Dónde invertir según el resultado de las elecciones

Economia, EXPANSION, Mercados

Bolsa de Madrid.

La banca podría reaccionar al alza en Bolsa ante una victoria del PP, mientras que las propuestas de otros partidos perjudican al sector. Farmacéuticas, constructoras, energéticas y tecnológicas están en el foco.

La Bolsa española afronta las elecciones del domingo con una subida en el año del 11,31%, tras alcanzar los 9.506 puntos. Pero el nuevo mapa político después de estos comicios puede cambiar el rumbo del Ibex, por lo menos a corto plazo, y teniendo en cuenta lo que dicen sus programas. ¿Cómo habría que invertir después de las elecciones? ¿Qué compañías pueden salir beneficiadas o perjudicadas según el signo político que triunfe?

«Nuestro escenario central es un Gobierno socialista apoyado por Podemos y nacionalistas. Posiblemente los bancos y eléctricas se queden atascados por la mayor probabilidad del impuesto sobre transacciones financieras y el aumento del tipo fiscal, pero, en general, no esperamos un recorte significativo del Ibex ni un salto de la prima de riesgo», comenta Roberto Scholtes, director de Estrategia de UBS España. Por el contrario, si fuera factible una coalición de centro-derecha, cabría esperar lo que denomina un «rally de alivio» tanto para los bancos como para eléctricas.

UBS mantiene la sobreponderación en acciones españolas dentro de la zona euro, por su valoración y el tirón de los bancos si se cumple su previsión de subidas de tipos del BCE en 2020. En el caso de un resultado poco claro no debería causar un impacto severo a corto plazo porque en el mercado se asume que no arrancarán las negociaciones hasta después del 26 de mayo, cuando se celebran elecciones locales y europeas y cuyo resultado podría influir en la formación de gobierno.

Patricia García, de MacroYield, aconseja prudencia con la Bolsa española «a pesar de su mayor atractivo por valoración frente a otras bolsas europeas». Considera que el mejor escenario para el inversor de la Bolsa española sería el de un Gobierno fuerte sin una cuota importante de poder de Podemos en la ecuación y sin la intervención de separatismos, pero es poco probable.

Cree que un resultado poco claro que pueda obligar a nuevas elecciones no sería un escenario positivo para la Bolsa aunque, «viene cotizándose en los últimos meses», por lo que no sería dramático.

«Si Pedro Sánchez revalida el poder con el apoyo del separatismo catalán abocaría de nuevo a un posible bloqueo de Gobierno. Si es así la Bolsa española sería poco atractiva para los inversores», explica García. Desde su punto de vista, un Gobierno de PSOE con mayor poder y menor influencia relativa de Podemos, podría implicar una reacción del mercado similar a la de un Gobierno de derechas. «Las eléctricas y los bancos, sobre todo, podrían reaccionar mejor que en un contexto donde la influencia de Unidas Podemos tenga una influencia superior», indica.

«Cualquier tipo de alianzas entre los partidos con mayor representación y sin necesidad de formaciones de menor tamaño sería tomado de forma positiva por el mercado por la mayor estabilidad política de cara a futuro», apunta Gonzalo Lardíes, gestor de A&G.

Podemos ya no es tan temido en el mercado como lo fue en 2015 porque sus propuestas se han moderado. No obstante, medidas que proponen, como impuestos especiales a las eléctricas y a la banca o destinadas a limitar la actividad de las Sicav o incremento de la tributación de las rentas del ahorro, lastrarían el atractivo de la Bolsa si consiguen una cuota relevante. Éste es el escenario por partidos.

PSOE

En caso de victoria del Partido Socialista en las elecciones los expertos creen que habría que invertir en farmacéuticas, como Almirall y Faes. La propuesta de eliminar el copago en los medicamentos para ciertos colectivos debería tener un impacto positivo en la demanda. Esto ayudaría a mejorar las cifras de empresas farmacéuticas y especialmente de aquéllas que ofrecen medicamentos genéricos.

También pueden rebotar compañías de infraestructuras, como ACS, Ferrovial y OHL. Los expertos explican que los últimos Presupuestos rechazados contaban con una partida de 973 millones de inversión en infraestructuras, con énfasis en la mejora de carreteras. De las tres cotizadas la que más respaldo tiene de los analistas es Ferrovial, por su diversificación y la elevada calidad de sus activos.

