Reynés: “El dividendo es intocable y muestra la confianza en el futuro de Naturgy”

Empresas, EXPANSION, Mercados

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy, explica en EXPANSIÓN su visión sobre el futuro del valor.

Francisco Reynés (Palma de Mallorca, 1963) parece más relajado que el pasado año, cuando asumió la presidencia de Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) y generó tal expectación que la compañía se convirtió en el centro de atención del sector energético.

Nueva estructura accionarial, nuevo plan estratégico, nuevo esquema directivo y de negocio, nueva política de dividendos, nuevo nombre comercial… Todo nuevo. En un tiempo fulgurante, Reynés ha dado la vuelta a la compañía hasta el punto de que ahora, tras una primera ola de cambios vertiginosos, el grupo parece un remanso de paz.

‘¿Aburridos?’

“¿Nos hemos vuelto más aburridos? Bueno, también eso es bueno. En el mercado financiero anglosajón se dice que lo aburrido es bello, boring is beautiful”, comenta asumiendo que, efectivamente, la empresa ha iniciado lo que podría considerarse su velocidad crucero, tras un despegue vertiginoso. Ahora lo que toca es “ir cumpliendo escrupulosamente con el plan estratégico que presentamos el 28 de junio del año pasado en Londres”, explica a EXPANSIÓN, tras recibir el Premio Salmón, que otorgan los lectores del diario al mejor valor por su trayectoria en Bolsa en 2018.

Ese plan, para el periodo 2018-2022, fue el “resultado de tres meses de intenso trabajo interno y de diálogo con los accionistas”, explica Reynés, que pone a los inversores en el centro de todo lo que hace el grupo.

En paralelo al nuevo plan, Naturgy se ha disparado en Bolsa, con una revalorización del 23% el pasado año y un 13% en lo que va de 2019. “La pregunta no es qué vamos a hacer para seguir creando valor, sino qué vamos a hacer para crear valor para el accionista mientras cumplimos con el plan estratégico”, dice Reynés, que confiesa que no está “obsesionado” con la cotización de la acción, sino con “la rentabilidad” que los títulos aportan a los accionistas, en conjunto, incluyendo la retribución vía dividendos, en dinero contante y sonante.

Reynés reconoce que la mayoría de analistas sitúan el precio objetivo de Naturgy en estos momentos por debajo de la cotización. “No nos mueve la obsesión de la cotización, sino la obsesión por cumplir con el trabajo que nos hemos marcado”, dice.

El primer ejecutivo del grupo energético insiste: “El precio objetivo es el que te da el mercado y estamos convencidos de que, a medida que pase el tiempo, los analistas terminarán subiéndolo”. El presidente del grupo insiste en que el plan estratégico es “a cinco años” y que ésa es la referencia temporal que hay que tomar.

Uno de los momentos clave, señala, será finales de abril, cuando Naturgy presente los resultados del primer trimestre de este año. “Las de 2019 son las primeras cuentas con el plan estratégico en marcha”, dice Reynés. Serán las que marquen de verdad el rumbo del grupo, ya sin la distorsión que supuso el gigantesco saneamiento que se hizo en 2018 de más de 4.000 millones de euros para actualizar el valor de algunos activos, y que llevó al grupo a asumir pérdidas contables históricas.

Según Reynés, el mercado lo ha entendido y lo ha respaldado. Aunque para ello se haya tenido que hacer una concienzuda labor de explicación a los inversores, otro de los logros del grupo.

Lea la entrevista completa en Orbyt.

Leave a comment

Back to Top