSIÓN en su edición impresa.

El BCE, a través del Mecanismo Único de Supervisión, recibirá los resultados de la investigación que BBVA ha encargado a PwC, Garrigues y Uría Menéndez sobre las relaciones entre el banco y el excomisario José Manuel Villarejo, según fuentes conocedoras, que señalan que la comunicación entre la entidad y los supervisores es fluida y permanente. Será entonces, si procede, cuando las autoridades podrían recomendar a BBVA la adopción de medidas concretas en materia de buenas prácticas de gobernanza o sobre personas determinadas.

Hace apenas unas semanas que Carlos Torres, presidente de BBVA, decidió junto con el consejo de la entidad, ampliar la investigación que había abierto en el verano pasado tras conocerse que el banco había contratado a lo largo de varios años al excomisario, hoy en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, para que le ayudara a defenderse del intento de entrada en el accionariado del banco de un grupo de inversores liderado por la constructora Sacyr, así como para tratar de demostrar el carácter mafioso de una pretendida asociación de consumidores, Ausbanc, cuyos máximos responsables se encuentran hoy en prisión preventiva también.

El problema no sería tanto la contratación, sino los hipotéticos procedimientos ilegales que el excomisario habría llevado a cabo para conseguir la información suficiente para ayudar al banco a conseguir sus objetivos. Entre estas posibles prácticas se encontraría el pinchazo de 4.000 teléfonos, según se ha publicado.

Primera revisión

Los primeros resultados de la investigación iniciada en junio de 2018, llevada a cabo por el bufete Garrigues, no dieron pruebas de que se hubieran cometido irregularidades de ese tipo. Entre otras cosas, porque el trabajo se centró en analizar la legalidad de las relaciones entre el excomisario y el banco y no se encontraron elementos que pudieran considerarse ilícitos. Fue la difusión de algunas hipotéticas conversaciones telefónicas lo que provocó que el banco decidiera ampliar el alcance de las investigaciones y contratar a PwC para que lleve a cabo un informe forensic [auditoría de detección de fraudes] sobre todo lo referente a las relaciones entre el excomisario y la entidad. Y que, además de Garrigues, fuera Uría Menéndez quien volviera a realizar una opinión jurídica sobre el asunto.

El BCE ha mantenido contactos con el banco, a través de los responsables del equipo conjunto de supervisión que mantiene relaciones permanentes con BBVA, para conocer el alcance del problema y recibir las novedades que se produzcan. Serán ellos, aunque no se descartan otros contactos a un nivel más elevado, quienes recibirán las conclusiones de la investigación. No se espera que esté concluida antes de los próximos dos meses y, en todo caso, se entiende que antes del inicio del verano sería la fecha máxima de finalización del trabajo.

Fuentes conocedoras señalan las dificultades a las que se enfrenta el numeroso equipo de trabajo. PwC ha encargado el trabajo a cerca de 50 personas y los dos bufetes de abogados también han destinado a varias personas para poder indagar qué es lo que realmente ocurrió entre 2004 y 2005 -momento en que se produjo el intento de entrada de Sacyr- y en los años posteriores, ya que la documentación sobre los trabajos puede no existir en esos momentos, resultar muy difícil de encontrar dado el tiempo pasado, o porque la mayor parte de las personas conocedoras de los hechos están fuera del banco.

Aunque tanto el BCE como el Banco de España han pedido a BBVA la mayor celeridad e intensidad posible en la investigación son conscientes de las dificultades que entraña dicho trabajo. Por eso entienden que éste se prolongará durante los próximos meses y que es probable que las conclusiones finales no acaben de satisfacer a la opinión pública, porque no puedan demostrarse algunos de los aspectos más problemáticos que están planteados.

Medidas

Todas estas circunstancias hacen pensar que los supervisores no realizarán ningún tipo de movimiento antes de que la investigación esté completamente terminada. En el supuesto de que el informe señale responsabilidades de la entidad y de personas concretas, el BCE puede exigir que se modifiquen los procedimientos que se hayan demostrado incorrectos e incluso medidas concretas sobre las personas que sigan teniendo responsabilidades en el banco. Si no estuvieran ya dentro de la organización, como pasa con Francisco González, actual presidente de honor del banco y de la fundación, y también con otros exempleados, la actuación del BCE sería muy limitada y quedaría circunscrita a posibles recomendaciones.

BBVA celebra hoy, jueves, el primer consejo de administración desde que se conoció que la Audiencia Nacional investiga si hay delito en el presunto espionaje realizado por Villarejo por encargo de BBVA. Es también el primero con Carlos Torres como presidente. El orden del día contempla la aprobación de los resultados de 2018, que se presentarán mañana.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top