Trapero ve “irresponsable” que Forn dijera que los Mossos permitirían el 1-O

Economia, EXPANSION

El jefe de los Mossos d’Esquadra durante el 1-O, el mayor Josep Lluís Trapero, a su llegada este jueves al Tribunal Supremo, esta mañana.

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha desvelado este jueves que la policía catalana encajaba “muy mal” los anuncios del exconseller de Interior Joaquim Forn de que el cuerpo garantizaría que se podría votar el 1-O con normalidad, ya que había en ellas “un punto de irresponsabilidad”.

En su testifical en el juicio a la cúpula del “procés” en el Tribunal Supremo, Trapero ha destacado que desde que Forn sustituyó en Interior a Jordi Jané, a mediados de julio de 2017, el nuevo conseller les dijo que su discurso iba a ir por los “derroteros” de defender el referéndum, si bien ha precisado que siempre actuó con “respeto” en su gestión de los Mossos d’Esquadra.

No obstante, Trapero ha reconocido que cuando Forn decía que los Mossos garantizarían que los ciudadanos pudiesen votar con normalidad el 1-O, como aseguró nada más tomar posesión del cargo, esas declaraciones “encajaban muy mal” en el seno de la policía autonómica, especialmente a medida que tenían órdenes judiciales para impedir el referéndum, que ha llegado a tildar de “ilegal”.

“Pienso que había un punto de irresponsabilidad”, ha sostenido Trapero, sobre las afirmaciones de Forn.

A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, Trapero ha resaltado que Jané le dijo que había dimitido por la “deriva política” del Govern a poco más de dos meses y medio del referéndum, ya que “no quería correr riesgos”.

“Estaba incómodo. Yo le dije que estábamos incómodos los dos. Me dijo que no quería sufrir ningún tipo de riesgo”, ha apuntado.

Sobre la dimisión del entonces director de los Mossos Albert Batlle, un alto cargo socialista durante el tripartito, Trapero ha indicado que cree que dejó el cargo porque Forn mostró dudas sobre mantenerle en su puesto cuando asumió la consellería.

“Hubo una comparecencia de Forn, que hombre, no es la mejor comparecencia para un segundo, no lo ratificó”, ha recordado Trapero, que ha indicado que Batlle le llamó para decirle que dimitiría y entendió que también dimitía por argumentos parecidos a los de Jané.

Por otro lado, Trapero ha afirmado que “por supuesto” el dispositivo de la policía autonómica puesto en marcha de cara al 1 de octubre no tenía “ninguna intención de facilitar el referéndum”.

“¿El dispositivo tenía como objetivo facilitar o impedir el referéndum del 1 de octubre?”, ha preguntado directamente el abogado de la acusación popular que ejerce Vox, Javier Ortega Smith. “Por supuesto ninguna intención de facilitar el referéndum y evitarlo venía dado por las órdenes judiciales”, ha respondido Trapero, que ha declarado en calidad de testigo en el juicio.

El todavía mayor de los Mossos no está acusado en este procedimiento en el Tribunal Supremo, sino que lo está por el delito de rebelión en la Audiencia Nacional por la actuación de la policía autonómica en el denominado ‘procés’. En ese juicio, cuya fecha todavía está pendiente de señalamiento, la Fiscalía pide para él 11 años de prisión.

Ortega Smith ha hecho la mencionada pregunta a Trapero dentro de un bloque de preguntas sobre el dispositivo policial llamado Ágora, del cual el mayor ha explicado que era proporcionar “seguridad ante unos momentos en que Cataluña está en un momento de conflictividad, de movimientos sociales que apuntan en una dirección, otros que apuntan en otra”.

Según su versión, este plan se activó a principios de septiembre y no tenía “nada que ver” con las órdenes judiciales y de la Fiscalía que se estaban emitiendo en aquellos días de cara a la convocatoria de referéndum.

El mando de los Mossos ha recalcado que la intención del dispositivo era “cubrir las necesidades de protección” en dependencias de la Generalitat, de instituciones del Estado y también judiciales.

Sobre los informes de inteligencia que redactaron los Mossos en septiembre en los que se advertía de situaciones de violencia el 1-O, Trapero ha dicho que él no los redactó, pero les ha dado toda la credibilidad, añadiendo que si así lo manifestaban era porque ese era “un escenario posible, algo que podía suceder”.

El exjefe de los Mossos está prestando declaración acompañado de Olga Tubau, abogada que le defiende en la causa que tiene abierta en la Audiencia Nacional.

Antes del interrogatorio, Tubau ha pedido formular unas “consideraciones” sobre la declaración de Trapero ante el Supremo, lo que el presidente de la sala le ha denegado y, además, le ha advertido de que el mayor no podrá contar con su asesoramiento durante la testifical, más allá de aconsejarle si debe contestar o no alguna pregunta concreta.

Pese a no estar en el banquillo del Supremo, altos cargos del Ministerio del Interior de la época, mandos de Policía Nacional y Guardia Civil durante el 1-O y, especialmente, el coordinador del dispositivo para impedir el referéndum, Diego Pérez de los Cobos, han arremetido en el juicio contra Trapero, que fue destituido con el 155, a quien ven como el principal culpable de que el operativo de los Mossos fuese una “estafa”.

Además del papel de los Mossos durante el 20S y el 1-O, es determinante oír en boca de Trapero su versión sobre tres reuniones clave: las que convocó el 26 y el 28 de septiembre para emplazar a Carles Puigdemont a que desistiera de seguir adelante con el referéndum por el riesgo para la seguridad, y la de la Junta de Seguridad, en que los miembros del Gobierno le vieron alineado con el expresidente catalán.

Por su parte, Antoni Molons, secretario de Difusión de la Generalitat durante el ‘procés’ y la personas de la que la Fiscalía sospecha que contrató los servicios postales de Unipost y la impresión de carteles y dípticos publicitarios del 1-O bajo la identidad difusa de “Toni”, se acogió esta mañana a su derecho a no declarar por estar investigado en el Juzgado número 13 de Barcelona.

A lo largo de la semana, varios testigos indicaron que “un tal Toni” les hizo encargos de envíos postales y para la impresión de carteles publicitarios del referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional.

Como máximo responsable de los servicios de Difusión de la Generalitat, la Fiscalía considera que Molons podría ser la persona que hizo esos encargos. Al comparecer esta mañana como testigo explicó que se mantiene en su puesto y afirmó conocer a los acusados.

Tras ello, indicó al tribunal que se encuentra investigado por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona que también tiene abierta una causa sobre el 1-O. El tribunal le dispensó de la obligación de declarar y antes de salir de la sala, saludó a los acusados que se sientan en el banquillo.

Leave a comment

Back to Top