Montero: “No cederé a ningún chantaje” de los independentistas para sacar los PGE

COTIZALIA, Economia

12/02/2019 12:18Actualizado: 12/02/2019 15:15

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha subido a la tribuna del Congreso para defender los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el comienzo del debate de las enmiendas a la totalidad. El Gobierno se juega su futuro esta semana, ya que un rechazo de las cuentas supondría un golpe fatal para la continuidad de Pedro Sánchez en La Moncloa. Por ese motivo, el Ejecutivo ha planteado un discurso de defensa de sus cuentas con el que también plantea un nuevo relato de cara a la campaña electoral que puede empezar en los próximos meses. Lo ha hecho con una dura crítica a PP y Ciudadanos y los independentistas a los que ha juntado en un mismo grupo por primera vez.

Montero ha defendido que estas cuentas sirven para garantizar el crecimiento, distribuir la riqueza y reducir el déficit, aunque ha reconocido que difícilmente llegarán a aprobarse nunca. “Por las declaraciones realizadas en los últimos días, todo indica que los independentistas votarán en contra de unos PGE buenos para Cataluña”, ha reconocido la ministra.

Montero se ha mostrado especialmente dura con ERC y PDeCAT como consecuencia del giro que ha dado su relación en la última semana, después de que se hiciera público el acuerdo para la figura del relator. De ahí que el discurso de la ministra haya ido encaminado a demostrar que el Gobierno “no cederá a chantajes” de los independentistas. Ni para sacar los Presupuestos ni para cualquier otra medida. “Los que se declaran independentistas tuvieron la ensoñación de que el Gobierno iba a aceptar lo inaceptable para aprobar su tramitación”, ha remarcado Montero.

[El intento de salvar los PGE muere por la presión de Waterloo]

La ministra ha centrado su discurso en mostrar la transparencia del Gobierno en sus negociaciones con las formaciones independentistas. Ha asegurado que “en ningún orden del día vamos a permitir que esté el derecho de autodeterminación; ni podemos ni queremos, porque sería muy nocivo para todo España y para Cataluña”. Tampoco sucumbirá a la exigencia de los independentistas de vulnerar la separación de poderes para inmiscuirse en el juicio del procés, que ha comenzado esta misma mañana.

En ningún orden del día vamos a permitir que esté el derecho de autodeterminación; ni podemos ni queremos

De esta forma, ha tratado de disipar la sombra de duda sobre las cesiones que habría ofrecido Sánchez a los independentistas a cambio de su voto favorable en los presupuestos. “Pretenden que debatamos de autodeterminación a sabiendas de que todas estas cuestiones no son asumibles, ni para este Gobierno, ni para el partido que lo sustenta, el PSOE”, ha recordado Montero.

La ministra también se ha mostrado crítica con la oposición liderada por el PP y Ciudadanos, a quienes acusa de haber “traspasado todas las líneas rojas” hasta “convertirse en una oposición dañina para el país”. Montero ha lamentado que la oposición y los partidos independentistas vayan a votar juntos contra la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado “sin preocuparles los destrozos que puedan provocar”. “Unos y otros votarán juntos para evitar la recuperación de los derechos de la ciudadanía”, ha repetido Montero. De esta forma, Montero sitúa al Gobierno en medio de la pinza de los dos bloques: las derechas y los independentistas, que solo buscan “sacar votos de la confrontación” y que “supeditan el bienestar común a sus propios intereses”.

PP, Ciudadanos y los independentistas votarán juntos para evitar la recuperación de los derechos de la ciudadanía

Esta estrategia de unir en un mismo bloque a los independentistas y a las derechas es una novedad en el Gobierno de Sánchez, que teme vivir ya las últimas semanas de la legislatura. De esta forma, el Gobierno ha planteado un relato con el que pueda hacer frente al calendario electoral que puede surgir si finalmente el Congreso aprueba las enmiendas a la totalidad de los PGE.

Unos presupuestos para reducir el déficit

Montero ha defendido las cuentas públicas que consiguen “redistribuir el crecimiento y reducir el déficit público”. En concreto, la ministra asegura que con el proyecto de presupuestos que ha presentado, el déficit se reducirá hasta el 1,3% del PIB, unas cuentas que ni la AIReF ni el Banco de España ni la Comisión Europea se creen. La ministra ha advertido de que si no se aprueban estos presupuestos, el déficit público será superior, y podría ascender al “2,2% o 2,4%”, ha señalado Montero. Esto es, garantiza que los PGE que ha presentado contienen un ajuste superior a 11.000 millones de euros. Y lo hacen sin desatender “los problemas cotidianos de la gente”, ha asegurado la ministra.

Los presupuestos sirven para conseguir un crecimiento “más inteligente, inclusivo y sostenible”, ha prometido la ministra, quien ha remarcado que “en apenas 8 meses hemos hecho más por la justicia social, la regeneración y la modernización económica que en los siete años previos” de Gobierno de Mariano Rajoy.

[El Gobierno niega que Sánchez vaya a convocar las generales para el 14 de abril]

En total, las cuentas que ha presentado el Ejecutivo suponen una renta indirecta en forma de prestaciones o servicios públicos equivalente a 4.174 euros por cada ciudadano, ha explicado Montero. De esta forma, el Gobierno plantea un cambio sustancial respecto a los ajustes de los últimos años. “Estos Presupuestos son un punto de inflexión necesario”, ha subrayado, “son el primer paso para recuperar el contrato social que se rompió con la crisis”.

Leave a comment

Back to Top