Bezos pisa los talones a los sobrepagados jefes de Oracle

5 DIAS, Opinión

Jeff Bezos pisa los talones a los sobrepagados jefes de Oracle. Las audaces apuestas del fundador de Amazon ayudaron a la multinacional del comercio electrónico a crear un enorme negocio en la nube como parte de su gigante de 800.000 millones de euros. Su carta anual habla de ganar una mayor participación en el mercado de las bases de datos comerciales. Es una advertencia para el presidente de Oracle, Larry Ellison, y sus dos caros jefes ejecutivos, que tendrán que justificar mejor su paga si quieren a Bezos fuera de juego.

La experimentación, escribe Bezos, convirtió a Amazon Web Services en un gigante de la computación en nube en camino de tener ingresos de más de 26.500 millones de euros este año, si mantiene su tasa de crecimiento superior al 40%.

El secreto, según Bezos, es escuchar a los clientes. Las compañías le han dicho a Amazon que no estaban contentas con los vendedores de bases de datos comerciales cuyas “ofertas son caras, patentadas, tienen condiciones de licencia de alto bloqueo y son punitivas”. Esto suena como un ataque en Oracle, que durante años dominó el mercado de bases de datos corporativas, pero ha estado lento a la hora de responder al desafío de la nube.

Ellison se llevó a casa casi 96 millones de euros. Sus dos directores ejecutivos, Mark Hurd y Safra Catz, se las arreglaron para cobrar 95,4 millones de euros. Cada uno de ellos recibió casi dos tercios más que el siguiente CEO mejor pagado entre las 100 compañías estadounidenses más grandes, Robert Iger, de Walt Disney. Sin embargo, ordeñar el negocio existente en lugar de invertir en uno nuevo al final termina afectando a las empresas. Las acciones de Oracle han producido un rendimiento total, incluidos los dividendos, de algo menos del 50% en los últimos cinco años, mientras que una inversión en el índice S&P 500 habría generado más del 75%. Salesforce y Microsoft han devuelto más del 200%, y Amazon el 500%. Para contrarrestar la amenaza competitiva de Bezos –y cerrar la brecha de rendimiento–, Ellison, Hurd y Catz tendrán que trabajar mucho más duro por su dinero.

Leave a comment

Back to Top