Los grupos del Ibex disparan un 45% la productividad por empleado desde 2009

Empresas, EXPANSION

Los ingresos medios por trabajador aumentan por el incremento de las ventas totales, gracias a la internacionalización y la mejora en España, y por el descenso de plantilla por los recortes de costes y la venta de activos.

Las empresas no financieras del Ibex han disparado la productividad por empleado más del 45% desde el comienzo de la crisis, tanto por las mayores ventas propulsadas por la internacionalización y la mejora del negocio en España, como por el descenso de plantilla causado por las reestructuraciones y la venta de activos. Entre 2009, el primer año de la crisis económica internacional que golpeó con fuerza en España, y el cierre de 2018, las grandes cotizadas han elevado los ingresos medios por empleado de 252.100 a 366.400 euros, un 45,3% más.

En términos comparables, la cifra de negocio de los grupos del selectivo creció un 27,3% en la última década, hasta superar los 353.000 millones de euros. No obstante, incluyendo en las ventas globales del año pasado a Aena, Cellnex, IAG, Merlin y Siemens Gamesa, que no existían o no cotizaban en 2009 -y, por lo tanto, no hay cifras de aquel año-, la facturación creció un 40,8%, hasta 391.000 millones.

En cambio, la plantilla comparable descendió un 12% e, incluso, incluyendo los trabajadores de las cinco empresas que no computaban hace una década, la fuerza laboral disminuyó un 3,1%, hasta 1,066 millones de personas.

Ferrovial, Ence y Endesa

Los grupos que más han elevado la productividad durante la década son Ferrovial, Ence y Endesa, con incrementos que van del 110% anotado por la eléctrica al 187% de la constructora. En Ferrovial, los ingresos por empleado han aumentado de 113.000 a 325.000 euros. La compañía presidida por Rafael del Pino, que ha reexpresado las cuentas de 2017 y 2018 tras poner en venta su filial de Servicios, ha bajado la facturación un 53% desde 2009 -en gran parte por la venta de Servicios anunciada-, pero su plantilla ha disminuido aún más, un 84%, tanto por el efecto citado como por la desconsolidación de su filial británica de aeropuertos Heathrow tras ceder el control hace años.

La papelera Ence ha elevado la productividad por empleado de 316.700 a 837.400 euros en un periodo en el que su facturación ha crecido un 56%, hasta 836 millones, mientras que la plantilla ha bajado un 41%, por debajo de los 1.000 empleados.

La productividad de los empleados de Endesa se ha duplicado con holgura, superando los 2 millones de ingresos medios por cada trabajador. La eléctrica ha rebajado su plantilla casi en dos tercios debido, en gran parte, a la venta del negocio latinoamericano a su matriz Enel hace años, mientras que los ingresos han bajado por la misma razón pero con mucha menos intensidad, un 24%.

Repsol, Acerinox, Telefónica, Naturgy, IAG y ArcelorMittal también sobresalen, con incrementos de la productividad que oscilaron entre el 75% de la petrolera y el 107% del gigante siderúrgico.

Sólo tres grupos han bajado la productividad por empleado en la última década: Indra (-25%), Amadeus (-2,7%) y Acciona (-1%). La tecnológica Indra la recortó de 99.500 a 74.600 euros por trabajador porque, aunque incrementó las ventas un 23%, la plantilla ha crecido más del 65% en estos diez años.

La evolución de la productividad en el periodo ha sufrido vaivenes. Entre 2009 y 2013 mantuvo una tendencia ascendente, hasta alcanzar los 349.000 euros por empleado. A pesar de la recesión en España, los grupos del Ibex mantuvieron al alza los ingresos gracias a la internacionalización, al tiempo que empezaban a estabilizar y después recortar las plantillas para recortar costes y mantener la rentabilidad. Los tres años siguientes la productividad por trabajador fue bajando hasta 312.000 euros en 2016. El descenso se debió a la menor facturación de Repsol -caída del crudo-, Telefónica -efecto de las divisas- y ArcelorMittal -bajada de precios- y a un nuevo aumento de la fuerza laboral global por la incipiente recuperación económica y algunas adquisiciones.

En los últimos años, la productividad por empleado ha recobrado impulso y alcanzó los 366.400 euros en 2018, un 4,5% más. La subida fue posible porque la facturación aumentó un 6,7%, hasta 391.000 millones, un incremento que triplica el 2,2% que creció la plantilla. En 2018, las empresas que más crecieron en productividad fueron Siemens Gamesa (+31,5%), Repsol (+19,6%, hasta 2,02 millones) y Merlin (+15,5%, hasta 3,45 millones).

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top