Orange España acusa la fuerte competencia y crece un 0,4% en el primer trimestre

Empresas, EXPANSION

Laurent Paillassot, consejero delegado de Orange España.

Orange España, la filial del grupo francés de telecomunicaciones, y el segundo grupo del sector en España facturó 1.318 millones de euros en el segundo trimestre del año, con un aumento de sólo el 0,4% interanual.

La compañía lo atribuye a la «gran competencia» del sector en España. El crecimiento está apoyado principalmente por su fuerte aumento en los ingresos mayoristas, los que obtiene prestando sus redes a otros, que es la partida que más crece con diferencia, un 17,7% hasta 210 millones de euros y que alcanza un 16% de los ingresos totales del grupo.

El reparto de los ingresos supone haber logrado un aumento del 0,7% (953 millones frente a los 947 millones del mismo periodo de 2018) en los ingresos minoristas (de retail), dentro de los cuales los ingresos convergentes de fijo y móvil suben un 1,2% hasta 530 millones, los de móvil sólo caen un 1,4% hasta 296 y los de fijo sólo se elevan un 2,5% hasta 125 millones. La venta de equipos, principalmente móviles, cayó un 17,1% y se situó en 155 millones.

Sin embargo, la compañía ha conseguido elevar el ingreso medio mensual por cliente, que crece hasta el 1,8% y recupera, junto con el dato del último trimestre de 2018 (+1%) la senda del crecimiento.

Impacto del acuerdo con Vodafone

El grupo ha desvelado el impacto económico esperado por el acuerdo de compartición de redes con Vodafone España anunciado la semana pasada. Vodafone anunció entonces que el acuerdo supondría un ahorro de todo tipo de costes, tanto de costes de operación (opex) como de inversión (capex) de 600 millones de euros en 10 años.

Por su parte, Orange eleva esa cifra a 800 millones de euros en diez años, aunque matiza que para obtenerlos será necesario, primero, invertir 300 millones en los próximos cuatro años, de los que 100 millones lo serán en 2019. Estas inversiones son las necesarias para desmontar torres y emplazamientos de antenas redundantes entre Vodafone y Orange así como para dotar a los emplazamientos que sean elegidos y no se desmonten de conectividad de primer nivel con acceso a redes de fibra óptica para que estén preparados para las velocidades del 5G y para que no sean un cuello de botella.

En cuanto a clientes, el grupo ha perdido 34.000 clientes convergentes en el trimestre, al cerrar con 3,082 millones frente a los 3,116 del trimestre anterior, mientras que en clientes móviles no ha crecido apenas, con 16,187 millones, sólo mil clientes más que los 16,186 del último trimestre de 2018. En cuanto a clientes de banda ancha, la cifra global vuelve a bajar, y se sitúa en 4,133 millones, frente a los 4,155 millones del trimestre anterior, aunque crece en clientes de fibra óptica (2,997 millones frente a 2,883 millones), pero se reduce mucho en ADSL (983.000 frente a 1,114 millones).

Lo que si mantiene Orange es su esfuerzo inversor en despliegue de redes de fibra óptica ya que el grupo ha superado la barrera de los 14 millones de hogares pasados con FTTH y se sitúa en 14,075 millones. Esa evolución supone un descenso a la mitad del ritmo de despliegue de nuevos hogares, ya que ha añadido 246.000 en el trimestre, frente a los 524.000 que había sumado en el trimestre anterior.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top