Bankinter, BBVA y Santander lideran la recuperación de la deuda con más riesgo de la banca

Empresas, EXPANSION

Los CoCos vuelven a contar con el favor de los inversores. Solo ocho colocaciones españolas siguen en números rojos después de la remontada.

El viento ha cambiado de dirección para la deuda con más riesgo de la banca española. Hace solo cuatro meses, las dudas sobre el futuro del sector y su solvencia hicieron que las emisiones de CoCos de las entidades nacionales se cubrieran de pérdidas: solo cuatro estaban en positivo. La situación de hoy no puede ser más distinta. Tres colocaciones de Bankinter, BBVA y Santander lo demuestran.

El giro ha sido radical. Poco ha importado que Mario Draghi diera otro golpe más al sector, al constatar en palabras lo que todos sabían: no habrá subida inminente de los tipos de interés. Tampoco la incertidumbre electoral ha impedido el avance, ni se ha visto en los precios un impacto negativo de la decisión de Santander de convertirse en el primer banco europeo en dejar con vida un CoCo después de su fecha de primera amortización. La elevada rentabilidad que paga esta deuda, precisamente para compensar su riesgo, está funcionando como un imán para los inversores.

Las emisiones que los bancos españoles tienen en el mercado de esta deuda que puede convertirse en acciones en caso de problemas de solvencia se han subido al carro de la recuperación generalizada en Europa. En estos momentos, catorce de estas colocaciones dan beneficios a sus dueños, diez más que cuando arrancó el año. Solo ocho siguen cotizando en el mercado secundario por debajo del valor nominal al que fueron vendidas, pero incluso esas han vivido un auténtico rally en los últimos meses.

Bankinter brilla a la cabeza por rentabilidad absoluta. Solo tiene una emisión de CoCos, la que hizo en 2016 por 200 millones de euros. Sus dueños son bancas privadas y grandes patrimonios en muy buena medida, y en todo caso inversores que no tienen mucha intención de vender su posición ni de negociarla en el mercado. Con poco papel y muy codiciado por su escasez y por el banco que lo respalda, según señalan varias fuentes del mercado, aquel que sale es comprado al precio que imponga el vendedor. Y es alto. En estos momentos, esta deuda cotiza al 112% del nominal al que fue colocada, según los precios registrados por Bloomberg, lo que implica unas ganancias del 12% para quienes quieran venderla además de los altos cupones ingresados durante su tenencia.

BBVA y Santander están justo detrás. El primero ofrece a los inversores una ganancia del 11% para la emisión de 1.000 millones que vendió en abril de 2016 y el segundo, del 9%, para sus 750 millones del mismo mes de 2017.

Números rojos

Pese a esta posición en lo alto, ni BBVA ni Santander pueden decir que tienen todos sus CoCos en beneficios. El primero, de hecho, es titular de la emisión que más números rojos arroja entre las 22 vendidas por los bancos españoles (está al 89,7% de su nominal), muy cerca de otra de Santander.

Para BBVA, sin embargo, esos CoCos en dólares de 2017 son los únicos que están en pérdidas. Sus otras cinco emisiones cotizan por encima del nominal. Son 5.000 millones en positivo frente a 860 millones en escarlata. Santander está más equilibrado entre negro y rojo, con cuatro colocaciones en el primer bando y tres en el segundo: 4.600 millones frente a 4.000 millones.

Bankia, en cambio, tiene sus dos emisiones en terreno positivo, algo que no le pasaba en el arranque del año. Ibercaja está en la misma situación, aunque solo con una.

Abanca no puede decir lo mismo. Aunque por poco, sus CoCos están por debajo del nominal del 100%. Sabadell también tiene sus dos colocaciones en pérdidas, aunque ligeras, mientras que CaixaBank tiene una en cada lado de la frontera.

La fotografía final muestra casi 13.150 millones de euros emitidos por los bancos españoles en beneficios, mientras que otros 7.500 millones están en pérdidas. Pero la tendencia es positiva. Incluso las emisiones que están por debajo del nominal han recuperado terreno a marchas aceleradas en los últimos meses. La colocación de Santander que vendió en marzo de 2018 y que cotiza a un 90% de su valor ha recuperado más de un 9,4% en tres meses.

Esta situación de mejora ha permitido también que los bancos se lancen a emitir nuevas colocaciones. Los inversores tienen apetito para lo que ya cotiza en el mercado y para lo nuevo que pueda salir, según explican fuentes de casas de análisis. Santander y BBVA lo han hecho en lo que va de año con éxito y muchos otros europeos han aprovechado, incluso con emisiones inaugurales de entidades locales en países con un sector bancario muy castigado, como Italia.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top