Pero, ¿qué valores podrían sufrir? Los expertos señalan a bancos y petroleras. «Las propuestas para gravar ciertas transacciones financieras y de establecer un tipo mínimo al impuesto de sociedades para bancos superior al de otros sectores podría agravar la situación de un sector ya de por sí debilitado por los bajos tipos de interés», comentan en XTB. Santander, BBVA y CaixaBank serían los más perjudicados por el posible tono más beligerante con las grandes compañías.

En cuanto a Repsol, podría sufrir por el aumento de impuestos. La subida en algunas comunidades del Impuesto sobre Hidrocarburos y la propuesta de establecer un impuesto al diésel para equiparar su precio al de la gasolina impactaría en la demanda y perjudicaría a la petrolera.

PP

BBVA, CaixaBank y Bolsas y Mercados Españoles (BME) reaccionarían al alza a una victoria del Partido Popular, que apuesta por el blindaje fiscal de los planes de pensiones y de todo tipo de activos destinados al ahorro para la jubilación y no llevaría a cabo el impuesto a las transacciones financieras anunciado por el Gobierno.

Desde el Partido Popular se han manifestado en contra de la llamada tasa Google y de cualquier otro impuesto especial a las tecnológicas. Según XTB esto podría beneficiar a empresas como Telefónica, Cellnex, Indra y Global Dominion.

Eléctricas como Endesa, Iberdrola y Naturgy salen entre las posibles perjudicadas ante un escenario de mayor liberalización del sector, con eliminación de las subvenciones y supresión de las barreras de entrada para contrarrestar la concentración, lo que podría hacerles perder cuota de mercado. Pero en el sector aseguran que la regulación no debería cambiar hasta, por lo menos, 2022 y que son cambios de calado que no creen que se lleven a cabo.

Otras que se pueden resentir son compañías como Siemens Gamesa, Solaria y Audax, porque la apuesta del PP por las renovables no es tan fuerte como la del otros partidos y prefiere utilizar las subvenciones del sector para que haya más empresas dedicadas a las renovables.

CS

Una posición de fuerza en el Gobierno resultante podría favorecer a sectores como las farmacéuticas o a la petrolera Repsol, según los expertos. Almirall y Faes podrían beneficiarse de su propuesta para ampliar el número de medicamentos financiados por el Estado y de las mayores ayudas a la investigación. En cuanto a Repsol, puede subir en Bolsa ante la apuesta de este partido para reducir la dependencia energética del exterior.

En cambio, su objetivo de reducir el coste energético que asume el ciudadano podría perjudicar al sector eléctrico si logra imponer la revisión en la fijación de precios.

Entidades como Banco Sabadell, Bankinter y Bankia son señaladas por los expertos de XTB como posibles perjudicados por la intención de Ciudadanos de monitorizar la actividad de las entidades financieras y la introducción de medidas como mayor tipo impositivo para las Sicav, menos comisiones para pagos con tarjetas y una revisión de los productos financieros.

PODEMOS

Su apuesta por las energías renovables en detrimento de otras más contaminantes respaldaría el negocio de las compañías del sector, igual que a las farmacéuticas su propuesta de ampliar el número de medicamentos financiados por el Estado. Por el contrario, su posición de fuerza en un hipotético gobierno penalizaría a la banca por medidas que plantea como la dación en pago retroactiva o el llamado impuesto de solidaridad ligado a las ayudas recibidas por este sector.

Respecto a las eléctricas, la voluntad de Podemos de ofrecer un mínimo de luz y gas a algunos colectivos y otras medias que afectan a la distribución de energía podría llevar a replantear el modelo de negocio. Pero muchos expertos descartan que finalmente se llevase a cabo.

VOX

En el caso de que alcance una posición de fuerza en el Gobierno podría sentar bien en Bolsa a compañías ligadas al sector de Defensa, como Indra y Airbus. Esto se debe a su propuesta de incrementar el gasto de defensa y la intención de aumentar la participación de España en misiones contra la amenaza yihadista. Las constructoras recibirían también al alza sus medias para liberalizar el suelo.

El sector financiero volvería de nuevo a estar en el foco ante sus propuestas de blindar el derecho a las pensiones con un mínimo de revalorización, lo que restaría atractivo a los planes privados de ahorro.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top