Seis cuestiones clave en la City sobre las elecciones en España

Economia, EXPANSION

Vista aérea de la City de Londres.

Los analistas internacionales prevén un nuevo periodo de incertidumbre política.

Capital Economics, firma londinense que asesora a los grandes fondos de inversión de la City, ha enviado a sus clientes institucionales una nota planteando las «seis cuestiones clave» de las elecciones generales que España celebra el 28 de abril, con el objetivo de anticipar su potencial impacto en la economía y los mercados.

¿Qué dicen las encuestas? Capital Economics señala que el socialista será el partido más votado, pero sin alcanzar la mayoría, seguido por el PP. Pero destaca la fragmentación que se espera en el Parlamento, con presencia de formaciones relativamente nuevas como Podemos, Ciudadanos y Vox, además de la existencia de un alto porcentaje de indecisos en los sondeos.

¿Cuánto durarán las negociaciones para formar una coalición, y cómo afectarán a la economía? Según Jack Allen, autor del informe, «los partidos políticos en España tienen poca experiencia en las negociaciones de coalición». Esto podría llevar a un bloqueo parlamentario y a otras elecciones, como sucedió en 2016. Sin embargo, «este prolongado periodo sin un Gobierno electo apenas tuvo un impacto discernible en la economía hace dos años, como tampoco lo tuvo en Alemania y Holanda en circunstancias similares».

¿Qué partidos tienen las mayores probabilidades de formar una coalición? «La coalición más probable parece ser una de centro-izquierda, con los socialistas al frente apoyados por otros partidos, incluyendo Podemos y quizá los separatistas catalanes», anticipa Capital Economics. «El presidente Pedro Sánchez ha estado más dispuesto que otros líderes a dialogar con los separatistas. Pero el respaldo de éstos a los socialistas no está garantizado», avisa, como se demostró cuando no votaron a favor de los presupuestos de Sánchez en la legislatura recién terminada.

¿Qué podría hacer una coalición de centro-izquierda? La firma de la City no anticipa grandes cambios en política económica, y recuerda que en los presupuestos preparados por Sánchez, que el Parlamento rechazó, se preveía un ajuste fiscal del 0,4% del PIB. «Nuestra previsión es que los próximos presupuestos incluyan un modesto ajuste fiscal, contribuyendo a una ligera ralentización en el crecimiento económico este año y el próximo».

¿Cuánta influencia tendrá Vox? Capital Economics señala la posible irrupción de Vox en el Parlamento «con sus primeros escaños y un potencial espacio en una coalición de centro-derecha». Según la nota, «aunque es improbable que vaya a tener una gran influencia en las decisiones políticas, Vox podría elevar el perfil de la inmigración como un asunto importante. Esto podría crear tensión con la UE. Pero en contraste con partidos populistas en otros países, Vox no es ni anti-UE ni anti-euro, así que por ahora no parece una gran amenaza para las perspectivas económicas».

¿Qué perspectivas tiene España a largo plazo? «Aunque la incertidumbre política sea elevada tras el voto, España debería seguir haciéndolo bien», considera Capital Economics, con avances del PIB del 2,3% en 2019 y del 1,5% en 2020. Sin embargo, la consultora advierte de que «existe el riesgo de que la fragmentación en el Parlamento haga más difícil la toma de decisiones, particularmente a la hora de implementar reformas económicas para mejorar la pobre trayectoria de productividad de España de los últimos 30 años».

Como fórmula para protegerse de las potenciales turbulencias en los mercados tras el 28-A, especialmente ante un potencial Gobierno de izquierdas, los analistas de JPMorgan han aconsejado vender bonos españoles a dos-tres años, comprando en su lugar deuda alemana. Según Klaus Baader, de Société Générale, «en cualquier escenario, España va a afrontar probablemente varios años más de inestabilidad e inacción política». Nicholas Spiro, socio de Lauressa Advisory, indica que «el mercado subestima la negativa situación política en España, con los dos grandes partidos en declive terminal y una fuerte polarización del electorado. Si esto fuera 2011, los bonos españoles estarían como los de Grecia. Pero los inversores están más preocupados por Italia, y mientras haya liquidez del BCE, no les importa en absoluto el riesgo político en España».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top